x

Revista Minería Chilena Nº458

agosto de 2019

Chancado y molienda: Sus desafíos y relevancia

El director del iUAI Mining Center, Juan Daniel Silva, explica la importancia y tendencias en el proceso de reducir los minerales extraídos.

Compartir

Reducir el tamaño de los minerales durante la etapa de chancado es crucial para su posterior procesamiento. El material extraído pasa por chancador primario, secundario y terciario, hasta llegar a tamaños de menos de ½ pulgada.

Ante los nuevos desafíos, como la mayor dureza presente en los minerales, el director del Centro de Innovación iUAI Mining Center de la Universidad Adolfo Ibáñez, Juan Daniel Silva, explica las principales tendencias para optimizar este proceso.

¿Cuál es la importancia del proceso de chancado y cómo impacta en la cadena productiva?

El proceso de reducción de tamaño del mineral comienza en la mina con la tronadura y la etapa siguiente es el chancado. Actualmente el utilizado en la gran minería es de tipo primario, para enviar posteriormente el mineral a un molino SAG.

Por lo tanto estamos en un proceso intermedio, en donde la criticidad tiene que ver con la continuidad operacional, en donde la utilización y disponibilidad son KPI clave. También lo es la eficiencia, medida como toneladas chancada por hora, considerando que hoy los minerales son bastante más duros que en el pasado.

Estos indicadores, sumados al consumo de energía del chancado, son cruciales para establecer el costo y la productividad del proceso completo de reducción de tamaño del mineral.

¿Cuáles son las principales tendencias para optimizar los procesos?

En el último tiempo se han desarrollado nuevas tecnologías de chancado, basadas en mecanismos de reducción de tamaño diferentes. Dentro de este grupo están los chancadores de rodillos de alta presión HPGR y también los chancadores  tipo sizers. En ambos caso se ha logrado optimizar el proceso de reducción de tamaño para minerales cada vez más duros.

¿Cuáles son los principales desafíos?

El desafío permanente es lograr equipos más eficientes en términos de energía consumida por tonelada chancada, con mayores disponibilidades, considerando la mayor dureza de los minerales que se explotan actualmente y, sobre todo, en el futuro. En este sentido las empresas proveedoras de estos equipos han realizado importantes innovaciones.

Además, se están desarrollando equipos con menores tamaños, para la misma capacidad de chancado, de manera de reducir la inversión requerida para su instalación, especialmente en minería subterránea. La inversión no es sólo el costo del equipo, también la obra civil asociada para instalarlo, lo que puede hasta triplicar el costo total.

 

Comentarios

Conectate con