Carlos Soto, gerente general de Komatsu Chile: “Estamos reevaluando todos los ítems que afecten la eficiencia del negocio”

El ejecutivo asegura que aunque la desaceleración los golpeó, no los sorprendió. El mercado de posventa y la flexibilidad de sus servicios asoman como parte de la fórmula para atravesar años turbulentos.

En septiembre del año pasado la consultora SNL Mining & Metals publicó un reporte que señalaba que el gasto de capital de la minería, a nivel global, se había reducido en cerca de US$70.000 millones desde su peak en 2012. Incluso el capital de mantención cayó un 13% en comparación con su mejor cifra.

En Chile los grandes proveedores de la minería sobrellevaron el apretón. En Komatsu Chile sintieron el golpe, reconoce su gerente general, Carlos Soto, pero agrega que gracias a su mercado de posventa han logrado mitigar en parte los efectos de la desaceleración.

¿Qué evaluación realiza Komatsu Chile de 2015?
Fue un año aún más desafiante que los anteriores, sobre todo en la minería, donde sufrimos una baja importante en la venta de equipos nuevos, vinculada principalmente a la disminución de actividad del sector y a una menor inversión de capital por parte de las compañías mineras, como de otras empresas. Sin embargo, nuestra base de posventa y servicios nos ha permitido mitigar en parte los efectos de esta desaceleración.

Bajo este escenario, toda nuestra estructura de costos se vio desafiada en mejorar la competitividad, algo que está directamente asociado a temas de productividad y eficiencia.

En Komatsu hemos estado bien conectados con las necesidades de la industria y de nuestros clientes, lo que nos llevó a abordar el tema de la productividad y eficiencia de los servicios en un plan integral que comenzamos hace cuatro años atrás y que nos ha permitido sobrellevar de mejor manera los efectos de esta condición de mercado, que si bien nos golpeó, no nos sorprendió.

¿Qué decisiones han tomado para adaptarse?
Escenarios como éstos te obligan a mirar cómo lo estás haciendo. Por eso en Komatsu estamos reevaluando todos aquellos ítems que afecten la eficiencia del negocio, de modo de poder adaptarnos a una industria cada vez más exigida.

No obstante, en esta evaluación hemos querido cuidar nuestro capital humano, dado que desarrollarlo ha requerido de un gran esfuerzo de toda la organización. Con esto no quiero decir que no hayamos tenido que tomar decisiones de esta índole, pero en lo fundamental nuestras medidas se han orientado a mejorar la eficiencia de nuestras operaciones, asegurar el buen uso de los recursos y optimizar los modelos de negocios con nuestros clientes, de manera de poder ajustarnos a las condiciones actuales sin afectar la calidad del servicio y la seguridad de nuestras personas.

[“Hemos revisado prácticamente el 100% de nuestros contratos de servicio en los últimos dos años, de manera de buscar los niveles de productividad demandados”, afirma el gerente general de Komatsu Chile.]

¿Cree que las empresas proveedoras deban asumir más del riesgo del negocio minero?
Las empresas proveedoras que participan en la minería estamos asumiendo una cuota de riesgo debido a la actual condición del mercado y que es proporcional al negocio que maneja cada una. Se puede pensar que los riesgos que asume un proveedor son marginales en relación a los que toman las compañías mineras, pero son negocios distintos y de tamaños diferentes.

Los riesgos que asumimos parten por comprometerse a adoptar los desafíos que hoy presenta la industria. Ajustar los contratos en términos de eficiencia y productividad, manteniendo los mismos niveles de servicio con planes de reducción de costos son medidas que están tomando las empresas de servicio, con el fin de controlar los riesgos asociados a su propio negocio, en línea con las demandas de sus clientes.

Más productividad y reducción de costos son las prioridades de las mineras en la actualidad. ¿Cómo las están ayudando para lograr sus objetivos?
Hemos revisado prácticamente el 100% de nuestros contratos de servicio en los últimos dos años, de manera de buscar los niveles de productividad demandados. Sin embargo, algunos elementos de la productividad están asociados a ineficiencias propias y a otras del sistema, que estamos abordando de manera conjunta con nuestros clientes. Estos esfuerzos también incluyen a nuestras fábricas, que participan de estas iniciativas y nos apoyan en este proceso de adaptación a la actual condición del mercado.

También estamos ayudando a nuestros clientes a mirar la eficiencia al interior de sus operaciones, para determinar si los activos reciben el uso y cuidado adecuado, y así identificar prácticas y condiciones que puedan significar oportunidades de ahorro y eficiencia, junto a una mayor y mejor utilización de los activos.

¿Cuáles son las expectativas para lo que resta del año?
Vemos que 2016 va a ser un año bastante más desafiante desde el punto de vista del negocio, de lo que fue 2015. No vemos que haya una tregua en el mercado en términos del precio de los commodities. Además, este año debemos ser capaces de seguir capitalizando todas las mejoras de eficiencia y productividad que hemos diseñado.

Como empresa tenemos una flexibilidad importante, no nos hemos encerrado en lo que tenemos, sino que hemos estado dispuestos a cambiar y/o ajustar nuestros modelos de negocio de acuerdo a las necesidades de nuestros clientes y a la actual realidad de la industria.

Comentarios

Conectate con