x

Revista Minería Chilena Nº407

mayo de 2015

Alberto Salas: “La minería es cíclica y los mineros estamos acostumbrados a eso”

Con una mirada más de largo plazo, el presidente de Sonami y –desde marzo– de la Confederación de la Producción y el Comercio, se manifiesta “moderadamente optimista” respecto a las perspectivas del sector.

Compartir

“Chile puede crecer a tasas más altas, y eso se produce cuando hay inversión. Para lograrlo tenemos que recomponer las confianzas para invertir; despejar las incertidumbres”, señala Alberto Salas, presidente de Sonami, cargo que desde marzo comparte con la presidencia de la Confederación de la Producción y del Comercio, CPC, principal entidad que reúne al empresariado en Chile.

El ejecutivo sostiene que este último nombramiento es un honor y una gran responsabilidad, sobre todo porque a los temas productivos hoy se agrega un escenario de pérdida de credibilidad por parte de la ciudadanía en sus instituciones, que también afecta al mundo empresarial: “La única manera de salir de esto es con transparencia; en eso estamos trabajando”, subraya.

Y si todo esto no representara ya una agenda demandante, se suma la situación que enfrenta Atacama. “Ha sido intenso”, reconoce.

¿Cómo valora el apoyo que concitó su nombramiento a la cabeza de la CPC?
Lo agradezco mucho. Además creo que es una señal de unidad del empresariado que es importante destacar, sobre todo en los momentos que estamos viviendo, en que debemos recuperar las confianzas de la ciudadanía en nuestro quehacer.

Un tema que compete a la minería y a todo el país es lo que ocurre con la inversión. ¿Cuál es su lectura del escenario actual, qué factores están influyendo?
Creo que hay factores de varios tipos. Es tiempo de tratar de cerrar todos los cambios, todas aquellas acciones que generan más dudas e incertidumbres. Tenemos una cartera de proyectos sólo en minería que es necesario reactivar, porque genera un encadenamiento productivo muy grande, en demanda bienes, servicios, comercio, en un sinnúmero de otras actividades que se traducen en crecimiento, más demanda de trabajo y mejores empleos.

El Ejecutivo presentó su iniciativa para una nueva institucionalidad en materia de inversión extranjera. ¿Va en la dirección adecuada?
Es un paso más activo en captar inversión extranjera. Valoro el hecho que se mantenga por lo menos hasta 2020 el DL 600, lo cual es una señal de que su eliminación es un tema que trae un grado de incertidumbre y de duda.

Pero lo fundamental (para atraer inversión) es cómo está el país, su base jurídica, sobre todo en minería, donde las inversiones son de muy largo plazo. En consecuencia, la seguridad jurídica de la propiedad minera, de las aguas, el marco normativo, son claves. Uno puede ser proactivo para atraer inversión, pero cuando el país receptor tiene las condiciones para competir con otras naciones que hacen lo mismo.

[“Es tiempo de tratar de cerrar todos los cambios, todas aquellas acciones que generan más dudas e incertidumbres. Tenemos una cartera de proyectos sólo en minería que es necesario reactivar, porque genera un encadenamiento productivo muy grande”.]

Al respecto, ¿cómo evalúa lo ocurrido con el fallo judicial sobre el traque El Mauro?
El Poder Judicial es independiente y respetamos los fallos de la justicia. Sin embrago, las consecuencias que trae esto y, de alguna manera, ciertos cuestionamientos a la institucionalidad técnica vigente, que es la que otorga los permisos, nos genera preocupación. Tenemos que fortalecer nuestra institucionalidad regulatoria, de tal manera que teniendo los permisos, eso sea la norma que permita hacer inversiones, y ser rigurosos en eso.

Hay también un tema de trabajo con las comunidades. La minería ha sido líder en Chile en preocuparse de los entornos, tanto medioambiental como de comunidades, pero tenemos que avanzar en cuál es la definición de si uno lo está haciendo bien o no; cómo califican y controlan esa gestión; poder ser más específico, más claro, en los requerimientos mínimos –y obviamente hacer mucho más que eso–, porque hoy es una materia medio abierta.

Otro proyecto en la agenda es la Reforma Laboral, ¿cuáles son los reparos a la iniciativa en discusión?
Vemos con inquietud los aspectos que tienden a otorgar a las organizaciones sindicales un rol monopólico y excluyente en las relaciones laborales. Esto compromete la libertad que necesitan los empleadores y trabajadores para decidir acerca de la manera en que mejor puedan conducir sus relaciones, siempre intentando buscar un beneficio mutuo. Asimismo, nos preocupa que al prohibirse el reemplazo e impedir al empleador tomar las medidas necesarias para que la empresa subsista, la huelga se transforma finalmente en un medio para paralizarla totalmente. El concepto de “servicios mínimos” con que se pretende atenuar este efecto es del todo insuficiente e inoperante.

Adicionalmente, se crean enormes dificultades a partir de una negociación forzada con sindicatos interempresa o de trabajadores transitorios, que pueden impactar negativamente los procesos de la minería.

En conclusión, creemos que es necesario revisar detalladamente cada una de las propuestas, ya que de aprobarse como están actualmente harían las relaciones empresarios/trabajadores más complejas y conflictivas.

Escenario minero

Como Sonami ¿qué perspectivas tienen para el escenario de la minería a nivel mundial y nacional?
China es tal vez el mayor referente respecto de la demanda de cobre, y su menor crecimiento ha impactado los precios. Nosotros lo esperábamos, todo el mundo sabía que en 2015 los precios iban a ser más bajos, pero yo miraría más el largo plazo; el mundo necesita de minería para desarrollarse. En consecuencia, soy moderadamente optimista. Porque no sólo la demanda crece en cantidad, sino que por el lado de la oferta cada vez es más difícil poner en marcha grandes proyectos que satisfagan ese consumo.

¿Mantienen la estimación de un crecimiento sectorial de 5% para este año?
Sí, con precios menores que el año pasado, pero no tanto más… La minería es cíclica y los mineros estamos acostumbrados a esto. Más pronto que tarde vamos a volver a tener precios más altos, vamos a seguir creciendo. En nuestra actividad tenemos la ventaja que una inversión puede estar detenida, pero los yacimientos no desaparecen, están, se sabe de qué tamaño son, y por lo tanto es más fácil reactivar un proyecto, si somos capaces de despejar los puntos que lo tienen paralizado.

¿Cuánto efectivamente se está materializando hoy en el sector?
Debiéramos estar del orden de los US$40.000 – US$50.000 millones, y entre US$50.000 y US$60.000 millones en estudio.

Un escenario es el de la gran minería, pero otra realidad es la de los pequeños y medianos actores. ¿Qué está pasando con ellos?
La pequeña minería es mucho más sensible al precio, porque en general es viable con precios de largo plazo, esa es su definición… Y en consecuencia hay políticas públicas, como el precio de sustentación. Ese ha sido un mecanismo muy bueno, que le ha dado estabilidad al sector. Hoy día está operando, aunque nos costó en un principio.

¿Están conformes con el precio de sustentación al que se llegó finalmente? Luego que de US$2,73 la libra se elevara a US$2,90.
Es un buen precio. El tema es que hay que estructurarlo de una manera menos discrecional. Además, estamos viendo que la cotización del cobre tampoco se ha ido US$2,50 la libra hacia abajo, sino que está más cerca de US$2,80.

¿Han salido empresas a raíz de las actuales condiciones de mercado?
De la pequeña minería sí. Entre diciembre y fines de febrero teníamos contabilizados como 200 productores menos.

Finalmente, ¿qué relevancia le ve a Exponor?
Como Sonami siempre hemos apoyado Exponor, que tiene la gracia que por su envergadura y por realizarse en la Región de Antofagasta, permite que mucha más gente del sector minero productivo tenga acceso a ir a ver esa oferta de equipos y de servicios para la industria, no sólo los altos ejecutivos.

El desafío de apoyar a los pequeños productores de Atacama
“Lo que nos tiene preocupados ahora es la situación en Atacama; hay ahí una tarea tremenda de recomponer esa actividad productiva”, subraya Alberto Salas, en referencia al impacto que la catástrofe climática ha provocado en esa zona del país, precisamente donde existe una gran presencia de pequeños productores que se han visto afectados tanto en sus instalaciones, como a nivel más personal en sus condiciones de vida.

“Hemos visitado la zona, hay ingenieros de Sonami en el norte, hemos trabajado con Enami en el catastro de esto. Y tenemos el compromiso de empresas de la gran minería de colaborar para poner al 100% esos pequeños mineros en operación. En particular estamos hablando con Antofagasta Minerals, Barrick también ha mostrado su disposición, y empresas como Pucobre, Carola y Freeport McMoRan ya están trabajando y ayudando en Copiapó. Pero vamos a hacer un proyecto mediante el cual la mayor escala productiva va a ir en ayuda de los actores de la menor escala”, enfatiza.

Comentarios

Conectate con