Nuevos tiempos para el IIMCh

La asunción de nuevas autoridades en el Instituto de Ingenieros de Minas de Chile (IIMCh) –encabezadas por Juan Rayo, profesional de reconocida trayectoria en la industria minera- marca una importante inflexión en la trayectoria de esta tradicional institución profesional de nuestro sector, con casi 90 años de existencia.

En efecto, después de un período de casi 20 años de poca presencia en el debate público sobre el devenir del sector, sus nuevas autoridades prometen que recuperarán la voz y el peso profesional que tuvo el IIMCh en el pasado.

La presencia y opinión de los profesionales mineros del país ciertamente que es muy deseable, toda vez que persisten los ataques de grupos poco informados sobre nuestra industria. Y su testimonio resulta aún más relevante hoy, ad portas de un proceso constituyente, en el cual será importante contar con argumentos claros y sólidos para defender los avances y el rol que ha tenido el sector para el desarrollo del país y sus regiones, así como los esfuerzos que realizados para disminuir los impactos propios de esta actividad.

[Esperamos que el IIMCh, bajo su nuevo liderazgo, haga un significativo aporte a la defensa de los legítimos intereses de la industria minera.]

El nuevo presidente de los ingenieros de minas de Chile, Juan Rayo, es un profesional de muy destacada trayectoria profesional y empresarial en la industria, y vinculado al Instituto desde sus años de universidad, ya que fue becado por la organización para realizar sus estudios en la Universidad de Chile.

Lo acompañan en la tarea un distinguido grupo de profesionales de relevante trayectoria profesional y de trabajo en el propio IIMCh –encabezado por María Isabel González como vicepresidenta, quien ocupó ese mismo cargo hace 20 años atrás-, el que representa un sólido respaldo para la acción del presidente electo.

Los desafíos para el nuevo directorio son variados.

Deberá re encantar a los socios actuales y reclutar a las nuevas generaciones de ingenieros de minas y profesiones afines (metalurgistas, geólogos, etc.) para dar más solidez y representatividad a la institución.

Tiene el desafío, también, de mejorar sus relaciones con el Ejecutivo y el Congreso; con instituciones afines, como la Sonami, el Consejo Minero, la Cámara Minera, Aprimin, la Asociación de Ingenieros Consultores (AIC), la Asociación de Industriales de Antofagasta, Cesco, Voces Mineras y otras, como también con las universidades e institutos del país que imparten carreras relacionadas con la minería y otros sectores vinculados con nuestra industria.

Juan Rayo tiene claras estas tareas; en sus primeras declaraciones una vez conocida su elección sostuvo que la lista de la que fue parte “quería recuperar el Instituto para los ingenieros”, con miras a que sea “un lugar de encuentro, que tenga imagen y una defensa irrestricta de la minería, que posea una posición pública frente a todos los problemas, y que no sea como el Instituto que era hasta ahora, callado, apagado, silencioso”.

Asimismo, planteó el objetivo de  “integrar mucho a los jóvenes, a las mujeres, a los núcleos regionales que están trabajando fuera de Santiago. Queremos hacer un instituto grande”.

Esperamos que el IIMCh, bajo su nuevo liderazgo, haga un significativo aporte a la defensa de los legítimos intereses de la industria minera y contribuya, también, a mantener y acrecentar la importante contribución de la minería al desarrollo y progreso de Chile.