Gestión del agua, un reto país

La grave situación de sequía que vive gran parte de la zona central del país es, a juicio del Ministerio de Agricultura, más severa que la de 1968 – 1969. Tiene a seis regiones con emergencia agrícola, en un contexto de preocupación mundial por el cambio climático, donde Chile tendrá un rol protagónico con la próxima reunión COP25 en Santiago. Todos estos factores ponen mayor presión para seguir avanzando en el adecuado uso del agua, un tema que desde hace tiempo ha sido prioritario para la industria minera.

Por ser un insumo clave para la extracción y procesamiento de minerales y, dado que en Chile la mayoría de las grandes faenas se ubican en el norte desértico, este sector ha sido pionero en optimizar sus procesos y buscar soluciones para un mejor aprovechamiento de este recurso, reduciendo el consumo desde fuentes continentales.

Así lo refleja el reciente informe Consumo de Agua en la Minería del Cobre a 2018, elaborado por Cochilco. Según sus resultados, en el pasado ejercicio el 72% del consumo total de la industria minera correspondió a aguas recirculadas (44,87 m3/seg); las continentales representaron el 22% (13,36 m3/seg) mientras que la de mar fue un 6% (3,99 m3/seg), reflejando un importante avance.

[Por ser un insumo clave para la extracción y procesamiento de minerales y, dado que en Chile la mayoría de las grandes faenas se ubican en el norte desértico, este sector ha sido pionero en optimizar sus procesos y buscar soluciones.]

 

Asimismo, se constata que aunque a nivel nacional la cantidad de mineral procesado aumentó alrededor de un 7% entre 2017 y 2018, el uso de agua continental sólo lo hizo en 0,7%.

Al respecto, si bien la minería representa del orden delun 3% del consumo del agua en Chile, este se concentra en regiones donde es un elemento escaso, con comunidades vecinas que han ido ganando un mayor empoderamiento y que también compiten por el acceso al recurso, transformándose en actores decisivos en materia de licencia social.

Pero esta preocupación no se circunscribe a Chile; el Foro Económico Mundial clasifica la crisis del agua como uno de los tres primeros riesgos mundiales. El análisis de expertos y organismos internacionales coincide en poner énfasis en la importancia del adecuado manejo del vital elemento. Según cálculos de la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación) citados por Cochilco, los recursos hídricos existen, “pero si su gestión sigue siendo la misma que en 2018, habrá graves crisis de escasez de agua en muchos lugares del mundo”.

Un claro ejemplo a seguir es el caso de Israel: pese a que la mayor parte de su territorio es desierto, gracias a una visión de Estado, de largo plazo y con énfasis en I+D, ha logrado sobreponerse a esta condición, llegando incluso a ser excedentario y a exportar este elemento a territorios vecinos. De hecho, es la nación que más recicla su agua -alrededor del 85%-; siendo pionera en el desarrollo de métodos de irrigación y desalamiento; pero por sobre ha fomentado una cultura entre sus ciudadanos orientada a preservar las fuentes de agua y evitar su gasto excesivo.

Avanzar en esta dirección es uno de los objetivos de la mesa transversal para enfrentar la crisis hídrica impulsada por el Gobierno y que fue presentada este mes. La instancia, compuesta por 27 integrantes, considera encuentros que se llevarán a cabo todos los lunes, durante dos meses, con la participación de diversos actores invitados.

La mesa tendrá un plazo de seis meses para elaborar un informe, con propuestas en tres áreas: bases de la política hídrica de largo plazo, planificación de la infraestructura hídrica y marco institucional y legal.

Las compañías mineras tiene mucho que aportar en este marco, no sólo como un actor relevante del quehacer nacional -que obviamente debe velar porque prevalezca una visión equilibrada e integradora-, sino además por su experiencia en optimizar el buen uso del agua.

Esta instancia es, también, una oportunidad para dar a conocer al resto de la sociedad la preocupación que ha mantenido la minería por este tema y los esfuerzos que ha venido realizando; contribuyendo de paso a echar luces sobre algunos prejuicios instalados.