Revista Minería Chilena Nº456

junio de 2019

Commodities en un entorno macro incierto, pero con fundamentos sólidos

La baja reciente que hemos visto en el valor para los diferentes químicos de litio obedece más bien a una normalización de precios, más que a un deterioro de sus fundamentos.

Compartir

La baja reciente que hemos visto en el valor para los diferentes químicos de litio obedece más bien a una normalización de precios, más que a un deterioro de sus fundamentos.

El mundo pareciera estar cada día más incierto. Las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China van en escalada, lo que ha tenido un impacto directo en el precio de los distintos activos. Si bien la economía China ha mostrado algunas señales de dinamismo, se cuestiona la forma en que el gobierno está sustentando la demanda interna en un escenario de incertidumbre externa. La pregunta es: ¿Cuán sostenible en el tiempo puede ser este tipo de políticas y cuál es su impacto en el precio de los diferentes activos?

Los commodities están estrechamente ligados a los vaivenes de la economía, en particular a lo que ocurra con China, siendo que concentra cerca del 40% del consumo mundial de minerales. Ahora bien, no sólo los fundamentos de oferta y demanda afectan los precios de los diferentes productos, también otros factores como tasas de interés, paridad entre monedas, etc.

Si comparamos el comportamiento de los precios de diferentes commodities en los últimos meses, ha sido bastante dispar. Por un lado el precio del cobre ha mostrado una tendencia a la baja en las últimas semanas, evolucionando muy a la par de lo que ocurre entre China y Estados Unidos; ya pareciera haberse alejado definitivamente de los US$3 la libra. Sin embargo, si vemos los fundamentos de oferta y demanda, éstos se mantienen “relativamente” sólidos. Por un lado, la demanda debiese crecer entre un 2,5% y 3,0%  promedio por año, y a futuro podría ser aún más por la electrificación del transporte. Un auto eléctrico tiene cuatro veces más cobre que su equivalente de combustión interna. Por otro lado, la capacidad productiva no ha sido capaz de avanzar al mismo ritmo que la demanda, generando así una situación de déficit.

[La baja que hemos visto en los últimos meses en los precios de los diferentes químicos de litio obedece más bien a una normalización de precios, más que a un deterioro de sus fundamentos.]

 

A diferencia del cobre, el mineral de hierro ha observado una importante alza en las últimas semanas, en respuesta a las situaciones particulares de oferta, que tienen relación con la menor producción por parte de Vale, el principal productor mundial, después del accidente en la represa de Brasil de enero pasado.

Si bien el conflicto entre China y Estados Unidos impacta negativamente a la industria del acero, y por tanto al hierro, creemos que aún hay espacio para que la demanda de este mineral siga aumentando en el país asiático, sobre todo para aquellos productos de mejor calidad y ley.

El petróleo tampoco ha estado exento a la incertidumbre que genera la tensión comercial entre China y Estados Unidos, toda vez que un menor crecimiento del mundo impacta de manera directa en la demanda por este producto y sus derivados. Esta situación ha llevado a que la OPEC rebaje el incremento previsto en la demanda para este año, arrastrando con ello los precios a la baja.

A la incertidumbre con respecto al dinamismo económico, se suma el creciente conflicto en Irán, con la amenaza que ha hecho el gobierno de dicho país con respecto a superar el límite de uranio, a cambio de que se levanten las sanciones a las exportaciones de petróleo.

Para terminar, un comentario con respecto al litio, el mineral que está de “moda” por su uso en baterías para transporte eléctrico. Si bien este mercado es más pequeño y de nicho, tampoco está aislado de los vaivenes de la economía global y de la incertidumbre de la guerra comercial. Sin embargo, gran parte de los gobiernos y compañías automotrices están ejecutando ambiciosos planes en favor de la electromovilidad, involucrando con ello significativas inversiones. La baja que hemos visto en los últimos meses en los precios de los diferentes químicos de litio obedece más bien a una normalización de precios, más que a un deterioro de sus fundamentos.