x

Teck anuncia acciones para la protección de los ecosistemas

La compañía anunció que se protegerá 5.800 hectáreas de un ecosistema de humedales único y de gran valor cerca de la operación Teck Quebrada Blanca, en colaboración con la comunidad quechua de Ollagüe.

Teck Resources Limited anunció que se ha fijado el objetivo de convertirse en una empresa positiva para la naturaleza, entre otras cosas, conservando o rehabilitando al menos tres hectáreas por cada una afectada por sus actividades mineras.

Teck está tomando medidas inmediatas para lograr este ambicioso objetivo a través de inversiones en conservación de tierras que protegerán 14.000 hectáreas de hábitat y ecosistemas de vida silvestre en Canadá y Chile. Esto equivale a más del 40% de nuestra huella minera actual y equivale a 35 parques Stanley en Vancouver; 40 Parques Centrales en Nueva York; más que el doble del tamaño de Manhattan; o 20 mil canchas de fútbol.

“Estamos comprometidos a trabajar con socios locales, comunidades y pueblos indígenas para conservar las tierras ecológica y culturalmente significativas y trabajar hacia la meta de convertirnos en una empresa minera positiva para la naturaleza en 2030“, dijo Don Lindsay, Presidente y CEO de Teck.

La pérdida de la naturaleza es un grave desafío mundial que todas las personas estamos llamadas a poner de nuestra parte para frenar y revertir. Trabajar para ser positivos para la naturaleza en cada región en la que operamos se basa en el compromiso de larga data de Teck con la biodiversidad y refleja la pasión de nuestros empleados y empleadas por el cuidado de la tierra donde viven y trabajan”, agregó.

Acciones

Las nuevas iniciativas de conservación de Teck anunciadas hoy protegen 14.000 hectáreas e incluyen:

  • Donación de CAD$2 millones a Nature Conservancy of Canada (NCC) para la compra y gestión continua de la cuenca de casi 8.000 hectáreas de Next Creek, en los Kootenays orientales de Columbia Británica. Next Creek era el último terreno que quedaba sin proteger dentro de la zona de conservación de Darkwoods y esta compra protege la integridad ecológica de una red de conservación que tiene importancia nacional e internacional.
  • Donación a NCC de aproximadamente 162 hectáreas de tierra propiedad de Teck en el Corredor de Vida Silvestre de Wycliffe, también conocido como Corredor de Conservación de Luke Creek, cerca de Kimberley, C.B, y una donación adicional de CAN$600.000 para la gestión continua del terreno.
  • Se protegerá 5.800 hectáreas de un ecosistema de humedales único y de gran valor cerca de la operación Teck Quebrada Blanca, en Chile, en colaboración con la comunidad quechua de Ollagüe. Conocido como Salar de Alconcha, las tierras se encuentran al noroeste del pueblo de Ollagüe, cerca de la frontera con Bolivia, a 4.123 metros sobre el nivel del mar. La iniciativa es la primera de este tipo en Chile.
  • CAD$10 millones para crear un Fondo de Administración Indígena que apoyará a las comunidades indígenas y a los socios en el desarrollo de iniciativas de administración ambiental centradas en los pueblos indígenas, así como también en el compromiso, la educación, la creación de capacidad y la participación en apoyo de los objetivos de conservación en las regiones donde opera Teck.
  • CAD$12 millones en nuevos fondos para Nature Conservancy of Canada para apoyar futuros proyectos de conservación de alta prioridad en Columbia Británica.

Las inversiones en conservación anunciadas se basan en la compra por parte de Teck de más de 7.000 hectáreas de tierras privadas en los valles de los ríos Elk y Flathead de Columbia Británica, reservadas para la conservación. La compra de estas tierras por parte de Teck en 2013 fue una de las mayores inversiones del sector privado en la conservación de la tierra en la historia de Columbia Británica.

En 2021, Teck y la nación Ktunaxa anunciaron la firma de un acuerdo de gestión conjunta para garantizar la protección del valor social, cultural y ecológico de la zona.

La minera indicó trabajar para convertirse en una empresa positiva para la naturaleza significa que, para 2030, su conservación, protección y restauración de la tierra y la biodiversidad superará la perturbación causada por sus actividades mineras con respecto a la línea de base de 2020.

Comentarios

Conectate con