x

[+VIDEO] Sonami y el precio del cobre: “Futura cotización dependerá del comportamiento del principal consumidor del metal como es China”

Álvaro Merino, gerente de Estudios de la gremial, señala que la tendencia la baja que vive el precio del commodity se explica por la desaceleración del gigante asiático, que es el principal consumidor de cobre a nivel mundial captando más del 51% de la demanda global.

Este jueves, el precio del cobre siguió perdiendo fuerza al concluir su sesión en la Bolsa de Metales de Londres con una caída de 4,08%, que lo llevó a perder el nivel de los US$4 la libra.

Cabe indicar que la principal exportación chilena suma a la fecha cinco retrocesos consecutivos; siendo la de este jueves la mayor caída diaria desde el 4 de marzo de este año, cuando descendió 5,18%.

Las razones que explican la tendencia a la baja que está experimentando la cotización del commodity son analizadas por Álvaro Merino, gerente de Estudios de la Sociedad Nacional de Minería (Sonami)

¿Cuáles son los motivos de la baja?

El precio este jueves tuvo una considerable baja que se explica fundamentalmente por la desaceleración de China, que es el principal consumidor de cobre a nivel mundial captando más del 51% de la demanda global. En efecto, en julio la producción industrial se desaceleró a 6,4% frente al consenso de 7,9%. El PIB de China en el tercer trimestre se estima podría caer a 5% interanual lo que implicaría una revisión a la baja del consenso del mercado en 6%. Esta desaceleración obedece a las políticas adoptadas en marzo pasado por el gobierno Chino, particularmente en lo relativo a una disciplina fiscal más estricta y disminución de créditos, lo que ha impactado el gasto en infraestructura como también el sector inmobiliario.

También se debe tener presente la inundación que afectó el centro de China en julio pasado, adicionalmente, hay que considerar el aumento de la variable delta, que desde el 21 de julio en Nanjing registra 1.248 nuevos casos en la nación asiática, y la ralentización de las exportaciones a medida que el impulso fiscal en EE. UU. se desvanece es otro factor que ha deteriorado la cotización del cobre.

Se agrega a lo anterior, los anuncios de la FED en orden a reducir los estímulos a partir del próximo mes de diciembre.

Ello ha fortalecido el dólar, lo que naturalmente encarece las materias primas para los tenedores de otras monedas, lo que podría reducir la demanda.

Además, también ha influido en la caída de la cotización el aumento de casos de coronavirus, especialmente de la variante delta lo que genera inquietudes sobre el futuro crecimiento mundial y la demanda por cobre.

¿Esto es algo transitorio, se podría profundizar la baja o se podría recuperar el nivel de los 4 dólares?

En esta materia diría que hay que tener cautela porque la futura cotización, junto con los equilibrios de oferta y demanda, dependerá del comportamiento del principal consumidor del metal como es China, donde el politburó, principal organismo de decisión del gigante asiático, en su reunión del 31 de julio pasado, dejó en claro que esta ronda de endurecimiento ha terminado, pero es prematuro lanzar medidas de gran flexibilización. Por tanto, deberíamos ver una mayor flexibilización de la política  solo en el margen, lo que implica una aceleración en la emisión de bonos de los gobiernos locales y una relajación en los controles de producción. No obstante, no se espera que se produzca un recorte en la tasa de interés de referencia o un aumento en el gasto en infraestructura en el resto de este año.

Junto a lo anterior, hay que estar atento al desempeño de Estados Unidos y Europa como también a las medidas que adopten las autoridades fiscales y monetarias de dichos países.

Comentarios

Conectate con