x

Energías renovables: EY define cuatro macro señales para atraer inversionistas

No sólo hay que considerar la estabilidad económica y política, también, aspectos técnicos u operacionales. Como asimismo, “lograr añadir el hidrógeno verde a la matriz nacional a costos y precios competitivos”. Así lo afirma la socia de Cambio Climático y Sostenibilidad de la Consultora.

Chile bajó un puesto en ranking Renewable Energy Country Attractiveness Index (RECAI), sobre el atractivo país para las inversiones en energías renovables, siendo desplazado por Brasil, siendo este un tema que es abordado con mayor profundida por Elanne Almeida, socia de Cambio Climático y Sostenibilidad de EY, empresa que realiza este índice internacional.

La ejecutiva destaca el buen posicionamiento que mantiene el país en su capacidad para atraer inversiones con estas tecnologías, por lo que menciona cuatro macro señales que se requieren considerar para la movilización de capitales en el sector: la estabilidad económica, además de la estabilidad política y la habilitación de políticas de apoyo a las energías renovables, el imperativo energético país: seguridad de la matriz, eficiencia del suministro, brecha de energía limpia, asequibilidad, entre otros.

En la misma línea, añadió que «entre los aspectos más técnicos u operacionales, se considera el nivel de acceso al mercado energético por nuevos players y/o subastas, la calidad de la infraestructura de generación, transmisión y almacenamiento».

Almeida también resalta que «lograr añadir el hidrógeno verde a la matriz nacional a costos y precios comercialmente competitivos requerirá apoyo del gobierno para cerrar la brecha existente con respecto a los combustibles que debe reemplazar».

Evolución

¿Qué percepción tiene sobre la actual posición de Chile en materia de energías renovables?

Hay consenso respecto al hecho de que Chile cuenta con una serie de ventajas comparativas que pueden respaldar una matriz energética interna 100% renovable en las próximas décadas. El potencial de generación solar es indiscutible en que tenemos planes de largo plazo con respecto al hidrógeno verde, y obtuvimos el tercer mejor puntaje general respecto al potencial geotermal, superado solamente por Japón y Kenia. Hay consenso también respecto a la importancia de las acciones del sector público para impulsar la agenda renovable. La Estrategia Nacional del Hidrógeno Verde, el cierre de las centrales a carbón, y las metas de que las energías renovables representen un 40% de la matriz chilena al 2030, y un 70% al 2050 (ojalá un 100%) son señales positivas. El sector privado reacciona a esas medidas generando alianzas e inversiones: AES Gener, Enap, Enel, Pacifyc Hydro, Statkraft, son buenos ejemplos. Pero hay que tener consistencia en estas señales y en el apoyo que se ofrece a los distintos tipos de energía. Chile debe seguir impulsando la agenda de las energías renovables y en esta agenda no hay espacio para subsidios a los combustibles fósiles.

¿Cuáles son los desafíos en los que los actores del sector convergen para el desarrollo idóneo de estas tecnologías?

En primer lugar, se requiere de inversión en Investigación y Desarrollo (I+D) para que se implementen las tecnologías necesarias al almacenaje y a la adopción del hidrógeno verde en escala comercial. Es necesario garantizar la eficiencia de la red y aumentar la capacidad del sistema de general, gestionar y distribuir las energías renovables de manera consistente. Se hace necesario un mayor compromiso político en la definición e implementación de la estrategia país para la transición energética, en lo que respecta al ordenamiento territorial, considerando cómo compatibilizar las características naturales de cada región con la estrategia de avance de las energías renovables, y en la definición de las reglas de funcionamiento del mercado y de tarifación. También se habla sobre la importancia de que se establezcan los mecanismos de precio y mercado del carbono.

¿Qué factores consideran relevantes para seguir atrayendo inversionistas a este mercado?

Los parámetros evaluados por RECAI son un buen indicador de los factores relevantes a la toma de decisión sobre inversión en las energías renovables. Se consideran macro señales, siendo la estabilidad económica el principal de ellos, además de la estabilidad política y la habilitación de políticas de apoyo a las energías renovables, el imperativo energético país: seguridad de la matriz, eficiencia del suministro, brecha de energía limpia, asequibilidad, costo promedio de la energía eléctrica, costo de obtención de energía y mecanismos de precio al carbono. Entre los aspectos más técnicos u operacionales, se considera el nivel de acceso al mercado energético por nuevos players y/o subastas, la calidad de la infraestructura de generación, transmisión y almacenamiento. Todo este conjunto de variables es evaluado no solamente por nuestro estudio, sino por cualquier actor del mercado que esté considerando la posibilidad de invertir en energías renovables.

¿Cómo aprecia el potencial de la industria del hidrógeno verde?

Lograr añadir el hidrógeno verde a la matriz nacional a costos y precios comercialmente competitivos requerirá apoyo del gobierno para cerrar la brecha existente con respecto a los combustibles que debe reemplazar. A nivel global, ya se observan eventos tangibles de inversión en tecnología e infraestructura asociadas a la producción del hidrógeno verde.

En el Reino Unido, por ejemplo, ya se están explorando los clusters industriales como una manera de apoyar tanto la producción como la demanda de hidrógeno verde de manera simultánea. Los gobiernos de Alemania y Australia también acordaron explorar la posibilidad de cooperar en una cadena de suministro de hidrógeno verde entre los dos países. El estudio conjunto considerará la producción, el almacenamiento, el traslado y el uso del hidrógeno verde, así como la tecnología y la investigación actual. Hay proyectos piloto para inyectar hidrógeno en la red de gas natural en EE.UU., Australia, Japón y a lo largo de Europa.

Esto podría representar una fuente de demanda importante a corto plazo para el hidrógeno de bajo carbono, del cual se puede mezclar una cantidad limitada con el gas natural antes de que la infraestructura existente deba mejorarse o adaptarse a las aplicaciones de uso final. Oportunamente, China ha anunciado su intención de convertirse en el mayor productor mundial de hidrógeno verde. La carrera ha empezado y tenemos que acelerar significativamente nuestro ritmo de inversión si queremos estar entre los principales players globales.

Comentarios

Conectate con