x

Juan Cariamo (Vantaz Group): “Lo natural es esperar que los sindicatos pidan un bono de negociación mayor”

El socio y Co CEO de Vantaz Group explica que “lo que está pasando hoy, es que el escenario externo está cambiando mucho la naturaleza de las negociaciones. Hay precios más altos y los trabajadores esperan que se recuperen los bonos de años anteriores”.

Esta semana han salido a la luz diversas novedades respecto a cómo se están desarrollando los procesos de negociación colectiva entre las compañías mineras nacionales y sus respectivos sindicatos. 

Por esa razón, el socio y Co CEO de Vantaz Group, Juan Cariamo, explica a MINERÍA CHILENA cómo podría impactar en la producción minera las negociaciones entre las compañías y las organizaciones sindicales, además de señalar por qué se han producido estos conflictos en el último tiempo.

¿Cómo ve el tema de las negociaciones de las mineras con los sindicatos?

Creo que las negociaciones colectivas han ido cambiando de naturaleza con el tiempo. Si miramos los últimos años, ha habido bastante flexibilidad de ambas partes de negociar en momentos que en realidad el precio del cobre bajó entre los años 2014-2016 y vemos la cantidad de negociaciones que dejaron de ser muy regladas y pasaron a ser anticipadas, donde desde el año 2011 se obtuvieron bonos en términos de negociaciones muy altos y se pasó a tener bonos de término de negociación bastante bajos o quizá menores a los anteriores. De ahí en adelante, ha habido un periodo de transición donde lo que se ha negociado son algunos beneficios con amplia flexibilidad.

Lo que está pasando hoy día es que el escenario externo está cambiando mucho la naturaleza de las negociaciones, hoy hay un escenario de precios más altos y es lo natural esperar que los sindicatos esperen un bono de negociación un poco mayores y que se recuperarán los bonos que hubo en los años anteriores.

Por otro lado, creo que dadas las conversaciones que han habido de la importancia de la industria, la CC,el royalty, ha habido una conversación en torno a la industria de cómo ‘asegurar’ mejores beneficios para el país, todos los trabajadores y cadenas de proveedores. Ese escenario ha ido movilizando a los sindicatos y se han puesto más exigentes en términos de no sólo un bono de término de conflicto más atractivo, sino que beneficios de largo plazo son más adecuados para todos los trabajadores.

¿Qué impacto tiene en la producción y precios del cobre?

Obviamente, en la medida que haya más conflictividad y posibilidad de deuda, el precio se va a mantener atento y pendiente al alza. Si las negociaciones se van resolviendo de manera más adecuada, que es lo que se espera que ocurra en estos días, donde la mediación pareciera ser que ha estado siendo exitosa, aunque obviamente hay que validar el último acuerdo que tuvieron ellos con las bases. Pero de alguna manera se va configurando un escenario más suave y particularmente el de Escondida, que influye mucho en la producción de cobre. 

Los precios deberían tender a mantenerse estables y no deberían sufrir mayor variación. Si hubiera una huelga por ejemplo entre Caserones y la División Andina, más la de Escondida, entonces yo creo que el precio va a tender a estar al alza.

Más si miramos el calendario de negociaciones que viene, donde todavía vienen muchas en los próximos meses. Por lo tanto, yo creo que el precio del cobre este año o los agentes al menos, van a estar atentos a cómo se vayan resolviendo las negociaciones.

¿Qué rol juega la pandemia como contexto para estas negociaciones?

Ningún rol tan específico. La industria se ha mantenido bastante estable si miramos en el tiempo, donde tampoco ha saltado ni hacia el alza ni hacia la baja en el último tiempo porque se ha mantenido estable todo el tiempo. La pandemia no ha tenido un efecto real en términos de paralizar operaciones o generar problemas de producción ni conflictividad entre los trabajadores. Al contrario, yo creo que ha habido una enorme generosidad de todos de afrontar un escenario complejo de salud para poder mantener la industria fluyendo.

No veo mayores impactos, salvo que obviamente los trabajadores sean más exigentes en algunos beneficios justamente relacionados con los temas de salud, que pudiera ser que fluya en las negociaciones. Pero no lo veo como algo tan directo.

Comentarios

Conectate con