x

Proyecto de royalty: Mineras y tributaristas ponen bajo la lupa propuesta de compensación

La moción apunta a pasar desde el sistema de tributar sobre el margen operativo a compensar sobre el valor de venta del mineral extraído.

Contrapuestas fueron las visiones que se dieron en la sesión de la Comisión de Minería y Energía del Senado. Esto luego que se desarrollara una nueva jornada de audiencias en el marco del estudio en general del proyecto que establece en favor del Estado una compensación, denominada royalty minero, por la explotación de la minería del cobre y del litio.

Mientras que las mineras privadas reconocieron que si se implementa la propuesta en los actuales términos, verían importantes bajas en sus utilidades calificando como desproporcionado lo que se plantea, los expertos en tributación reconocieron que la norma está sobregirada, pero aclararon que sí hay espacio para recaudar más usando otras fórmulas.

 Representando al primer grupo se hcieron presentes el gerente general de CAP, Julio Bertrand; el vicepresidente de Asuntos Corporativos de Anglo American, René Muga; gerente de operaciones de Minera Caserones Lumina- Coppers, Gonzalo Araujopresidente ejecutivo de Antofagasta Minerals, Iván Arriagada; y el vicepresidente de BHP, Carlos Ávila.

Asimismo, se recibió al representante de la Comisión Tributaria de la Unidad Constituyente, el economista Hernán Frigolett; y el director del Programa de Energía de la Universidad Diego Portales, Claudio Huepe.

En búsqueda de un equilibrio

La senadora Isabel Allende reconoció que “veo que hay coincidencia en las empresas mineras privadas respecto a su aporte al territorio y sus inquietudes tienen que ver con que hay mineras de baja ley. Todos creen que es una gran oportunidad para avanzar hacia un camino verde. No conocemos la tributación del impuesto específico. Ello es importante para definir un camino. Nos dicen los profesores que el proyecto está sobregirado, entonces cuánto sería equilibrado”.

La presidenta de la instancia, la senadora Yasna Provoste hizo ver en tanto, que “la tributación minera es insuficiente“, y consultó sobre cómo las empresas esperan asumir estas nuevas reglas considerando las especificaciones de cada una. “Los profesores nos dicen que hay espacio a una mayor tributación, sería bueno que se profundice en estos datos”, mencionó.

En tanto, el senador Guido Girardi declaró que “la minería no se distancia de la realidad equivocada de hacer las cosas. Hay responsabilidad de las mineras pero también de las políticas públicas. Si la minería no se da cuenta que hoy que tiene un problema de legitimidad, es difícil avanzar. Es importante también la pequeña y mediana minería. El debate ha generado una conversación respecto al futuro dentro de la misma industria, lo que me parece muy positivo”.

Royalty, competitividad y utilidades

El gerente general de CAP, Julio Bertrand, explicó que la producción de hierro es marginal si se le comprara con la industria del cobre. “Queremos contribuir a la discusión, pero creemos que en nuestro caso deberían haber consideraciones particulares si hablamos de un royalty al acero, esto para poder seguir siendo competitivos a nivel mundial (…) Creemos que este instrumento debe sustituir el impuesto específico a la minería”, manifestó.

Luego el vicepresidente de Asuntos Corporativos de Anglo American, René Muga advirtió que “esta es una oportunidad para decidir qué minería queremos pero no queremos que se pierda competitividad (…) Muchas compañías deberán disminuir su producción o derechamente cerrar perjudicando la recaudación de hoy y del futuro, afectando yacimientos como El Soldado y Los Bronces”.

Por su parte, el gerente de operaciones de Minera Caserones Lumina Coppers, Gonzalo Araujo declaró que “esta es una apuesta porque tiene bajas leyes y alto costo con utilidades marginales. Respecto al proyecto aprobado por la Cámara Baja, vemos que las utilidades bajarían para nosotros casi un 70%. También habría un impacto en la vida útil de nuestro proyecto, reduciéndose las reservas de mineral (…) Sin royalty no hemos tenido utilidades –recién vemos excedentes- si se aprueba el proyecto, tenerlas es imposible“.

En tanto, el presidente ejecutivo de Antofagasta Minerals, Iván Arriagada comentó que “compartimos que la minería debe aportar al país pero debe hacerse con una perspectiva de largo plazo. Acelerar el desarrollo para ayudar a la agenda social es positivo pero un impuesto a las ventas nos perjuidica porque los nuevos yacimientos tienen más costos porque son de menor ley. Modelamos lo que pasaría con nuestras faenas con este proyecto, Antucoya y Centinela operarían solo en ambientes de precios altos porque no serían viables”.

A su vez, el vicepresidente de BHP, Carlos Ávila planteó que “si se despacha lo aprobado que implica una carga tributaria desproporcionada, las inversiones no llegarían ni en los montos ni el tiempo que se necesitan (…) Estamos disponibles para aportar a la discusión. Somos concientes de los cambios sociales que puede generar la minería pero con buenas políticas públicas”.

Buscando una fórmula

El economista Hernán Frigolett, en representación de la Comisión Tributaria de la Unidad Constituyente dio cuenta de una revisión interanacional de la tributación de la minería y el escenario tributario. “La tasa de impuesto corporativo en el mundo oscila entre entre 26 y el 30% y existen distintos modelos. En Chile, las recaudaciones de los actores privados van de un 10 y un 14%, y en el caso de Codelco, se ha visto una disminución sostenida. El impuesto específico no ha sido significativamente importante”, describió.

Creemos que el royalty debe considerar la heterogeneidad de márgenes de la industria, que la producción futura no se vea demasiado afectada y que el modelo sea simple y consistente. Por ello creemos que el proyecto de ley presenta cifras un poco exageradas, se sobregira. Pensamos mejor en calibrar una tasa efectiva de impuesto entre 40 y 50%, una renta minera que permita repartir al Estado entre 40 y 75%, y todo ello nos sitúe entre el royalty de Perú y Australia, es decir, una recaudación entre 1,5 y 3 veces mayor a la actual”, describió haciendo ver la necesidad de fortalecer la institucionalidad encargada de fiscalizar el pago de impuestos.

Por su parte, el director del Programa de Energía de la Universidad Diego Portales, Claudio Huepe manifestó que “lo complejo es definir el valor de la regalía, lo que se llama la renta ricardiana que es diferencial, cómo las distintas operaciones mineras se vinculan. Esta renta es parte del excedente que es dificíl de individualizar y a su vez, cambia en el tiempo. La manera más fácil de resolver este problema es establecer un impuesto progresivo a las utilidades que es similar a lo que ocurre hoy”.

No solo es tema saber cuánto se recauda sino también cómo se invierte. Hay dos posibilidades para el desarrollo de la inversión de la renta. Una opción es que las empresas se articulen generando investigación, otro camino es generar un desarrollo local. Un impuesto progresivo sirve porque la inversión es mayor y más efectiva”, aseguró.

Comentarios

Conectate con