x

Los factores que incidirán en el precio del cobre en el corto plazo

En el marco de un seminario organizado por Sonami y la consultora CRU, se analizó el escenario actual del mercado cuprífero, que aunque mantiene inventarios bajos, se ha visto impactado por el alza del precio del dólar y la propagación de la variante Delta.

Llevar a cabo una revisión de lo que ha sido trayectoria de la cotización del metal rojo en los últimos meses, además de identificar las variables que podrían condicionar su comportamiento futuro, fueron algunos de los objetivos del webinar “¿Está perdiendo fuerza el ciclo del cobre? Oportunidades y Amenazas a la industria minera”, que fue organizado por la Sociedad Nacional de Minería (Sonami) y la consultora CRU.

La actividad que se inició con las palabras de María Cristina Betancour, gerente de Desarrollo de la gremial, quien destacó la contribución que realiza la actividad minera al país en términos económicos y sociales.

En esa línea, Diego Hernández, presidente de Sonami resaltó el incremento de un 21% que ha tenido el precio del cobre desde diciembre pasado, que se explica por la recuperación a mayor velocidad que ha mostrado China, junto a la devaluación del dólar, inventarios restringidos, y las expectativas del plan de estímulos del gobierno estadounidense.

Además, expresó que “el cobre tiene futuro”, con una oferta y una demanda equilibrada, y una pandemia que ha incentivado el consumo del metal rojo, junto con drivers como la electromovilidad y las energías renovables.

Demanda y oferta

En el marco de la actividad, el encargado para Sudamérica de CRU Group, Juan Esteban Fuentes, expuso sobre el rol de la consultora y los lineamientos que se apuntaba abordar en la actividad.

Es así como Erik Heimlich, analista de CRU, enfocó su presentación en las perspectivas del futuro del cobre y los factores que juegan en la variación de sus valores.

Al respecto, el profesional comentó que el precio del metal rojo se ha estabilizado, tras el retroceso que experimentó el segundo trimestre de este año, indicando que actualmente el precio está un 10% bajo el máximo histórico que se registró a principios de mayo, a lo que se suma el hecho que los inventarios en bolsa se mantienen en un nivel bajo.

Sin embargo, mencionó que el dólar ha ganado terreno desde la reunión del Comité Federal de Mercado Abierto de Estados Unidos en junio, junto con la propagación de la variante Delta, que ha causado un repunte de los casos de Covid-19, factores que está debilitando el contexto macroeconómico.

A lo que se suma una recuperación fragmentada de la demanda, con un crecimiento chino que se ha ido moderando, mientras, que todavía continúa el proceso de recuperación de la recesión de 2019-20 continúa en Estados Unidos y Europa.

Más allá de este escenario, el consultor de CRU afirmó que las energías verdes sustentarán el consumo de cobre, con el mayor desarrollo de las energías renovables y las expectativas de ventas de vehículos eléctricos al alza.

De igual forma, abordó la situación de la oferta de cobre, resaltando que la tasa de disrupción minera ha sido menor al 5% pese a la pandemia, agregando que en el corto plazo se espera un crecimiento de la producción, debido a entrada en operación de nuevos proyectos.

Aunque mencionó que los desafíos ESG (medioambientales, sociales y de gobierno corporativo, por sus siglas en inglés) pueden afectar el desarrollo de los proyectos mineros, debido a que se podrían extender los plazos de ejecución de las iniciativas, junto con un incremento del Capex, y variaciones en los Opex.

Royalty minero

El webinar también contó con la participación de Francisco Acuña, consultor senior de CRU, quien presentó un análisis del impacto de la nueva Ley del Royalty para la minería y la valorización del cobre.

Es así como señaló que considerando la propuesta que salió de la Cámara de Diputados, en un escenario de precio más alto de US$4 la libra, ninguna mina de cobre chilena permanecería en la primera mitad de la curva de costos. De hecho, el suministro de la mina chilena eventualmente se distribuiría entre el tercer y cuarto cuartil en este escenario.

Además, se refirió al efecto que esta normativa podría tener en la capacidad de Chile para atraer inversiones mineras.

Al respecto, indicó que en la última década, Chile ha recibido en promedio el 25% de la inversión mundial en minería de cobre, indicando que desde 2015 esto ha sido principalmente hacia proyectos brownfied

En esa línea, comentó que la mayor parte del capital ya está comprometido con proyectos brownfield en construcción, aunque hizo hincapié en que Chile necesitará que se ejecuten proyectos greenfield a partir de 2025 para que el país pueda mantener su posición como principal destino de inversión en cobre.

Comentarios

Conectate con