x

María Isabel González por descarbonización acelerada: “Será una fuente de conflictos entre las partes”

La gerente de la Consultora Energética, María Isabel González, señala el eventual impacto que esto generaría en los contratos de mineras y generadoras con este tipo de suministro eléctrico.

La semana pasada la Cámara de Diputados y Diputadas aprobó el proyecto de ley que prohíbe la instalación y funcionamiento de plantas de generación termoeléctricas a carbón en todo el territorio nacional a partir de 2025, pasando al Senado para su revisión.

Frente a esta medida, la gerenta general de la Consultora Energética, María Isabel González, considera esta iniciativa como «imprudente de parte del parlamento», advirtiendo los efectos que esto podría traer en las compañías mineras, especialmente las que aún tienen contratos con centrales a carbón.

Por otra parte, la experta deja entrever que, si bien las centrales a carbón terminarán fuera del sistema eléctrico, por la búsqueda de las empresas de ser sustentables a través de energías limpias, advierte que «ese proceso no se puede afectar la calidad de suministro ni encarecer los precios, ya que ello puede afectar la competitividad de nuestro país y en particular la de la minería».

Implementación

¿Qué le parece el avance de este proyecto?

Me parece imprudente de parte del parlamento. En 2020 alrededor del 35% de la energía consumida en el Sistema Eléctrico Nacional proviene del carbón y debiera seguir siendo así por varios años más, ya que las alternativas distintas a las centrales termoeléctricas para abastecer de electricidad a la población, cuando la energía solar y eólica no cuentan con el recurso respectivo, son aún de alto costo. De hecho, el plan de descarbonización del Ministerio de Energía contempla el consumo de carbón hasta 2039.

¿Qué efecto traerá para la operación del sistema eléctrico?

El Coordinador Eléctrico Nacional, organismo independiente, tanto de las empresas como del gobierno, que como su nombre lo indica coordina el funcionamiento del sector eléctrico, ha realizado un estudio que muestra las graves consecuencias que esta medida tendría en la seguridad y los costos del abastecimiento eléctrico a partir del año 2026. Así, este organismo prevé un alza importante de los costos de operación del sistema eléctrico los cuales llegarían a duplicarse.

Asimismo, respecto al costo marginal horario del sistema, el Coordinador prevé que se cuadriplicarían en las horas nocturnas. Adicionalmente, para el año 2026, con el retiro de servicio de las centrales a carbón de la región de Valparaíso, se registrarían problemas de seguridad de suministro y sería necesario que entraran en operación unidades que utilizan diésel, con el consiguiente mayor costo y emisiones de CO2 (dióxido de carbono) muy similares a las de centrales a carbón.

Esta medida, ¿afectaría a las mineras que tienen contratos con centrales a carbón?

Depende  de los contratos, pero evidentemente que será una fuente de conflictos entre las partes.

¿Qué es lo más idóneo en torno a lo que plantea este proyecto y la realidad actual del sistema eléctrico?

Creo que se debe actuar con criterios técnicos y económicos. Las centrales a carbón van a salir igual del sistema, porque ya los propios clientes prefieren otras alternativas más limpias. Pero en ese proceso no se puede afectar la calidad de suministro ni encarecer los precios, ya que ello puede afectar la competitividad de nuestro país y en particular la de la minería, cuyos aportes vía impuestos nos permite afrontar de mejor forma la pandemia.

Comentarios

Conectate con