x

Consuelo Fertilio, directora de Mujeres Ingenieras de Chile: “Es necesario hacer un trabajo desde las generaciones más jóvenes”

La directora ejecutiva de esta organización se refirió a la participación femenina en el sector minero y los desafíos que plantea la inclusión para 2021.

La incrementación de la participación de la mujer en el sector minero se ha posicionado como uno de los grandes desafíos estos últimos años para estos rubros. Es importante considerar que, la participación femenina sólo representa un 8,4% en la actualidad. Por lo mismo, diversas instituciones han aumentado sus esfuerzos para lograr aumentar este porcentaje.

La directora ejecutiva de Mujeres Ingenieras de Chile, Consuelo Fertilio, conversó con MINERÍA CHILENA sobre los desafíos de la participación de las mujeres en este sector y analizó el panorama para este año.

Actualidad

¿Cómo están viendo la participación de las ingenieras en el área de minería y energía?

Hoy en día, minería y energía corresponden a dos de los tres rubros donde se concentra la menor participación femenina, las cifras generales de participación son 8,5% y 23% respectivamente. Las políticas públicas existentes, mesa Energía +Mujer y Mesa Nacional Mujer y Minería, son un tremendo aporte y entregan los lineamientos que se busca en el sector.

Sin embargo, son las empresas las que tienen que comprender que la incorporación de las mujeres en sus organizaciones, son un punto clave y estratégico, para la conformación de equipos mixtos, que está comprobado, incrementan la productividad y el desarrollo de las mismas.

En nuestro trabajo, hemos observado que las mujeres ingenieras en estos sectores son escasas y por ello, la importancia de atraer, retener y promover al talento femenino, con un trabajo consistente desde el compromiso de la alta dirección,  planes de acción y su seguimiento,  es vital para alcanzar los objetivos trazados.

Por otro lado, es necesario hacer un trabajo desde las generaciones más jóvenes, motivándolas hacia estas industrias, visibilizando a mujeres referentes, sus profesiones, áreas y cargos,  del mismo modo, hay que visibilizar las buenas prácticas que ya están desarrollando las organizaciones, para que se rompan estereotipos y sesgos en estas industrias.

¿Cuál es la situación actual de las mujeres en estas áreas?

Los rubros de energía y minería, al igual que las ingenieras de esas respectivas especialidades, se encuentran dentro de los menores porcentajes de participación femenina del país. Es importante que sean las mismas organizaciones, las que se den cuenta que son ellas mismas las que están perdiendo, al no contar con más mujeres para establecer equipos mixtos, dado el valor que le entregan a la compañía, principalmente en relación al aumento en productividad, más innovación, mejor ambiente laboral, resolución de problemas de manera más rápida, entre otros.

Por otra parte, se hace relevante visibilizar cómo es el trabajo de hoy en día en éstas  industrias, dónde las automatizaciones y digitalización, entre otros, juegan un elemento de innovación constante.  En ambos rubros, ingenieras de diferentes especialidades pueden desarrollar su potencial, ya que son industrias desafiantes y que crecen de manera constante.

¿Cómo es la participación de la mujer profesional en estos rubros? ¿Ha aumentado?

Históricamente estos sectores se identifican como “industrias masculinizadas” y es precisamente porque la incorporación de las mujeres ha sido lenta y escasa.

Hoy en día, el porcentaje de participación femenina en la gran minería es del 8,4%. En áreas profesionales el nivel de participación es de 11.1% y en cargos de mayor responsabilidad, las supervisoras corresponden al 7%, a nivel de subgerencia y gerencia llegan al 11,3% y 14,5%, respectivamente.

En tanto, en energía las mujeres representan el 23%  de participación, en cargos de mayor responsabilidad como jefaturas, subgerencia y gerencias bordea el 17%

Desde nuestra institución, hemos visto con gran alegría que existe un cambio positivo, por ejemplo, contamos con cifras que antes no existían, se difunden temáticas de género dentro de estas industrias, abriéndose nuevo espacios para la reflexión y acciones concretas al respecto.

En ambos sectores existen empresas que están motivadas en incrementar la participación femenina, las cuales tienen políticas de equidad y conciliación, como por ejemplo la norma NCH 3262, iniciativa paridad de género, ODS5, el Programa Win-Win, entre otras. Estas compañías tienen una estrategia para que la incorporación, retención y el crecimiento del talento femenino sea más efectivo, a través de un cambio cultural que es transversal a todas sus áreas, esto siempre de la mano de la conciliación.

Son las mismas políticas públicas y las empresas que empujan este cambio, quienes producen también un efecto positivo en los distintos actores del sector, para que empiecen a abordar este camino. Sin embargo, es necesario apurar el cierre de estas brechas, para subir los índices de participación anteriormente indicados.

¿Cuál ha sido el impacto de la pandemia para las mujeres profesionales de estos sectores?

El impacto de la pandemia ha afectado el desempleo a nivel mundial. Según la OIT, en el Caribe y Latinoamérica, 13 millones de mujeres han perdido su trabajo y esto se suma a los 12 millones que ya estaban sin empleo.

En Chile, nos ha hecho retroceder 10 años. Sin embargo, considerando el crecimiento de estas industrias -que son de carácter esencial- el impacto no se ha visto reflejado mayormente en el empleo, pero sí en el esfuerzo por sostener la continuidad operativa de los servicios.

 Sin duda, la pandemia en general ha afectado en la conciliación laboral y familiar, impactando en especial a las mujeres, que han debido lidiar con la doble presencia y a lo que se agrega el tema de salud mental, dónde las mujeres representan el 40.3% del total de personas afectadas en nuestro país.

Lo que viene

¿Qué perspectiva tienen para este 2021?

En los sectores minero y energético, la cartera de inversión y la innovación son aspectos muy relevantes. Ambas industrias, dada la cantidad de nuevos proyectos, y el énfasis del despliegue en nuevas áreas de desarrollo, como lo son por ejemplo, el Hidrógeno Verde, las ERNC y el proyecto de transmisión en HVDC Kimal-Lo  Aguirre, suponen un gran desafío para las ingenieras dentro de la industria y para quienes se quieran incorporar a ellas.

La automatización, digitalización  y el uso eficiente de los datos para un mejor análisis,  hace que las ingenieras complementemos nuestras áreas tradicionales de conocimiento, enfocando la reconvención también hacia esas necesidades del mercado, al igual que en el foco de innovación que se está dando en ambas industrias.

En minería, el año 2020 el ministerio junto a COCHILCO, dieron a conocer el catastro de inversiones del sector, el cual asciende a US$ 74.047 millones, correspondiente  49 iniciativas.

Por otro lado, en energía el impulso se orienta a posicionar a Chile como el más importante generador de Hidrógeno Verde y a ERNC. A fines de este año se espera que el 40% de la capacidad total instalada del sistema eléctrico, sea aportada por esta vía, lo cual tendrá un impacto directo en la inversión.

De acuerdo al boletín de Febrero de Generadoras, la inversión global es de USD$12.148 millones, y en Hidrógeno Verde la inversión asciende a US$200 mil millones en 20 años, generando 100.000 empleos. Otro proyecto relevante es Kimal, una línea HVDC de 1.500 KM,  que aumentará las oportunidades laborales.

Por todo lo anterior, somos muy optimistas respecto a poder lograr un aumento sostenido de la participación femenina en estas industrias.Más allá de leyes, normas y reglamentos, sabemos el aporte que representan las mujeres dentro de las organizaciones y hay empresas que esto ya lo tienen claro, las cuales están comprometidas para lograr efectivamente este avance, con objetivos y metas definidas. Entendemos la necesidad que cada vez sean más las empresas que se incorporen en este proceso, pero no sólo las intenciones importan, se necesita un compromiso medible al respecto.

Las ingenieras en estos rubros son escasas, entonces, tenemos por delante otro gran desafío, lograr que más niñas y jóvenes conozcan y se interesen por estos importantes sectores, que son pieza clave para el desarrollo del país.

Comentarios

Conectate con