x

Tras cuatro años de ajustes, Codelco sube de 35% a 98% las compras vía procesos abiertos y logra ahorros por US$380 millones

En 2016 la minera estaba muy por debajo del promedio de la industria en términos de la madurez de sus procesos de abastecimiento -con una nota de 2,1- y este año la medición efectuada por la consultora McKinsey evidenció un salto de cinco décimas, que la dejó por sobre el promedio de sus pares.

(El Mercurio) Pese al interés declarado de los dos últimos presidentes del directorio de Codelco, Oscar Landerretche y Juan Benavides, por involucrarse en detalle en el proceso de adquisición de bienes y servicios de la estatal, y por introducir mejoras en los mecanismos de contratación y compra, la corporación no logra salir del foco de los organismos que la fiscalizan, como Cochilco y la Contraloría, ni de Ministerio Público.

En el pasado reciente, la cuprera vivió situaciones reñidas con la probidad y la transparencia, como la adjudicación de contratos en la división El Salvador -que terminaron salpicando incluso al ex presidente ejecutivo Nelson Pizarro- la contratación de seguros en la división Chuquicamata, así como otros procesos irregulares destapados por el Comité de Auditoría, Compensaciones y Ética (CACE) del directorio de la minera, que terminaron incluso con la salida de ejecutivos de la primera línea de la cuprera.

Todo esto ha opacado el proceso de modernización que la estatal inició en 2016, y que este año mostró avances, que la firma certificó y que le valen ahorros anuales por unos US$380 millones.

Hablar de contratación y compras en Codelco no es cualquier cosa. Al año, la estatal realiza transacciones por unos US$5.300 millones, mediante unas 90 mil órdenes de compra con más de 4.500 proveedores y del orden de 3.600 contratos activos, es decir, que tienen movimiento.

[Sigue leyendo este tema en la edición digital del diario]

Comentarios

Conectate con