x

Alza del cobre y bono de $17,5 millones en Candelaria ponen presión sobre los costos mineros

Incremento de la cotización del metal y la expectativa de que el ciclo alto se mantendrá durante 2021, aumentan las expectativas para futuras negociaciones, creen expertos.

(Pulso) Desde que tocó su piso en marzo, rozando los US$2 por libra, la cotización del cobre solo ha sabido de alzas. Este martes, el denominado “sueldo de Chile” se cotizó en US$ 3,3121 por libra, su mayor valor desde el 22 de enero de 2014. Pero bien saben en la industria minera que alzas en el precio traen presiones de costos, lo que ha ocurrido cada vez que el metal trepa en las bolsas.

Eso sí, este ciclo alto de precios encuentra a la minería en un buen momento de costos. Según el observatorio de costos que elabora la Comisión Chilena del Cobre (Cochilco), el costo de caja de las grandes mineras, es decir, cuánto les cuesta producir una libra de cobre, fue de US$ 1,21, el valor más bajo desde que se elabora este informe, es decir, 2014.

Uno de los elementos que suelen reflejar estas mayores presiones para la industria son las negociaciones colectivas, que venían mostrando resultados bastante moderados, con bonos más bajos que en los años anteriores y reajustes pequeños o incluso, cero. Pero esa tendencia ya muestra algunas señales de cambio. Este fin de semana, y tras casi un mes de paralización, el sindicato de Minera Candelaria y la administración alcanzaron un acuerdo que, entre otros ítems, incluyó el pago de un bono de término de negociación por $17,5 millones.

Desde que tocó su piso en marzo, rozando los US$2 por libra, la cotización del cobre solo ha sabido de alzas. Este martes, el denominado “sueldo de Chile” se cotizó en US$ 3,3121 por libra, su mayor valor desde el 22 de enero de 2014. Pero bien saben en la industria minera que alzas en el precio traen presiones de costos, lo que ha ocurrido cada vez que el metal trepa en las bolsas.

Eso sí, este ciclo alto de precios encuentra a la minería en un buen momento de costos. Según el observatorio de costos que elabora la Comisión Chilena del Cobre (Cochilco), el costo de caja de las grandes mineras, es decir, cuánto les cuesta producir una libra de cobre, fue de US$ 1,21, el valor más bajo desde que se elabora este informe, es decir, 2014.

Uno de los elementos que suelen reflejar estas mayores presiones para la industria son las negociaciones colectivas, que venían mostrando resultados bastante moderados, con bonos más bajos que en los años anteriores y reajustes pequeños o incluso, cero. Pero esa tendencia ya muestra algunas señales de cambio. Este fin de semana, y tras casi un mes de paralización, el sindicato de Minera Candelaria y la administración alcanzaron un acuerdo que, entre otros ítems, incluyó el pago de un bono de término de negociación por $17,5 millones.

El monto excede por largo los que se venían observando en el sector. A comienzos de mes, Codelco alcanzó un acuerdo con los trabajadores Rol T de la división El Teniente, con reajuste cero y bono de $3,5 millones. En julio, la propia estatal acordó extender el contrato colectivo con los supervisores de Radomiro Tomic sin bono de término de negociación.

Lo ocurrido en Candelaria (de la firma sueca Lundin Mining) era seguido con atención por el resto de la industria, considerando que en 2021 hay agendada una veintena de procesos colectivos..

Condiciones realistas

“Este bono no hace sino elevar los costos de Candelaria, reduciendo no solo las utilidades de la empresa, sino también la recaudación fiscal. Representa además un pésimo precedente para las negociaciones de otras mineras”, critica Gustavo Lagos, académico del Centro de Minería de la Universidad Católica. A su juicio, revela además una falta de comprensión de la posición competitiva de la operación minera, que está en el tercer cuartil de costos.

“Es decir, mas del 50% de las mineras mundiales tiene costos menores que Candelaria”, complementa Lagos.

Daniela Desormeaux, directora de Estudios de Vantaz Group, agrega que la principal lección de lo ocurrido en Candelaria es que, dada la extensión de la huelga, lo más costoso es que se termine paralizando la producción, por lo que es algo que se debe evitar.

“Los desafíos pasan por negociar de manera anticipada y que estas vayan siendo realistas en cuanto a las condiciones de mercado. Hoy tenemos un precio alto, pero todavía en un contexto incierto”, asegura la experta.

“Creemos que los acuerdos tienen que ser realistas, de acuerdo con las condiciones actuales, y evitar que estos escalen, para que no haya paralizaciones”, concluye.

Comentarios

Conectate con