Industria y minería sostenible, hidrógeno y electromovilidad, los ejes del plan del cambio climático de Chile

Industria y minería sostenible, hidrógeno y electromovilidad, los ejes del plan del cambio climático de Chile

A través de una videoconferencia, el Gobierno de Chile hizo entrega oficial de la actualización de su Contribución Determinada a Nivel Nacional (NDC) a la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC), transformándose en el primer país latinoamericano y uno de los primeros países del mundo en hacerlo. Este documento es una obligación establecida por el Acuerdo de París, y contiene los compromisos para reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) a 2030 y enfrentar los impactos del cambio climático.

La ministra del Medio Ambiente, Carolina Schmidt, sostuvo que “cuando superemos la crisis, entraremos en una etapa de reactivación que debe ser sustentable, donde los planes de recuperación deben considerar como factor fundamental la crisis climática y su impacto social sobre las personas y el territorio. Este es un momento clave, por eso presentamos nuestra nueva NDC, con metas y compromisos ambiciosos que permitan enfocar nuestros planes de recuperación con un objetivo claro: avanzar a paso firme en la transformación hacia una economía baja en emisiones y resiliente al clima, con grandes ventajas sociales, ambientales y económicas para mejorar la calidad de vida de las personas”.

[LEA TAMBIÉN: Corfo recibe cuatro postulaciones para desarrollar el Instituto Chileno de Tecnologías Limpias en Antofagasta]

La secretaria de Estado añadió que “por eso esta nueva NDC establece metas ambiciosas en cuatro pilares: mitigación, adaptación, integración y, por primera vez, un pilar social que permea los otros tres para encauzar nuestro desarrollo hacia uno bajo en emisiones y resiliente al clima, con foco en el impacto sobre la vida de las personas en sus territorios”.

Por su parte, el ministro de Energía, Juan Carlos Jobet, indicó que “las medidas están priorizadas según su costo eficiencia y agrupadas en seis ejes de acción. Los ejes y su respectiva contribución a la CN 2050 son: industria y minería sostenible (25%), producción y consumo de hidrógeno (21)%, edificación sostenible de viviendas y edificios públicos-comerciales (17%), electromovilidad principalmente de sistemas públicos (17%), retiro de centrales a carbón (13%) la cual es una de las principales medidas habilitantes, y otras medidas de eficiencia energética (7%)”.

La autoridad agregó que “alcanzar esta meta de Carbono Neutralidad significaría oportunidades de inversión de entre US$27.300 y US$48.600 millones a 2050”.

Revisa el documento de Actualización de la NDC de Chile.

Oportunidades para Chile

Chile se convirtió en el séptimo país en presentar su nuevo plan de cambio climático, los que representan el 2,8% de las emisiones globales.

Helen Mountford, vicepresidenta de Clima y Economía en el Instituto de Recursos Mundiales, manifestó que “el nuevo compromiso climático nacional de Chile representa un progreso significativo más allá de lo que presentó hace cinco años, consolidando aún más su liderazgo internacional como Presidente de la COP25. El plan incluye elementos clave que otros deberían emular, como un peak de emisiones a corto plazo, un camino hacia el invernadero neutralidad del gas para 2050, y métricas detalladas que fomentan la responsabilidad. Chile también estableció un objetivo sólido para reducir el carbono negro, un contaminante climático de corta duración que amenaza la calidad del aire”.

La especialista resaltó además que “el plan de Chile es un buen pago inicial para un futuro próspero y más seguro. Tiene oportunidades para emprender acciones climáticas audaces de maneras que también reducirán la pobreza, crearán empleos y catalizarán un crecimiento económico duradero e inclusivo. Por ejemplo, los estudios muestran que si Chile estuviera en una trayectoria para ser completamente alimentado por energía renovable para 2050, podría generar ahorros anuales de US$5 mil millones y generar más de 10.000 empleos más en una década. A medida que Chile se recupere de los impactos económicos del coronavirus y continúe sus esfuerzos para abordar las crecientes desigualdades, debería aprovechar los beneficios sociales y económicos más amplios que puede ofrecer un futuro sin carbono”.

Comentarios

Conectate con