Frente a la propagación del Covid-19 que se registra en Chile, las compañías mineras han tomado diversas medidas con el fin de prevenir el contagio del virus entre sus trabajadores.

Al respecto, Juan Rayo, presidente del Instituto de Ingenieros de Minas de Chile (IIMCh), valoró el que las compañías “están haciendo grandes esfuerzos para proteger la salud de todos los trabajadores involucrados, reduciendo el número de operadores en faena, manteniendo distancias recomendadas en buses, casinos, restringiendo accesos a personal que vacacionó en el extranjero, poniendo barreras sanitarias, definiendo labores de limpieza extremas, limitando ingresos de contratistas y personal propio no directamente relacionados con la operación. Ello está posibilitando, la seguridad de los trabajadores, la mantención de la producción, con limitaciones menores en casi la totalidad del mundo minero nacional”.

El profesional resaltó que este esfuerzo permitirá a Chile “poder mantener ingresos por las exportaciones mineras, las que constituyen más del 60% de las divisas planificadas para este año. Por ello, si la condición sanitaria en el país no obliga a la autoridad sanitaria y/o política a un cierre total de las faenas mineras, Chile tendrá un piso económico estable del cual partir una vez terminada la pandemia, de modo de poder recuperarse de este desastre y manejar mejor las necesidades sociales (hoy postergadas, pero no anuladas)”.

[VEA TAMBIÉN: Lumina Copper informa disminución temporal de dotación en Caserones]

Vinculado a este punto, el presidente del Instituto consideró que “si la opinión pública, los organismos de poder como el Gobierno o la Justicia, o las voces representativas de la sociedad (Municipalidades, Asociaciones Profesionales, y otros) no actúan apresuradamente y sin medir consecuencias, la minería podría seguir operando, quizás no al 100%, pero no tan lejano de ese valor, hasta el término de la crisis sanitaria”.

Importancia de la continuidad

Juan Rayo comentó que el IIMCh “valora los esfuerzos de empresas y profesionales por mantener la producción en épocas de catástrofe natural (terremotos, tormentas) y grandes conflictos sociales (deserción de profesionales extranjeros en década del 70, paralizaciones extremas y otras). Nuestros objetivos institucionales han sido siempre engrandecer la minería del país, destacando sus méritos y tratando de mitigar sus defectos. Creemos que en este momento operar la minería es mantener el motor de la economía aceitado y listo para volver a recalentarse cuando todo este drama termine”.

[VEA TAMBIÉN: MINERÍA CHILENA apoya a sus clientes ante la crisis del COVID-19]

De igual forma, manifestó que “la economía no puede colapsar, con una minería activa se puede generar riqueza y divisas para mantener el país sin una catástrofe económica, además de la sanitaria”, haciendo hincapié en que “cuando se indica que la minería es el motor de la economía chilena, no se trata de un eslogan politiquero, es una realidad y que se podría demostrar en esta crisis. Si salimos bien de ella, la minería podrá tener mucha mayor legitimidad para enfrentar a los opositores de diversa índole que están impidiendo su desarrollo pleno”.

Finalmente, el profesional minero indicó que “el IIMCh, celebra todas las medidas que ha tomado la industria minera, con el propósito de cautelar la salud y seguridad de sus trabajadores y apoya la mantención de la operación de la minería chilena, tomando todas las salvaguardas que sean convenientes y acatando las instrucciones de la autoridad sanitaria, pero no propiciando cierres en forma anticipada e innecesaria”.