(Pulso-La Tercera) Rebaja de contribuciones, depreciación instantánea, sobretasa a propiedades y un nuevo impuesto a los servicios digitales, estarán entre las medidas que empezarán a regir este año, una vez que entre en vigencia el proyecto de modernización tributaria que fue despachado ayer por el Congreso.

En sendas votaciones la Cámara de Diputados y el Senado aprobaron la última materia que estaba pendiente, como era el informe de la Comisión Mixta, luego que los diputados rechazaran un artículo del Senado sobre procedimiento de reclamación del impuesto verde.

Fue así como tras año y medio el gobierno, con un segundo ministro de Hacienda, logró llegar a puerto con su propuesta de modificaciones tributarias, que no obstante mutó bastante de un semestre a otro.

Cierto es que este proyecto tributario ha sido el de más larga discusión desde 1990, con 524 días, seguido de lejos por los 287 días que tardó la primera norma para combatir la evasión y elusión en 2000. De acuerdo a este cálculo de la Subsecretaría de Hacienda, la reforma del gobierno de Bachelet, que implicó un fuerte remezón estructural al sistema, tardó 154 días en ser tramitada en el Congreso.

“Este proyecto lleva harto tiempo, hubo reformulaciones importantes y logró un apoyo importante en ambas cámaras. Quiero recalcar que se trabajó duro en una buena propuesta, ya que esto mantiene todos los elementos positivos del proyecto de modernización tributaria original del gobierno, que simplifica nuestro régimen tributario”, manifestó el ministro del ramo, Ignacio Briones.

Efectivamente el proyecto original era fiscalmente neutro, retornaba al sistema de integración 100% y modificaba la norma antielusión, temas que habían sido alterados por la reforma del gobierno anterior. Estallido social y cambio de ministro, entre medio, obligaron al gobierno a negociar con la oposición y no insistir, ni con la integración ni con los cambios a la norma antielusión, y por otro lado se mantuvo un régimen especial para las pymes y se creó un nuevo impuesto a los bienes inmuebles de un avalúo superior a los $400 millones que significará una recaudación de US$2.200 millones en régimen.

“Seis de cada diez pesos de la mayor recaudación provendrán del sector de mayores ingresos” acotó el secretario de estado.

En cuanto al proceso de entrada en vigencia, la autoridad comentó que demorará cerca de un mes: “El proyecto tiene que ir al Tribunal Constitucional porque tiene algunas partidas que tienen quórum de ley orgánica, luego procederá a la promulgación. Yo diría que en marzo va a ser ley de la República y comenzará a operar con plena vigencia”.

De esta forma, hay medidas que ya empezarán a regir en 2020, como la rebaja de contribuciones para los adultos mayores de manera gradual dependiendo del nivel de renta, que debería aplicarse en la primera cuota de este año, en abril. Lo mismo ocurriría con la sobretasa de las viviendas, que se aplicará en este mismo cobro, incluso para quienes bajo el mismo rut sean propietarios de inmuebles que sumados enteren los $400 millones de avalúo fiscal.

El cobro de los impuestos digitales por uso de servicios como Netflix, Spotify u otros entrará en vigencia 3 meses después de publicada la norma, lo cual sería en junio.

Una norma que viene en forma retroactiva es la depreciación instantánea y acelerada que regirá para todas aquellas compras de activos fijos a partir de octubre del año pasado.

Claves del proyecto de reforma tributaria

Nuevo régimen Pro Pyme

– Aumenta el umbral para inscribirse en este nuevo sistema más simplificado a empresas con ventas por hasta 75 mil UF anuales, incorporando a firmas medianas.

– Tributarán por una tasa de 25%.

-Se establece depreciación instantánea.

Grandes Empresas

– Mantendrán régimen semi integrado con 65% de crédito contra impuestos finales.

– Mantiene tasa de impuesto Primera Categoría en 27%

– Se fija como tasa máxima a propietarios un 44,45%

– Depreciación instantánea para el 50% de inversión en activos fijos hasta el 31 de diciembre de 2021. Y el restante 50% puede optar a depreciación acelerada.

Rebaja de contribuciones a Adultos mayores

– Se exime del pago de contribuciones a adultos mayores con ingresos hasta $650.000.

– Se rebaja en 50% del impuesto a quienes cuentan con ingresos entre $650.000 y $1..400.000.

– Se amplía tope del avalúo fiscal de $100 millones a $171 millones.

Nuevo impuesto a bienes inmuebles

-Se fija una sobretasa para todos los bienes inmuebles sobre $400 millones de avalúo fiscal en tres tramos desde 0,075% hasta 0,275%. Este impuesto recaudará US$156 millones.

– Se pagará de forma anual igual que las contribuciones.

– Aplicará a partir de este año.

– Se sumarán en un mismo rut todas las propiedades.

Aumento de impuestos

– Se suma un nuevo tramo de impuestos a 40% para los ingresos personales anuales sobre $184 millones o $15 millones mensuales. Recaudará US$146 millones

– Se crea un nuevo impuesto a los servicios digitales. Recaudará US$241 millones.

– Se establece la boleta electrónica obligatoria. Recaudará US$934 millones.

Fondos de Inversión Privados

– Se incorporan nuevos requisitos a estos instrumentos que tendrán que estar integrados por 8 aportantes no relacionados con hasta 20% de participación. Recaudará US$75 millones.

Término de beneficios

– Se restringirá el uso del market maker. Recaudará US$215 millones.

– Se eliminará gradualmente la devolución por empresas con pérdidas tributarias hasta cerrar esta posibilidad en 2024.

Nuevo organismo

– Crea una Defensoría de los Contribuyentes para personas con hasta $1.500.000 de ingresos mensuales. Significará un gasto por US$3,3 millones.

Regiones

– Habrá un aporte a las regiones de 1% de los proyectos de inversiones sobre US$10 millones que se dividirá en tres partes para el Fondo de Desarrollo Regional, región y comuna.