Con reservas de mineral estimadas de 157 millones de toneladas y una ley de cobre de 0,75%, este jueves se dio inicio oficial a la producción de Recursos Norte, nuevo sector de operación de El Teniente que, una vez en régimen, aportará cerca del 20% del mineral que a diario procese esta división.

Autoridades del sector minero y ejecutivos de Codelco recorrieron la faena que permitirá mantener los actuales niveles de producción y aumentar los excedentes que esa división entrega al país, ello mientras se desarrollan otros proyectos a mayor profundidad y que permitirán extender en 50 años la vida productiva del yacimiento.

“Estamos frente a un proyecto extremadamente importante para esta División- que es una de las más productivas de Codelco- y además en esta administración ha logrado dos cosas que son cruciales: El proyecto se ha hecho con menos recursos de lo que se había programado y además se ha construido mucho antes de lo programado”, destacó el ministro de Minería, Baldo Prokurica.

Recursos Norte, proyecto que forma parte del Plan de Desarrollo El Teniente, inicia sus operaciones con 15 meses de anticipación respecto de su plan original, que contemplaba su partida para noviembre próximo. Este hecho, sumado a un ahorro de cerca US$50 millones en la etapa de construcción del proyecto, permitirá a Codelco aumentar en más de US$300 millones la proyección de ganancias estimadas para la iniciativa.

Al respecto, el presidente ejecutivo de Codelco, Octavio Araneda, manifestó que a partir de 2024 la estatal en su conjunto “entregará anualmente US$1.000 millones adicionales de excedentes y hará un esfuerzo mayor para reducir en 20% las inversiones en proyectos, unos US$8.000 millones, viabilizando nuestro futuro”.

Desde la Corporación resaltaron que el adelantamiento de la entrada en operación del proyecto se logró gracias a aumentos históricos en los ritmos de explotación de sectores de la mina aledaños al proyecto, la optimización de los procesos de licitación y el incremento de la velocidad de construcción.

Durante la visita a El Teniente, las autoridades también dieron inicio a las obras de construcción del nuevo túnel de acceso al yacimiento, que tendrá una longitud de 3,5 kilómetros y doble vía, y que a partir de 2022 -cuando esté operativo- será el acceso principal a la mina y clave para el futuro de El Teniente.

Inversión y aporte de Recursos Norte / Infografía del proyecto

– Significó una inversión de US$759 millones. Inició su construcción en abril de 2018 y su entrada en operación estaba prevista para noviembre de 2020.

– La construcción generó 1.100 puestos de trabajo y para su operación se contempla una dotación de unas 250 personas, provenientes de sectores de la mina subterránea que hoy están en funcionamiento.

– En régimen aportará cerca del 20% del mineral que a diario procesa El Teniente.

–  Las reservas de mineral estimadas son de 157 millones de toneladas y una ley de cobre de 0,75%.

– El método de explotación es el de panel caving y preacondicionamiento, una tecnología en la que El Teniente es líder a nivel mundial.

Nuevo túnel de acceso / Infografía de la obra

– Como parte de los proyectos que darán otros 50 años de vida productiva a El Teniente, la división inició la construcción de un nuevo túnel de acceso a la mina subterránea, Adit 77, el cual será el acceso principal al yacimiento.

– El nuevo Adit 77 será el eje de la transformación de mina El Teniente, permitiendo la implementación del nuevo modelo de mantención centralizada apuntando a la baja de costos y con ello al aumento de la competitividad del yacimiento.

– Este túnel, a diferencia del actual, será bidireccional y tendrá una longitud de 3,5 km. Es el equivalente a construir un nuevo túnel El Melón, pero en plena Cordillera de Los Andes. La inversión es de US$ 49 millones y deberá estar en operaciones el segundo semestre de 2022.

– El túnel toma como condición base el concepto de “mina iluminada”, es decir, replica un estándar de túnel de carretera en cuanto a iluminación y GPS, que permite más seguridad y eficiencia. Además, dará flexibilidad para la mantención adecuada de la infraestructura vial e hídrica de la mina, convirtiendo al antiguo túnel -Adit 71- en una galería focalizada en servicios.