(Pulso-La Tercera) La productora estatal Yacimientos de Litio Bolivianos (YLB) planea aplicar límites estrictos a la inversión extranjera en la extracción y procesamiento del metal clave para la producción de baterías de vehículos eléctricos, dijo a Reuters Juan Carlos Zuleta, el nuevo gerente ejecutivo de la compañía.

En su primera entrevista a un medio internacional tras su designación este mes, Zuleta, un experto en litio que trabajó en Chile y Bolivia, dijo que un acuerdo con una firma alemana que fue suspendido el año pasado permanecería paralizado, mientras que un convenio con una empresa china estaba siendo reevaluado.

“Es importante para la comunidad internacional saber que la ley boliviana dice que el litio debería ser extraído y procesado por bolivianos”, dijo el gerente en una entrevista. “Ahora estamos acá para cumplir con la ley”, añadió.

Zuleta hacía referencia a una medida sancionada durante el gobierno del expresidente socialista Evo Morales, que renunció a su mandato y abandonó el país en noviembre tras denuncias de irregularidades en las elecciones que había ganado.

El ejecutivo dijo que Bolivia en el corto plazo no firmaría acuerdos que permitan a empresas extranjeras con mayor desarrollo productivos ingresar al país y ayudar a impulsar la producción. En cambio, buscaría fortalecer el “know-how” local y trabajar con asesores especializados internacionales.

Bolivia, Chile y Argentina conforman el denominado “triángulo del litio” de Sudamérica. El Servicio Geológico de Estados Unidos estima que Bolivia posee 9 millones de toneladas de recursos de litio identificados debajo de sus mundialmente conocidas salinas, entre las que destaca el Salar de Uyuni.

Sin embargo, durante los tres mandatos de Morales la industria del litio registró limitados avances debido a la falta de especialistas bolivianos, el rechazo a la actividad de comunidades locales y condiciones más hostiles y costos de extracción más elevados que en su vecino Chile.

Según analistas, muchos de esos obstáculos aún existen, lo que sumado a los bajos precios en el mercado internacionalo harán del desarrollo de una industria comercial del metal en Bolivia una tarea difícil en el corto plazo.

Zuleta dijo que podría impulsar el desarrollo de conocimiento técnico en el país a través de una red global de especialistas, a la vez que saca provecho de tecnologías nuevas y poco probadas como la extracción directa de litio.

Bolivia ha estado produciendo cerca de 400 toneladas métricas de litio por año en un sitio de prueba, dijo el gerente de YLB, que agregó que si bien el volumen es mínimo, la producción debería crecer de manera rápida. “Supongo que si todo sucede de la manera que esperamos que suceda, podríamos llegar a alcanzar la meta de producir cerca de 50.000 toneladas en los próximos cinco años “, explicó.

El titular de la empresa estatal agregó que un acuerdo firmado con la empresa alemana ACI Systems durante el gobierno de Morales, pero descartada el año pasado, continuaría sin estar en vigencia. “No vemos en el futuro cercano ninguna posibilidad de reactivar ese tipo de acuerdo”.

Un convenio con la firma china Xinjiang TBEA también estaba siendo analizada, aunque el gerente tiene la esperanza de que podría avanzar, bajo las condiciones adecuadas. “No vamos a abandonar este proyecto”, dijo Zuleta sobre la construcción de una planta de litio con una capacidad de 15.000 toneladas por año. La planta debería estar terminada para fines de este año y operando a máxima capacidad uno o dos años tras su construcción, agregó.