La décima versión de la Deep Sea Summit (13 -14 de mayo 2020) reunirá en Londres, Inglaterra, a los desarrolladores de iniciativas de minería submarina profunda, con la promesa de que pronto habrá una inflexión significativa en esta actividad que tuvo un 2019 para el olvido, con los fracasos de Nautilus Minerals, en Papúa Nueva Guinea (Solwara 1), y de Global Sea Mineral Resources (Patana II), en el Océano Pacífico (Clarion-Clipperton).

El foco de la conferencia no está sólo en minería, sino que también en petróleo, dragado profundo y otras actividades en aguas profundas.

Sus organizadores dicen que a medida que se avanza en el desarrollo de operaciones de minería submarina, las empresas mineras trabajan para encontrar fórmulas que les permitan superar los desafíos técnicos y ecológicos, mientras los países islas en vías de desarrollo observan con interés.

Así, en la medida que se incrementa la demanda por metales y minerales, más allá de lo que pueden proveer los recursos terrestres, nuevos avances tecnológicos y el desarrollo técnico ayuda para avanzar en esta actividad.

Quienes deseen mayor información sobre el evento pueden visitar www.deepsea-mining-summit.com