“El principal desafío que tiene Chile es recuperar su atractivo para las inversiones” Sergio Jarpa, presidente de Voces Mineras A.G.

El titular de la asociación gremial hace un balance de lo que fue 2019 y aborda los desafíos que siguen pendientes, entre ellos, la certeza jurídica que necesitan los proyectos.

(Voces Mineras A.G.) Los buenos resultados en producción hacen que 2019 haya sido un buen año para la minería en general, opina Sergio Jarpa, presidente de Voces Mineras A.G., quien no obstante saca de esa ecuación a Codelco, cuyos excedentes disminuyeron de manera importante en este periodo. Ése es uno de los aspectos que el representante aborda en esta entrevista, donde hace un balance del año y analiza los desafíos que quedan por delante.

“2019 fue un buen año para la industria minera en general, si lo evaluamos por los resultados. Desafortunadamente Codelco no ha sido parte de esa bonanza; sus excedentes se redujeron en forma significativa y se ha visto envuelta en algunos procesos ingratos de algunos ejecutivos, que esperamos se resuelvan”, sostiene.

¿Lo de Codelco refleja el inicio de lo que usted llamó “tormenta perfecta” para la empresa?

Estos son los primeros vientos fuertes de la tormenta. La nueva administración enfrentará tiempos difíciles los próximos tres-cuatro años. No es descartable una importante caída de producción en el mediano plazo, y en el largo plazo esta condición podría agravarse en la medida que la situación que está viviendo el país impacte la disponibilidad de recursos de capital para los proyectos de Codelco. Porque con el objeto de satisfacer las necesidades y demandas sociales, el Gobierno ha tenido que echar mano a recursos que no tenía contemplado gastar, y dentro de eso pueden verse afectados los recursos que requiere Codelco para sus inversiones.

¿En qué se refleja que 2019 fue un buen año para la industria minera en general?

En la producción. El principal productor, Escondida, seguido de Collahuasi, Pelambres y Centinela que son las compañías privadas más importantes, han tenido un buen nivel de producción, superior al año anterior. Eso es bueno para las empresas y también para el país, porque en la medida que las compañías tengan más producción, mayores son sus utilidades y pagan más impuestos –y más royalty–. Están cerrando un buen año y afortunadamente la crisis social no ha impactado a las mineras; no ha habido importantes interrupciones en la producción, aunque se han reportado algunos atrasos en proyectos como QB2 y Spence, por problemas de transporte, al no disponer de escoltas para transportar carga sobredimensionada, lo que afectará el calendario de estos proyectos. Pero esperamos que eso no sea tan relevante.

Inversiones y certeza

¿Cómo ve las inversiones mineras? Se habla de una cartera de más de US$70.000 millones en los próximos diez años…

Esas estadísticas optimistas son un “wishful thinking”, es decir, más un me gustaría que ocurriera. Pero si vemos la realidad, algunas de esas inversiones están teniendo dificultades. La más reciente que se reporta es la de NuevaUnión, proyecto que ni Teck ni Newmont tienen entre sus prioridades. Reflejo de eso es que acaban de despedir a más de la mitad de sus trabajadores y cuando dicen que el proyecto lo van a optimizar, en castellano eso significa que el proyecto se retrasa o no va. Ahí estamos hablando de US$6.000-7.000 millones menos de la lista.

                                                           

    Zona del proyecto Nueva Unión, que anunció su reformulación. 

Igualmente, El Abra es un proyecto que se sigue estudiando y reestudiando, pero sabemos que Freeport McMoRan –que es dueño del 51%– tiene otras prioridades de desarrollar proyectos en Estados Unidos, Arizona; y Codelco –que es dueño del 49%– no tiene fondos para sus propios proyectos, menos va a tener para El Abra.

¿La crisis social de las últimas semanas puede afectar la llegada de inversiones a la minería?

Cualquier escenario de incertidumbre hace que las decisiones de inversión se posterguen hasta que esa incertidumbre desaparezca o disminuya. Nadie va a invertir grandes cantidades cuando hay incerteza como la que enfrenta el país, agregado a lo que viene hace años, que es el problema de los permisos y la falta de certeza jurídica, que se da cuando aun obteniendo los permisos de los organismos pertinentes, aparece otra instancia como la Corte de Apelaciones, la Corte Suprema o el Tribunal Ambiental, y sencillamente deja sin efecto las autorizaciones.

Por otro lado, dadas las necesidades adicionales de recursos que hoy tiene el Estado, éste va a recurrir a todo lo que pueda, y claramente la minería está en la mira.

Hay parlamentarios que lo están planteando directamente.

Hay opiniones, algunas más respetables que otras, que consideran que hay espacio o necesidad de mirar si se puede recargar un poco más a la minería para obtener recursos adicionales, para satisfacer las crecientes demandas sociales. Hay algunos que han planteado que la minería financie algunas necesidades específicas como la condonación de la deuda del CAE, por ejemplo. Eso me parece poco realista, porque los impuestos van a una caja común y es el gobierno el que decide en qué se gasta. Pero la minería no va a salir indemne de esta situación.

Temas Pendientes

¿Cuáles son los temas que quedan pendientes para el próximo año?

El principal desafío que tiene Chile es recuperar su atractivo como destino de inversiones en minería, que en gran medida lo ha perdido. Se requiere algo más que el potencial geológico, y en algunos años más Chile no va a tener la ventaja del potencial geológico, porque otros factores como el sistema tributario, la permisología, la certeza jurídica, no están contribuyendo a que Chile siga siendo un país atractivo para invertir.

Otro tema pendiente es la urgencia de una Política Minera, la necesidad de aumentar el valor que la minería aporta al país, para seguir contribuyendo a la calidad de vida de los chilenos.

A su juicio, ¿esos temas debieran zanjarse en una mejor institucionalidad minera?

Aquí hay otro signo de interrogación, que es la nueva Constitución, que puede afectar la minería en la medida que se pretenda poner en duda el derecho de propiedad de los recursos mineros, energéticos, de agua…Donde hay que ser más cautos es en las leyes sectoriales que se derivan y que se relacionan con estos temas, porque cualquier signo de incertidumbre afecta el atractivo de un país para que inviertan en él. Nadie dice que hay que bajar los estándares ambientales o no cautelar que sea una actividad sustentable, pero una vez que se satisfagan esos requerimientos debe haber certeza jurídica. En casi todos los países mineros, cuando se obtiene un permiso, ese permiso está tallado en piedra…

Hay cierto consenso en que falta mejorar el acceso a la propiedad minera. ¿Eso cómo se puede lograr?

Éste puede ser un aspecto que se aborde en la nueva Constitución, pero hay que hacerlo de manera que haya un equilibrio entre dar certeza al inversionista de que no le expropiarán su propiedad minera, pero a su vez evitar el acaparamiento de propiedad con fines especulativos a un costo casi cero, que es lo que ocurre en Chile. Éste es el único país minero que no exige que se haga algo en una pertenencia minera y que tiene el costo más bajo para retenerla en patentes de exploración y explotación.

¿En qué otros temas hay que enfocarse para que Chile recupere el atractivo para la inversión?

En lo que hemos fallado…es cosa de ver lo que ha ocurrido en casos tan paradigmáticos como Dominga, en que no se respetó la institucionalidad e intervino el factor político, o en Mina Invierno, que obtuvo todos los permisos y éstos fueron anulados y la mina tuvo que cerrar y despedir a los trabajadores. Eso muestra incerteza jurídica y un sesgo que hay que revisar.

En lo gremial, ¿qué balance hace?

Como Voces Mineras participamos en muchas discusiones, en publicaciones. Hicimos un foro sobre nuevas tecnologías que están disponibles para la minería, que tuvo mucho éxito tanto en asistencia y calidad de los expositores, como en su evaluación posterior. Teníamos programado hacer otro foro sobre licencia social para operar, pero debimos cancelarlo debido a la coyuntura y esperamos hacerlo a principios del próximo año.

   Voces Mineras organizó un exitoso foro sobre nuevas tecnologías para la minería.

Hemos seguido de cerca un tema que está todavía pendiente, que es el de las fundiciones y el caso de Ventanas en particular. Ahí hay algo que definir y mirar con mucha objetividad. De Ventanas, debemos decir que es una de las primeras fundiciones que cumplió con la normativa ambiental vigente y no se ha demostrado que sea el principal factor contaminante en la zona de Quintero-Puchuncaví. Pero también hay que ver la rentabilidad de la operación. Es un dilema que no es fácil, pero que hay que resolver.

Dado que somos un grupo importante de profesionales con experiencia y conocimiento de la industria minera, estamos disponibles para participar y colaborar en todo lo que contribuya a que una minería sustentable pueda seguir aportando significativamente al bienestar de los chilenos.

Comentarios

Conectate con