(El Mercurio) Un fuerte remezón se vivió en las oficinas del proyecto NuevaUnión, cuando se dio a conocer la desvinculación de buena parte de los trabajadores asociados a la iniciativa, unas 80 personas, de las casi 120 ligadas a los estudios del proyecto.

Se trata de una de las iniciativas mineras de mayor inversión vistas en el país, que contempla la construcción de dos fases, una estimada en unos US$3.500 millones y otra en US$3.700 millones. El proyecto nació tras la creación de la empresa conjunta de las compañías Teck y Newmont Goldcorp que combinan sus iniciativas Relincho y El Morro.

La información se dio luego de que la empresa confirmara que decidió realizar un proceso de optimización del proyecto en 2020, incluyendo la evaluación de alternativas de puerto asociadas, decisión que trae aparejada la suspensión del estudio ambiental, el cual estaba programado para fines de este año.

[Sigue leyendo este tema en la edición impresa del diario]