(El Mercurio) Con preocupación están viendo en la minera canadiense Teck, el desarrollo de la crisis social que enfrenta el país. Esto, por los efectos que podría tener en su principal inversión en Chile, Quebrada Blanca Fase II (QB II), iniciativa valorada en más de US$ 4.700 millones, y ubicada en la Región de Tarapacá.

Consultado por si las movilizaciones impactarán el megaproyecto, el vicepresidente senior de relaciones con inversionistas y análisis estratégico de Teck, Fraser Phillips, comentó: “Seguro. Indudablemente tendrá un efecto en QB II (…) por lo que habrá algunos efectos allí, probablemente ambos, potencialmente tanto en el calendario como el costo”.

[Puede seguir leyendo esta noticia en https://digital.elmercurio.com/2019/12/06/B/9E3N56QI#zoom=page-width]