(Emol) Desde que estalló la crisis social, el dólar ha escalado en el mercado cambiario local a cifras nunca antes vistas. De hecho, el jueves marcó un nuevo máximo histórico cuando alcanzó los $829, anotando una crecida de $117 desde el pasado 18 de octubre.

Si bien, el Banco Central había adoptado medidas en los últimos días para paliar en parte la escasa oferta y exceso de demanda, el jueves debió profundizar sus herramientas y anunció que intervendrá en el mercado de divisas con un monto de hasta US$20 mil millones a partir de este lunes y hasta el 29 de mayo de 2020.

Tras el anuncio, el mercado reaccionó. El dólar cerró el viernes con una baja de $19, aunque las dudas entre los expertos respecto a si las medidas del ente rector podrán contener la apreciación del billete norteamericano continúan, sobre todo si el mercado persiste con la desconfianza económica, política e institucional producto de la situación que vive el país.

Y es que, según explican los analistas, el dólar funciona como un “barómetro” de la fortaleza de la economía local: si no hay claridad respecto al rumbo que tomará la crisis, el tipo de cambio podría seguir escalando, mientras que si las negociaciones políticas logran dar luces de avances para términos de acuerdos y fin a la violencia, el dólar podría retroceder.

Hasta ahora, los mercados han reaccionado positivamente a la intervención del Banco Central, pero nada asegura que esta confianza pueda mantenerse en el tiempo.

Los factores

Pero ¿qué factores influyen a que el dólar se aprecie en contexto de crisis? Según expuso a Emol el ex tesorero de la República, Hernán Frigolett, hay dos razones principales: “Una que efectivamente producto de la situación de crisis lo que estamos teniendo es que las personas buscan unidad monetaria que sea un refugio”.

Es decir, continuó, “ante cualquier iniciativa que pueda ocurrir, eso permite tener un capital que es válido en Chile o en cualquier parte del mundo. Entonces, en ese sentido, tener siempre una cantidad de dólares para algunos sectores es una forma de diversificar el riesgo frente a la coyuntura de futuros inciertos”.

Y por otro lado, Frigolett señaló que “lo que estamos viendo en la economía también impacta fuertemente a un mercado que es muy sensible a las variaciones que puedan presentar los flujos de oferta y los flujos de demanda (…), entonces lo que tenemos es un exceso de demanda (de dólares) que ha presionado fuertemente al alza”.

“Ese yo creo que es un diagnóstico con el que ha estado operando el Banco Central para anunciar un plan de intervención de seis meses con una buena cantidad de millones de dólares que van a estar inyectándose en el mercado”, añadió.

Por su parte, el director del centro de estudios en Economía y Negocios de la UDD, Cristián Echeverría, afirmó que la explicación es simple: “Cuando hay incertidumbre, el riesgo país sube. En este caso, tenemos incertidumbre de la peor de todas, es decir, la suma de incertidumbre económica, social, política e institucional. Las cuatro juntas. Eso es lo que más afecta adversamente la perspectiva de los inversionistas en cualquier país”.

“Los inversionistas que antes compraban acciones chilenas, que antes tenían bonos de la Tesorería General de la República o bonos de empresas chilenas, depósitos a plazo, cuotas en fondos mutuos o lo que fuere, liquidan, reasignan portafolios desde Chile a otras inversiones en otras partes del mundo en otras monedas. Y para hacer esos traspasos de capitales necesitan convertir pesos a dólares, por lo tanto hay un aumento abrupto de la demanda por moneda extranjera que hace que su precio suba”, dijo.

Para el gerente general de Ruvix, Sergio Tricio, en tanto, el atractivo que tiene el dólar en situaciones de crisis dice relación con que “siempre ha sido un activo refugio en economías emergentes” como la chilena, por lo que si existe una situación de riesgo de cambio en su contexto económico, político o social, los inversionistas tienden a refugiarse en el billete verde para sacar sus capitales del país. Y en eso, aseguró, “influyen muchísimo” las discusiones y decisiones políticas.

“Hoy día el mercado está mucho más sensible a cualquier señal en uno y otra dirección. Por esa razón que hoy el dólar esta tan volátil y está hoy día subiendo y cayendo a niveles extremos”.

Interpretación del mercado

Respecto a cómo se interpreta en los mercados extranjeros esta depreciación del peso chileno frente al dólar, Echaverría indicó que la salida de capitales “es una señal clave”, agregando que en general “la fortaleza de una moneda está vinculada a la fortaleza de la economía en la cual opera esa moneda”.

En ese contexto, según Tricio, “Chile es más barato para el inversionista extranjero, por lo tanto precisamente eso puede contener la compra de dólares de hoy en día”.

Entonces, agregó, “lo que hoy día están vendiendo probablemente son más extranjeros y lo que están comprando son más bien chilenos que situación en carne propia y que se ven complicados ante el escenario que estamos viviendo”. Escenario que a la vez también podría ser beneficioso para el turista extranjero, apuntó Frigolett, siempre y cuando la situación política y social se vaya estabilizando.

“La economía chilena podría más competitiva para los turistas que ayer. El costo del turismo para los extranjeros va a estar medianamente moderado”, comentó.

¿Y qué se espera de la intervención del Banco Central?

Según manifestó el presidente del Banco Central, Mario Marcel, la intervención que comenzará el lunes tiene como objetivo reducir “lo que estimamos como un grado excesivo de volatilidad en el mercado cambiario”, y que aquello es importante ya que “con variaciones muy extremas del tipo de cambio, la información en el proceso de formación de precios se dificulta significativamente y, por lo tanto, esas señales de precios o la ausencia de esas señales claras de precios, también van incidiendo sobre las decisiones de los agentes económicos”.

Dicho eso, recalcó que con medidas como la anunciada el Banco Central puede reducir la volatilidad del billete verde y contener “algo de esa incertidumbre”, pero, subrayó, “no tenemos la capacidad de influir sobre los orígenes de la misma” que es la “un grado creciente y persistente de crispación en el país”.

En esa línea, según Echeverría, si la desconfianza de los mercados persiste, no hay mucho que el Banco Central pueda hacer, ya que pese a la magnitud de los US$20 mil millones que inyectará, el ente rector es “chico” en comparación ” la profundidad de los mercados financiaros”.

Por ello, “es fundamental ver qué es lo que pasa con la evolución del proceso social (…). La percepción actual de la gente, de los consumidores y de la confianza empresarias, es comparable a la crisis subprime en la profundidad de la caída de la confianza”.

“La confianza es clave. Imagínate un evento terrorista de alto vuelo que ocurra en los próximos días, el tipo de cambio puede subir de nuevo para arriba, no importan cuántas divisas metas al mercado”, añadió Echeverría.

De todas formas, Tricio afirmó que “tiendo a pensar que por el movimiento que vimos el dólar debiera tender a caer en las próximas jornadas. Creo que la decisión del Banco Central fue potente. Creo que el mercado le está creyendo al Banco Central”, aunque expuso que “hoy día estamos en un escenario muy incierto”.

Mientras que Frigolett apuntó que el flujo con el que intervendrá el banco es “importante” por lo que “creo que va a amortiguar estas presiones alcistas, porque va a haber una oferta contundente en el mercado. Creo que va a seguir bajando y se va a buscar una estabilización que esté en torno a los $800 y $780, que debiera ser un valor más razonable para lo que queda de este año y para el primer semestre del próximo”.