(El Mercurio) Ningún evento de los últimos años ha afectado tanto las expectativas empresariales como la crisis social que inició el 18 de octubre pasado. Así lo registra el Indicador Mensual de Confianza Empresarial (IMCE), el reporte que mensualmente preparan Icare y la Universidad Adolfo Ibáñez para medir la evolución de las expectativas económicas de los empresarios y altos ejecutivos de empresas chilenas.

De acuerdo a su entrega de noviembre, el IMCE alcanzó un nivel de 36,58 puntos, con un descenso de 14,94 puntos respecto del mes anterior. Son dos récords históricos: desde su instauración en 2003 el IMCE nunca había llegado a un nivel tan bajo y nunca había tenido un desplome tan profundo como el ocurrido en el último mes.

[Sigue leyendo este tema en el diario]