Sectores económicos de Chile proyectan caídas ante crisis y CChC cifra en US$4.579 millones daños en infraestructura

La Cámara de Comercio de Santiago, la Cámara Chilena de la Construcción, la Sociedad Nacional de Agricultura, la Sofofa y la Sociedad Nacional de Minería expusieron sus nuevos cálculos de actividad para 2019 y 2020 post estallido social.

(Emol) “El año 2020 está marcado por la incertidumbre”, coincidieron cinco líderes de cinco sectores económicos del país. Así, en medio de una nueva jornada de protestas, la fuerte subida del dólar y la caída en las expectativas de la actividad del país, diversos representantes de áreas productivas de Chile actualizaron sus expectativas económicas para 2019 y 2020 tras el estallido social.

El primero en dar sus apreciaciones en el usual encuentro organizado año a año por la Cámara de Comercio de Santiago, fue Álvaro Merino, gerente de Estudios de la Sociedad Nacional de Minería (Sonami). “La caída en el PIB minero va a continuar acentuándose, lo que implica menor producción de cobre, hierro y molibdeno”, dijo además de proyectar que la economía nacional se expandirá 1,7% en 2019 y 2% en 2020.

Lo anterior, después de comentar que durante los primeros nueve meses del año, es decir, antes del inicio de la crisis, la actividad de su sector ya había disminuido 0,8% “debido a la fuerte contracción del primer trimestre”. Caída que volverá a darse en los últimos tres meses del año debido a la lata base de comparación, según explicó.

Con todo, considerando los efectos de la guerra comercial, la caída en la producción, la baja en el precio del cobre, la menor demanda de China y el estallido social, Merino proyectó que el PIB minero de Chile se contraerá entre un 1% y un 1,5% en 2019, alcanzando una producción de cobre cercana a las 5.750.000 toneladas y un precio promedio de la libra de US$2,70.

Respecto a 2020, “para el sector proyectamos un leve crecimiento en torno a un 1% con una producción cercana a los 5.800.000 toneladas con un precio de la libra de cobre entre US$2,65 y US$2,75”, calculó.

Sector comercio: cierres, pérdidas y despidos

El gerente de Estudios de la Cámara de Comercio de Santiago, George Lever, recalcó que su sector es uno de los más afectados con las protestas, los saqueos y la crisis. De hecho, de acuerdo a cifras de la CCS, el costo total estimado por robos es de US$908 millones, mientras que las ventas han registrado pérdidas de US$568 millones. Lo anterior, siempre considerando al mundo pyme y a las grandes empresas, tendría un número potencial de trabajadores afectados por locales cerrados de 320.742.

“Si bien a la fecha no tenemos información de que hayan pérdidas de empleo concretas, es posible, sobre todo en micro comercio, que los mismos dueños estén arriesgando su actividad económica. Probablemente en las próximas semanas o meses vamos a empezar a ver algo que hasta ahora el comercio está intentando resistir: despidos”, dijo Lever.

Así, de la mano con los negativos efectos, el gerente de Estudios dijo que “la proyección para este año en este minuto se ha ido prácticamente a cero, incluso levemente negativa (…) en promedio una caída que para este año podría estar en torno al 1%”, por debajo de la subida en torno al 1,5% que estaba proyectada para 2019.

Lever recalcó que el crecimiento del comercio en octubre será negativo (entre -2% y -4%) y que para noviembre y diciembre “es muy probable que también tengamos contracciones”. Situación compleja considerando que “se esperaba que estos meses fueran los mejores del año, algo que ya claramente no ocurrió”, sostuvo.

Respecto a 2020 dijo que “aún es prematuro hacer proyecciones porque el escenario se abre de una forma extraordinaria pensadndo hacia dónde podría avanzar la situación política del país, pero sin duda que será un escenario de menos crecimiento en relación a lo que se esperaba… crecer en torno al 1 o 2% sería un buen indicador”.

Construcción corrige a la baja sus proyecciones

Javier Hurtado, gerente de Estudios de la Cámara Chilena de la Construcción (CChC), manifestó durante su exposición que “si uno mira hasta septiembre, a la actividad de la construcción le estaba yendo bastante bien, registrando una significativa recuperación en los meses de julio y septiembre, con un alza de 5,2% anual promedio (…) y vino la crisis”.

Así, afirmó que hasta antes del estallido social, la proyección de crecimiento que tenían para el sector era de 4% para 2019 y de 4% también para 2020. Sin embargo, en el nuevo cálculo, considerando la crisis, Hurtado corrigió las proyecciones a un 3,4% este año y a un rango entre 1,3% y 1,9% para 2020, dependiendo del deterioro de las expectativas externas.

Adicionalmente, detalló que “si uno analiza toda la destrucción de infraestructura pública hay US$2.329 millones (entre metro, veredas y calles en las ciudades de Santiago, Valparaíso y Concepción) y US$2.250 en edificios no habitacionales.

Eso da US$4.579 millones, al menos, de daños físicos reales a la fecha. Es más o menos el 15% de lo que fue el daño provocado por el 27F”. Consultado por la vía de endeudamiento fiscal como camino para reparar dichos destrozos, Hurtado opinó que “Chile está en una posición adecuada para tener deuda, van a empeorar ciertos indicadores, no me cabe duda, pero creo que en estos momentos lo importante es responder socialmente y, segundo, incentivar la actividad. Para eso hay que dar el ejemplo de inversión y, aunque cueste, hay que endeudarse”.

Proyecciones de la Sofofa

Por parte de la Sociedad de Fomento Fabril, su director de Políticas Públicas, Rafael Palacios, sostuvo que las proyecciones de la entidad corresponden a “la foto que teníamos hasta antes de las movilizaciones”. Es que “más que transmitir mensajes, en la Sofofa estamos en un proceso de la continuidad de una reflexión en el marco de un proceso de diálogo”.

“Hemos tenido un año bastante negativo, la producción manufacturera, salvo julio y septiembre, ha estado registrando actividad negativa”, expuso y agregó que hasta antes de la crisis, a septiembre de 2019 el sector manufacturero del país registraba una caída en la actividad de 0,7%. Lo anterior, versus al 4,6% de crecimiento de 2018.

De todas formas, y recalcando que el bajo desempeño del sector durante del año estuvo explicado principalmente por la incertidumbre de factores externos, Palacios adelantó que para el cierre de este año prevén una actividad con una contracción en torno al 1%. Para 2020, en cambio, el dato sería positivo y se ubicaría en torno al 1,25%, aunque “es muy difícil proyectar algo con el nivel de incertidumbre que tenemos actualmente”.

Sector agrícola: golpeado por la sequía

Considerando la “sequía sin precedentes” que ha golpeado durante este año al sector, desde la Sociedad Nacional de Agricultura no ven impactos importantes en la actividad producto del estallido social.

Así, según el jefe del Departamento de Estudios de la SNA, Francisco Gana, “ya había un ambiente bastante malo antes de la crisis”. En ese sentido, tras el inicio de las protestas el 18 de octubre, Gana aseguró que “en las agricultura las labores se están realizando con normalidad”.

“El impacto será menor que en otros sectores dado que la demanda por alimento es más inelásticas. Eso sí hay una leve incertidumbre en la logística de algunos sectores -agrícolas-, pero aún no podemos decir mucho respecto a eso”, dijo Gana. En esa línea, afirmó que la subida en el precio del dolar es favorable para el sector, sobre todo el exportador. Respecto a las proyecciones, golpeadas por la sequía, dijo que “hace un año nosotros creíamos que en 2019 el sector iba a crecer 3,1%. Ahora la proyección es de -2%”.

“Para 2020, vemos que la actividad agrícola podría caer hasta 3,7% anual, pero considerando un escenario optimista lo vemos con una subida de 1,5%. Así, nuestro escenario probable nos arroja una estimación de decrecer 1,2%”, concluyó.

 

Comentarios

Conectate con