(Pulso) La crisis social que vive el país, sus efectos y perspectivas, han sido analizadas por algunas de las empresas extranjeras que tienen presencia en Chile. Esto, tanto en sus balances al tercer trimestre como en conferencias con inversionistas.

Una de ellas es la multinacional Goodyear, cuyos ejecutivos analizaron los hechos y reconocieron algún impacto en su producción en el país.

“Lo ocurrido en Chile ha limitado nuestra producción en nuestra fábrica por algunos de los últimos días. Pero seguimos monitoreando la situación. Nuestra prioridad son nuestros asociados, mientras pasan los acontecimientos”, indicó el presidente y CEO de la compañía, Richard Kramer.

Lundin Mining, que opera la mina Candelaria, en la Región de Atacama, también analizó en su conferencia con inversionistas la situación de Chile, enfocándose en la disponibilidad portuaria, clave para su negocio.

“Desde el punto de vista operativo, estamos en camino de cumplir con la producción anual. Sin embargo, como probablemente sepan, Chile ha estado experimentando disturbios civiles generalizados que comenzaron en Santiago a fines de la semana pasada y se han extendido a otras regiones, incluido Atacama. Nuestras operaciones continúan con un enfoque en mantener la seguridad de nuestros empleados, así como el medioambiente y nuestras instalaciones. Hasta ahora, no hemos tenido un impacto material, pero la situación en Chile continúa evolucionando”, indicó la presidenta y CEO de la compañía, Marie Inkster.

Otro grupo que abordó la situación de Chile fue Principal, que en Chile controla la AFP Cuprum. El CEO de Principal International, Luis Valdés, destacó que sus sistemas están suficientemente aislados tecnológicamente como para evitar sufrir interrupciones del mercado.

“No hemos visto ningún problema de mayor importancia, ni en Hong Kong ni en Chile, ni siquiera en la última semana para Santiago. Hemos observado algunos cambios mínimos, pero nada realmente importante”, comentó el ejecutivo.

Philippe Pascal, CEO de Aéroports de Paris -que participa del consorcio Nuevo Pudahuel, que opera el terminal Arturo Merino Benítez- planteó que por ahora es pronto para analizar el efecto de las movilizaciones en el aeropuerto, pero que aún así no esperan impactos mayores. “Probablemente vamos a tener mayor claridad sobre esto para los resultados anuales, en febrero”, dijo.

El jueves, en tanto, fue el turno del CEO de la minera canadiense Teck -que opera las minas Quebrada Blanca y Carmen de Andacollo. Su CEO, Donald Lindsay, comentó que “hasta hace una semana todavía se pensaba que Chile era probablemente el líder de la región para invertir”. Pese a ello, destacó que el país ha tenido una excelente trayectoria en los últimos 30 años, donde se atrajo una importante inversión en la industria minera, por lo que tienen “fe” en que así seguirá siendo a largo plazo.