La decisión de los inversores por optar por el oro como un mecanismo de refugio ante el incierto escenario económico mundial es el tema que aborda en esta oportunidad el periodista Ignacio Cembrano, como parte de nuestra sección “Análisis de la Semana”.

El atractivo por este metal precioso se explica por el hecho que los inversionistas están buscando instrumentos que les entreguen mayor seguridad, frente a la alta volatilidad de otros activos, como acciones o monedas, y de las bajas tasas de interés que actualmente ofrecen los depósitos o bonos.

[VEA TAMBIÉN: Cobre y oro: Actuales niveles de precio se mantendrían en 2020]

Este escenario se ha reflejado por ejemplo, en que entre mayo y agosto de este año, la cotización del oro aumentó un 16,7%, pasando de US$1.283 por onza a US$1.497, un incremento similar al registrado entre diciembre de 2015 y marzo de 2016.

El dinamismo que está mostrando el mercado aurífero también está haciendo más atractivas las inversiones relacionadas con la explotación de este metal, reactivando el interés por proyectos que se habían dejado de lado.

Los invitamos a ver el video.