x

Mauricio Larraín e INCO: “Buscamos recuperar capacidad de molienda, sin superar la capacidad autorizada”

Ubicada en la Región de Coquimbo, Minera Los Pelambres de Antofagasta Minerals inició oficialmente el proyecto de expansión de Infraestructura Complementaria (INCO). De acuerdo con el presidente del directorio de la empresa, Jean-Paul Luksic, la puesta en marcha operativa está proyectada para 2021 y esperan que aumente en un 15% la producción anual de la mina.

Por su parte, el gerente general de Minera Los Pelambres, Mauricio Larraín, aclara a MINERÍA CHILENA que con este proyecto se busca incrementar la producción en 60 mil toneladas de cobre fino en promedio por año. “Eso básicamente se puede lograr recuperando la capacidad de molienda que tenemos, sin superar las capacidades autorizadas”.

El proyecto INCO significará una inversión de US$1.300 millones, que a nivel de molienda incluye:

-Un nuevo Molino SAG (semiautógeno), que se suma a los tres existentes.

-Un nuevo molino de bolas, que incrementa los seis actuales.

-Seis nuevas celdas de flotación, o celdas rougher, que se adicionan a las 49 actuales.

Proyecciones productivas y desafíos

Larraín afirma que la producción de cobre este 2019 en Los Pelambres será “levemente superior al año pasado, tal como el grupo minero también va a tener una mayor producción”. El motivo señalado por el ejecutivo responde a “condiciones más favorables en los minerales”.

Con el proyecto INCO en el horizonte, el gerente general de la faena plantea que, para que la operación de la planta concentradora no se vea afectada por la obras de expansión de capacidad, existe un plan de gestión interna para revisar las interferencias e interacciones entre la operación y el proyecto. Junto con eso, agrega que se ha intensificado el trabajo con las comunidades, con un despliegue especial en torno al nuevo proyecto.

En Antofagasta Minerals estiman que en el momento cúspide de la etapa de construcción –que tendrá lugar el próximo año- se requerirán 3.000 trabajadores. Al respecto, la empresa contempla un plan voluntario, cuya meta es la contratación del 30% de mano de obra local, principalmente de las comunas de Los Vilos, Salamanca e Illapel.

Permisos sectoriales

El 14 de febrero de 2018 el proyecto INCO logró la aprobación ambiental por unanimidad de los integrantes de la Comisión Regional de Evaluación Ambiental de Coquimbo.

Sin embrago, aún hay permisos sectoriales por aprobarse. De acuerdo con Larraín, “queda un número importante de permisos que todavía tienen que ser gestionados, acorde a los requerimientos que el proyecto tiene”. En ese sentido, asegura que se “están haciendo los esfuerzos para presentarlos a tiempo”, a modo de armonizar las proyecciones de la construcción del proyecto.

Recursos hídricos

Además de las ampliaciones en la capacidad de molienda, el proyecto INCO de Los Pelambres incluye una planta desalinizadora de agua de mar de osmosis inversa, con capacidad de 400 l/s (litros por segundo) en calidad industrial. Se situará en la zona de Punta Chungo, comuna de Los Vilos, y servirá para periodos de escasez hídrica.

Mauricio Larraín destaca en este ámbito que la faena ya cuenta “con una recuperación de un 85% de las aguas desde los tranques”, lo que posiciona a la empresa en la “vanguardia en eficiencia de agua”.

Contratistas y proveedores

En cuanto a los proveedores y contratistas, el gerente general de Minera Los Pelambres nombra a Bechtel como la principal firma contratista, en lo que respecta la construcción del proyecto. La empresa estadounidense tiene antecedentes de trabajo con Antofagasta Minerals desde 1996, por lo que se le considera un “socio histórico”.

Larraín agrega que Movitec es la empresa que actualmente está a cargo de los movimientos de tierra. En todo caso el ejecutivo de la faena explica que muchos de los proveedores “se están definiendo todavía”, tomando en cuenta que el proyecto está en una fase de ejecución inicial.

 

Comentarios

Conectate con