Díscolos de grandes sindicatos de Chuquicamata ponen en jaque a dirigentes y piden a Codelco nueva oferta de negociación anticipada

Eso, justo en momentos en que los sindicatos más pequeños -que sí aceptaron irse a la anticipada- recibieron una oferta de la estatal, que alcanza beneficios por $ 13,7 millones para cada trabajador.

(Pulso) Las diferencias frente a los procesos de negociación colectiva al interior de los sindicatos más grandes de la División Chuquicamata: el 1, el 2, el 3 y el número 1 de Antofagasta -que aglomeran a cerca de 4.500 trabajadores- se están haciendo notar.

Ello, dado a que la negativa a la negociación anticipada, ofrecida por la empresa y que se definió en una asamblea común entre todas las agrupaciones el pasado 9 de enero, no dejó a todos los trabajadores socios de dichas organizaciones satisfechos, toda vez que el sufragio se hizo a “mano alzada” y no en urna, por lo que acusan que habrían existido ciertas presiones.

Así las cosas, un grupo de díscolos -que aún no se han descolgado de los mencionados sindicatos- enviaron una carta al gerente general de la División Chuquicamata, Mauricio Barraza, solicitando una nueva oferta de negociación anticipada.

“Tenemos el agrado de dirigir la presente carta (…) para solicitar la posibilidad de una nueva invitación a nuestros dirigentes sindicales para explorar una posible negociación anticipada, ya que como trabajadores no nos sentimos en su totalidad reflejados por el proceder y decisión que existió en aquella asamblea del día miércoles 9 del mes en curso”, dice la misiva a la cual tuvo acceso Pulso.

En el texto, los trabajadores explican además que están “avalados con firmas, de compañeros trabajadores (as), la cual ya suman cerca de 600 y sigue sumando más aún”.

“Sólo buscamos tener una participación democrática y participativa dentro de un proceso complicado para ambas partes (trabajador, administración). Queremos ser responsables en esta importante decisión, ya que se atraviesa por un momento decisivo y delicado para nuestra querida Chuquicamata”, expresan.

La misiva se da justo en momentos, en que otros dos sindicatos de la División: el Número 5 y el Minero, ya desarrollan con la administración el proceso de negociación anticipada mediante la cual recibieron ayer una oferta de la empresa consistente en beneficios por $13,7 millones.

Dichos beneficios, según detalla la oferta, consideran un bono por término de negociación de $8,5 millones; un bono de negociación anticipada por $1,5 millón; otro de $ 1 millón por concepto de firma anticipada; y un préstamo blando de $ 2,7 millones.

¿Qué puede suceder?

Así las cosas, en los últimos días al menos 300 trabajadores de los grandes sindicatos han migrado a los más pequeños que ya están negociando, siendo la proximidad del recibo de los beneficios -que si son aceptados por los trabajadores se pagarían la próxima semana por la empresa- un atractivo para migrar a éstas organizaciones sindicales. Eso, considerando que el proceso de negociación reglada con los otros sindicatos, por los plazos estipulados implica que el pago de beneficios sea hecho en junio.

Por otro lado, si la lista de 600 personas sigue sumando adeptos, los dirigentes que lideran los grandes sindicatos quedan en riesgo de ser censurados. Eso quiere decir, que las bases pueden pedir que se convoque a elecciones para elegir una nueva mesa directiva.

Cabe consignar, que el proceso de negociación en la División Chuquicamata, se da en momentos cruciales para la operación, que este año pasará a ser un yacimiento subterráneo, cosa que implica la salida de unos 1700 trabajadores de aquí al 2022, de los cuales la mayoría saldrá por causas naturales como el fin de contratos a plazo fijo o jubilación.

Precisamente el proceso de transformación es un tema que preocupa a los grandes sindicatos, que pretenden negociar en el proceso reglado mejores condiciones de egreso.

Comentarios

Conectate con