ICA: demanda de cobre podría llegar a 1,7 millón de toneladas anuales a 2027 por transporte eléctrico

Iván Arriagada destacó el vínculo entre el cobre y la electromovilidad, anunciando que Antofagasta Minerals será auspiciador de cobre mundial para la quinta temporada de la Fórmula E.

El aumento del uso de vehículos eléctricos, los cuales no producen emisiones de gases de efecto invernadero, para transporte público y privado, tendrá un efecto importante en la demanda de cobre, ya que éstos utilizan de cuatro a cinco veces más cobre que los vehículos propulsados con combustibles fósiles. Según la International Copper Association (ICA), hacia 2027 el transporte eléctrico requerirá más de 1 millón 740  mil toneladas del metal rojo al año.

Iván Arriagada, presidente ejecutivo de Antofagasta Minerals, quien además encabeza el Consejo de la ICA, comentó que “junto con el desarrollo de China y de otras economías emergentes, el crecimiento de la electromovilidad explica el aumento en la demanda de cobre que esperamos en el mediano plazo”.

Según la ICA, en diez años más habrá 27 millones de vehículos eléctricos en circulación en el mundo. Todos los vehículos eléctricos requieren cobre tanto en sus baterías como en sus motores, cables y estructuras de carga, previéndose que para 2040 más del 60% de los vehículos vendidos en el planeta serán eléctricos.

“La importancia de esta tecnología de transporte para combatir el cambio climático y la contaminación en nuestras ciudades, significa que el cobre tiene un lugar destacado en el desarrollo de un mundo más sustentable y con mejor calidad de vida”, enfatizó Arriagada.

Formula E

Junto con ello, el ejecutivo anunció que Antofagasta Minerals (Amsa) decidió convertirse en Global Copper Minning Sponsor (auspiciador de cobre mundial) para la quinta temporada de la Fórmula E, que inicia el 15 de diciembre y concluye el 14 de julio de 2018. Además, por segundo año consecutivo será el auspiciador principal de la carrera de la Fórmula E a realizarse en Santiago el 26 de enero de 2019.

Al respecto, el CEO de Amsa destacó que “nos alegra mucho consolidar nuestro apoyo a la Fórmula E, para así contribuir a la electromovilidad tanto en Chile, como en el mundo. Gracias al cobre los vehículos eléctricos evitan las emisiones de gases con efecto invernadero, y por eso son una respuesta efectiva frente al cambio climático y a la contaminación de nuestras ciudades”.

La fórmula E es una categoría de la Federación Internacional del Automóvil (FIA) en la que participan solo vehículos eléctricos. La carrera aspira a ser una plataforma para el desarrollo e investigación de esta tecnología. Durante la cuarta temporada de este campeonato, realizada entre diciembre de 2017 y julio de 2018, que esta competencia llegó a Santiago, con el auspicio de Antofagasta Minerals.

Comentarios

Conectate con