x

Manufactura crece fuerte en junio y economía tendría el mejor semestre desde 2012

El sector superó las estimaciones, con un alza de 7,2%, impulsando la producción industrial. Así, se prevé un Imacec incluso superior al 5% y una primera mitad del año cercana a 4,8%.

(Pulso) Una positiva sorpresa trajeron los indicadores sectoriales de la industria en junio, según la información entregada ayer por el Instituto Nacional de Estadísticas (INE).

Esto, porque la producción manufacturera registró una variación anual de 7,2%, muy por encima de las estimaciones, que apostaban a una expansión en torno a 4,5% para el indicador.

Según el INE, la manufactura fue impulsada por el rubro alimentos, a lo que se sumó un buen rendimiento de la producción minera que creció 3,4%, un registro menor que en los meses previos pero igualmente positivo, ya sin el efecto estadístico de meses anteriores.

Así, en términos agregados, la producción industrial alcanzó una expansión de 5,0%, también por sobre las expectativas del mercado, esta vez, sin efecto de días feriados y con una base de comparación más exigente.

En ese contexto y a la espera de los datos sectoriales vinculados al comercio que debe entregar el INE, las estimaciones del mercado apuntan a que el Imacec nuevamente mostraría un resultado sólido, que incluso podría superar el 5% en junio.

Estas cifras refuerzan la idea de que el trimestre abril sería el del peak de crecimiento del año, con una expansión superior o cercana al 5%, lo que llevaría a cerrar el semestre en una cifra cercana al 4,8%, el mejor resultado semestral desde 2012 y afianzan el dato de que la economía tendrá un dinamismo en 2018 en torno a 4%.

¿Qué se espera para el segundo semestre?

Existe consenso en el mercado en que las cifras serán menores para el segundo semestre, producto sobre todo al efecto Escondida, que golpeó con fuerza en la primera parte de 2017, y que ya habrá desaparecido.

Según Waldo Riveras, de BBVA, en el resultado sectorial de junio “se observan factores transitorios favorables en alimentos que empujaron a la manufactura y otros algo más permanentes vinculados a la demanda minera”, razón por la cual el registro de Imacec de junio será “el último registro altamente beneficiado por bases de comparación y recuperación cíclica”.

Agrega que detrás del dato puntual de la división de Alimentos que impulsó a la manufactura está el aumento en la producción de empresas del sector “de cara a un período de Fiestas Patrias que será particulamente largo”, que incluirá este año por Ley al 17 de septiembre, por ser 18 y 19 martes y miércoles.

Esta lectura es compartida por Nathan Pincheira, de Fynsa, quien subraya que un 55% del crecimiento de la producción manufacturera estuvo explicado por la división Alimentos, “lo que nos hace poner un poco de paños fríos al entusiasmo que un avance como éste podría suponer hacia el resto de la actividad”.

Este análisis de un segundo semestre más lento es compartido por Santander, al señalar que “prevemos una cierta moderación en el crecimiento de la actividad. Las bases de comparación son más exigentes y los ruidos que ha generado la guerra comercial en las últimas semanas podrían tener algún impacto”.

A ello se suma, explican, que varios de los socios comerciales de Chile se han desacelerado y que existe en riesgo de paralizaciones en la producción minera debido a los procesos de negociación laboral con los efectos que ya se apreciaron en los primeros meses de 2017 con la paralización de Escondida.

En ese contexto, puntualiza Benjamín Sierra de Scotiabank, si bien los resultados de junio son más positivos de lo esperado y refuerzan un sesgo alcista de las estimaciones anuales “hay que recordar que en el segundo semestre los efectos estadísticos no ayudarán tanto” y, además, “habrá que evaluar el impacto negativo que pudiera tener el deterioro en las condiciones externas”.

Comentarios

Conectate con