x

Presidente de la CMF, Joaquín Cortez: “Yo no le recomendaría a nadie que se meta en un lío, porque lo vamos a pillar y las sanciones serán duras”

La Comisión para el Mercado Financiero lleva seis meses operando. Su presidente, Joaquín Cortez, poco más de 100 días en el cargo. En su primera entrevista, delinea cómo será el sello que quieren imponer a la CMF.

(Pulso) Joaquín Cortez es de hablar poco, pero decir mucho. No le gusta la sobre exposición ni el protagonismo exacerbado. Así lo ha demostrado en las diversas funciones que le ha correspondido asumir en su vida, donde a pesar de estar en posiciones destacadas y en situaciones protagónicas, nunca se convirtió en el foco de la noticia. Esta vez, no tendría por qué hacer lo contrario.

Hoy, cuando la Comisión para el Mercado Financiero cumple seis meses desde su puesta en marcha -como continuadora de la Superintendencia de Valores y Seguros-, Cortez habla y entrega los lineamientos que guiarán la actuación del organismo. Señala que, “la ex SVS se caracterizó por haber impuesto sanciones ejemplificadoras en el pasado. A nosotros tampoco nos va a temblar la mano”.

Algo de eso el mercado ya lo viene intuyendo. En estos meses la entidad ha cancelado la inscripción a tres corredoras, sancionado a compañías de seguros, dictado la norma de procedimiento simplificado, definido la política sobre colaboración del presunto infractor y ha determinado cómo será la relación con la Unidad de Investigación a cargo del fiscal Andrés Montes.

Pero en este nuevo cargo no quiere que se le identifique como el sheriff del mercado de capitales, también quiere contribuir en la profundización del mercado. Por eso están analizando el tema de crowdfunding, fintech y apoyando a Hacienda en una nueva ley de seguros, donde el concepto sea la supervisión basada en riesgo, “para que las aseguradoras puedan responder por las pensiones que están prometiendo”, asevera.

¿Cómo resumiría estos meses a la cabeza de la CMF? ¿Siente que ya el organismo está instalado?

-Hoy día estamos trabajando al 100%, estamos instalados y los temas que nos dejó pendiente la Ley 21.000 de aprobar un procedimiento simplificado para aquellas infracciones de menor cuantía y una Política de Delación Compensada que facilite la detección e investigación de infracciones ya están listos. Además, se han definido las normas de funcionamiento interno de cómo va a operar el consejo y cómo se va a relacionar la comisión con la Unidad de Investigación y el fiscal Andrés Montes. Tenemos todo eso bajo control.

¿Cómo es la relación con el fiscal Montes, quién es el sheriff, él o usted?

– Aquí lo importante son dos cosas, uno, que él tenga completa autonomía para investigar. Y en segundo lugar, garantizar la imparcialidad del consejo en el sentido de evitar que este adopte decisiones hasta no contar con todos los antecedentes e información de cargos y descargos.

Antes, una sola persona decidía todo, ahora hay un consejo, ¿esa es la gran ventaja de la nueva institucionalidad?

– La gran ventaja es la ponderación de diferentes puntos de vista antes de adoptar una decisión, y la desventaja es que hay más discusión, lo que hace más lentos algunos procesos, pero sumando y restando pienso que eso es muy positivo.

¿Se han producido diferencias muy fuertes en esas discusiones?

– Ha habido decisiones no compartidas, votos de minorías y esa es la gracia de un consejo.

¿Cómo se nota la mano de Joaquín Cortez en estas discusiones?

– Escucho mucho, pero soy una opinión más. Hasta ahora, no he tenido la oportunidad de ejercer mi voto dirimente.

En estos 100 días, ¿cuál es la idea que se ha hecho de cómo funciona el mercado desde el otro lado del mesón?

– Personalmente, tengo una buena idea de cómo funciona el mercado de capitales. Creo que hay gente muy bien preparada y decente, ahora lo que pasa es que de repente una oveja negra mancha a todo el resto y es por eso que es importante la autorregulación, hoy hay más conciencia de eso.

Cómo se viene la mano

En estos seis meses han cancelado la inscripción a tres corredoras, sancionado a compañías de seguros, dictado normas. ¿Ha sido muy intensa esta puesta en marcha, era como lo esperaba?

– Yo llevo 100 días y me subí a un carro que los comisionados ya venían empujando. Pero la impresión es que aquí siempre se ha trabajado harto, pero claro, hay casos más mediáticos que otros. Todavía no hemos tenido uno.

Pero viendo en lo que está el fiscal Montes, ¿se vienen tiempos complejos para el mercado?

– Depende de cómo se porte el mercado. Tú nunca sabes si va a saltar algo o no. Pero esa es una parte de nuestro trabajo, investigar por parte del fiscal Montes y sancionar por parte del consejo. Pero lo nuestro no es solo sancionar, tenemos otros mandatos, de preocuparnos de la conducta del mercado, de la estabilidad, solvencia y desarrollo del mercado de capitales.

¿Cómo lleva esta función de supervigilar a los pares, conocidos y amigos, es muy difícil?

– Nunca es agradable sancionar a un conocido, pero hay que cumplir el deber que se ha encomendado. Pero tampoco queremos sancionar a la gente, queremos que se porten bien. Yo tenía un jefe que una vez me dijo: “Ten siempre claro qué sombrero llevas, si el del sector público o el del sector privado, porque si los confundes te vas a la cárcel o quiebras”. Pero en materias de conducta, pienso que tanto el sector privado como el público deberían estar del mismo lado del mesón. A todos nos conviene que no se violen las leyes ni las normas, por cuanto los escándalos no le hacen bien a nadie, le hacen mal al sector privado y al público. Hoy día hay que recuperar las confianzas en el mercado y sus agentes.

En Chile, ¿es posible una autorregulación que funcione?

– A todas las cosas le llega su tiempo. Converso con mucha gente y no conozco a nadie que esté en contra de la autorregulación, todos los agentes serios entienden que es bueno para todos.

Da la sensación de que hay más llamadas de atención que sanciones fuertes cuando el trato es entre pares, ¿qué falta para que las sanciones sean reales?

– ¿Te refieres a la autorregulación del mercado? Porque la ex SVS se caracterizó por haber impuesto sanciones ejemplificadoras en el pasado. A nosotros tampoco nos va a temblar la mano.

¿Este mercado es muy chico y hay demasiados amigos?

– Efectivamente, este mercado es pequeño, todos nos conocemos. Ahora yo creo que aquí ha habido un proceso de aprendizaje, no voy a dar nombres, pero conozco relaciones comerciales que se han cortado. Ahora, cuando la autorregulación no funciona, para eso está el regulador.

¿Qué tan lejos está Chile de países cuyos mercados operan bien?

– Para contestar esa pregunta hay que ir a la evidencia empírica. Pero me tocó acompañar al ministro Larraín al Chile Day en Nueva York y conversando con un inversionista le preguntamos qué le preocupaba del mercado chileno y dijo que el uso de información confidencial. Dijo: “Cada vez que va a haber un anuncio siempre se produce algo antes”. Creo que es una percepción muy mala para este mercado.

Después de eso fui a una reunión en Finra (Financial Industry Regulatory Authority, EE.UU.), y les pregunté si acaso era difícil descubrir casos de uso de información privilegiada. Me dijeron que no, que lo difícil era probarlo, y creo que aquí pasa lo mismo.

Nosotros acá tenemos una unidad que se preocupa de eso, que hace seguimiento del mercado y las transacciones. Al menos hoy no existe la cultura del dato, por lo cual quienes pueden acceden a la información confidencial son cada vez menos. Además, hay herramientas nuevas, cada vez que se va a producir una transacción reservada nosotros sabemos cuáles son las personas en posesión de esa información y podemos seguirla, eso no sé si ha mejorado el estándar del mercado o es una herramienta disuasiva importante.

¿Se sigue a esa gente?

– Obvio. Analizamos quiénes han transado los días previos a un evento importante, pero después probar que hubo uso de información reservada es difícil. Con las nuevas herramientas intrusivas que hoy tiene el fiscal será más fácil probar las cosas, por lo tanto, yo no le recomendaría a nadie que se meta en un lío, porque lo vamos a pillar y las sanciones serán duras.

¿Las sanciones, el salir pillado, les duele a los agentes?

– Yo creo que el mercado hoy cuando alguien ha tenido una conducta poco ética lo aparta, cosa que no pasaba antes, y eso es importante. No quiero dar nombres, pero está pasando.

Pero ¿duele la sanción social o más bien el hecho de que el negocio desaparece o se debilita como le acaba de pasar a Aurus?

– Qué mayor sanción que un negocio desaparezca. Te pongo otro ejemplo, es primera vez que una asociación gremial, como la que preside Alfonso Swett, critica la contratación de asesores estratégicos como sucedió con SQM, y no solo él, sino que otros empresarios destacados salieron a atacar esa operación.

¿Ahora, al ser Julio Ponce un outsider en el mundo empresarial es más fácil atacarlo no?

– No…, no es fácil atacarlo, nunca ha sido fácil atacarlo. Es un empresario conocido, accionista de una empresa importante.

Pero esa sanción tan fuerte no ha pasado en otros casos de empresarios más emblemáticos.

– Es verdad, pero lo que yo estoy constatando es que hay mucha más conciencia hoy de la necesidad de que el mismo mercado se defienda.

Asesorías financieras

El caso de las estafas piramidales puso un velo de dudas sobre las asesorías financieras, ¿cómo la CMF puede contribuir a que este tipo de casos no sigan ocurriendo si estas sociedades no operan bajo su ámbito de regulación?

– Ahí está la nebulosa y todavía quedan incautos. Es un tema que nos preocupa, pero el problema que ha tenido la regulación es que nos han definido un perímetro de a quiénes tenemos que fiscalizar.

Efectivamente, todas estas sociedades de inversión Chang, AC Inversions, estaban fuera de nuestro perímetro de fiscalización, es importante que el público se entere de quién está dentro el perímetro de la CMF y quién no. Porque si está dentro del perímetro estamos encima, pero no podemos garantizar la conducta de quienes no son supervisados por nosotros.

¿Qué puede hacer la CMF?

– Hemos cancelando algunas sociedades. Muchas de estas, aparte del negocio regulado, tenían otras sociedades no reguladas.

Lo cancelación no es necesariamente una sanción. Lo que nosotros queremos es que no se induzca a los inversionistas a confusión, que tengan claro que nosotros estamos fiscalizando a los intermediarios de valores y no al negocio de asesorías financieras u otro que estos realizan. Por lo tanto, lo que hemos hecho es aprovechar una de nuestras atribuciones de cancelar aquellas sociedades que no hacen intermediación de valores activamente. No tiene sentido que sea fiscalizada ni para nosotros ni para ellos.

¿Eso es lo que pasó con Intervalores, PlusKapital y Magnus?

– Hablemos de Pluskapital y Magnus, ellos no estaban intermediando valores, por lo cual no tenía sentido que los estuviésemos fiscalizando.

¿Pero tenían otras sociedades que prestaban otros servicios?

– Sí. Pero no quiero decir que estaban operando mal, sino que aparecíamos supervisando una actividad que ellos no realizaban. No tenía sentido. Esas actividades igual las pueden seguir desarrollando en esas otras sociedades que gestionan. Lo que no queremos es que la gente se confunda y crea que el sello nuestro se aplica a todas las sociedades. Queremos que esa información quede clara.

¿Y en el caso de Intervalores?

– Dejó de cumplir con algunos índices de solvencia, por lo tanto, parecía que el riesgo era alto y ya la habíamos suspendido a principios de año.

Intervalores estaba siendo investigada desde hace dos años, ¿por qué se tardó tanto en cancelar su inscripción?

– La decisión se relacionó con la situación que presentó Intervalores desde marzo de este año. Sin embargo, lo que sucedió con Intervalores durante el 2015 fue lo que motivó, entre otras medidas, una sanción a principios de 2017.

Según la causa que está en la justicia penal, Intervalores tenía un holding de ocho sociedades y una de ellas captaba dinero a cambio de una rentabilidad pactada, ¿eso los motivó a cerrarla?

– Como se señala en la cancelación, la decisión se tomó principalmente porque Intervalores no cumplía con las normas necesarias para su adecuado funcionamiento como intermediario, especialmente en materia de índices, y además no había antecedentes que demostraran que esta entidad tuviera la intención de querer subsanar tales incumplimientos, al punto que originalmente ellos mismos habían pedido su cancelación en marzo. Este fue un punto a considerar, como también que se había completado la fiscalización necesaria para las operaciones pendientes durante el período de suspensión, así como que la investigación del caso por el fiscal también había avanzado, llegando a formularse cargos, como se hizo público conjuntamente con la cancelación.

Directores y rol fiduciario

Cuál es su opinión sobre la calidad de los gobiernos corporativos de las empresas, ¿los directores de las sociedades anónimas están cumpliendo su rol fiduciario o ve debilidades ahí?

– Me costaría hacer una generalización. Ahora, hay ejemplos que a uno lo reconfortan. Un caso que está en el tapete es el de SQM, donde cómo informó la prensa, cuando se aprobó la contratación de un market maker justo antes de que se acordara la operación de venta de Nutrien a Tianqi, hubo dos directores que se opusieron y ese es un gran paso para este mercado.

¿Cómo cree que se abordan los conflictos de interés en un mercado que es pequeño?, ¿se requieren más normas?

– Yo creo que no hay que poner más normas, sino que las que tenemos hacerlas cumplir. Te voy a dar un ejemplo. Cuando esta comisión preguntó a los directores de SQM sobre si la reforma de estatutos propuesta por Pampa Calichera estaba en el interés social, hubo gente del mercado que nos dijo que estaba muy bien la pregunta y que eso demostraba que no había que hacer más regulaciones, sino que hacer cumplir las que había.

¿Y de las respuestas de los directores, qué conclusión sacó?

Se trataba de un cambio de estatutos y echamos de menos el pronunciamiento de los directores acerca de si la propuesta contribuía al interés social, información que posteriormente pusieron en conocimiento de sus accionistas.

“Ya me quedan pocos amigos”

¿Recibe muchos llamados?

– Pocos, ya me quedan pocos amigos. El otro día vino a verme un conocido muy estimado, llegó a la puerta de mi oficina, le preguntaron a qué venía, dijo a lo que venía… le dijeron que tenía que hacerlo por ley del lobby. Se fue y no volvió más. Cuando me encuentro con alguien en la calle me dicen: ¿Te puedo hablar o tiene que ser por ley del lobby? Lo cual no es bueno, porque nosotros tenemos que estar informados de lo que pasa, los extremos son malos.

¿Y cómo se informa?

– Tenemos que ser muy proactivos para estar informados.

La CMF acaba de aprobar la política sobre colaboración del presunto infractor en procedimientos sancionatorios. ¿Qué efecto estiman que tendrá esta norma?, ¿se destaparán casos o los agentes se cuidarán más?

– Las dos cosas son buenos desarrollos, no sé si vamos a tener más denuncias o la gente va a sentir que es más probable que alguien lo traicione y será más disuasivo, no sé cuál de las dos alternativas va a ganar. Lo que sabemos es que las dos cosas apuntan en el sentido correcto. Lo que sabemos es que si hay más denuncias tendremos más capacidad probatoria, si la gente se porta mejor por miedo a que alguien losdelate, también es bueno, eso es un win win.

Uno de los casos donde costó probar las cosas es cascadas…

– Yo el caso cascadas lo viví como inversionista, así que no puedo hablar de eso.

Aún quedan cosas pendientes, pero lo que más ha llamado la atención es que las multas han sido rebajadas en el TC, abriendo un flanco de críticas al grado de discrecionalidad, pero también dejando la sensación ambiente de que los sancionados ganaron la batalla…

– La batalla comunicacional. Tenemos gente inteligente al otro lado, que sabe usar las comunicaciones, pero esto no ha terminado. Pero si estás convencido de que hay una conducta inadecuada, y piensas que no cuentas con todas las de ganar, ¿tienes o no que dar la pelea?… Yo creo que uno tiene que dar las peleas aunque las pierda.

¿Con esto está diciendo que no tendrá mano blanda, que no dejará pasar ni una?

– Aquí no habrá mano blanda. Cuando el fiscal hace una formulación de cargos después de un debido proceso, el consejo debe ponderar los argumentos, y si encuentra que hay mérito, debe aplicar la sanción que merezca.

Volvamos al caso cascadas y las multas, ¿usted cree que la superintendencia lo hizo bien al aplicar esos montos?

– Pienso que cuando alguien comete un ilícito, se debe imponer una sanción que sea proporcional a la gravedad del ilícito, si no es una burla. En otros países tratan de extraerte el 100% de la ganancia ilícita. En ese sentido y sin meterme en el tema legal, creo que la SVS actuó bien.

¿Eso significa que si hay casos donde hubo una ganancia ustedes van a optar por poner una multa ejemplificadora y alta?

– La ley regula los montos de las multas y los criterios que se deben considerar para su aplicación, que serán aplicados por el consejo que presido en cada caso según su mérito y los antecedentes pertinentes.

En el mercado hay nombres que se repiten en investigaciones y casos. Por ejemplo, en cascadas, ahora SQM, Intervalores, ¿obliga a la comisión a estar encima de ellos y su actuación?

– Los recursos son siempre limitados, por lo cual en el proceso de fiscalización hay que definir prioridades. Tenemos criterios para seleccionar hacia qué empresas apuntar en nuestros procesos. Estos criterios tienen que ver con tamaño, riesgos, conductas anteriores, capacidad de impactar al mercado, etc. En ese sentido, SQM es una más, pero dados esos criterios puede ser una de las sociedades que uno siga en forma más cercana.

¿Tienen un ranking?

– Sí, hay un plan de supervisión.

¿Y en ese plan hay sólo empresas o también personas?

-Nosotros supervisamos emisores de valores y a la industria aseguradora, no seguimos personas. Ahora, si hay una transacción reservada en el mercado y que algunas personas tienen esa información, obviamente nos vamos a preocupar, pero nosotros no hacemos seguimiento de personas.

Pero las infracciones las cometen personas

– Pero fiscalizamos emisores de valores, corredores de Bolsa, etcétera. Tenemos más de siete mil entidades a las que supervisamos.

Tareas por delante

Hay muchos temas dando vueltas donde se piden definiciones de parte de la CMF, las criptomonedas, el cómo regular a los asesores financieros. Algunos de esos temas no están bajo la órbita de la CMF, pero ¿podrían pedir una ampliación de su rol fiscalizador?

– Sí. Nosotros tenemos la facultad de proponerle al Presidente de la República cambios legales, entiendo que tenemos la capacidad de poder proponer ampliar nuestro perímetro, pero creemos que las criptomonedas no es un tema que nos corresponde.

Sí nos interesa el tema de crowdfunding y fintech. Lo estamos estudiando para ver si necesitamos sacar una regulación y qué tipo de regulación debiera ser, pero debemos ser cuidadosos, porque no queremos matar la innovación.

¿Qué otros temas le interesan?

– Este mercado ha crecido bastante, hay más productos, hay más partícipes, hay fuerzas de venta y yo creo que es importante poner en el tapete el tema de la necesidad de un trato justo en el sentido de que lo que se les ofrezca a los clientes, ya sean inversionistas o asegurados, sea el producto que más les conviene y no cualquier producto. Especialmente si se trata de las rentas vitalicias, que es un tema complejo, porque definen la pensión de una persona.

¿Ve una falencia ahí?

– Acá el tema es preocuparse de impartir conocimiento de ética a las fuerzas de venta. Como te dije, que el producto que le ofrezcas a tu cliente es el que más le conviene y no el que quieres empujar.

¿Cuál será el rol de la comisión en ese mercado?

– Estamos apoyando al Ministerio de Hacienda en una nueva ley de seguros. Con bajas tasas de interés, las compañías de seguro se han visto obligadas a tomar más riesgo. Queremos que a mayor riesgo, mayor sea la base de capital para responder por las pensiones que están prometiendo. El concepto es supervisión basada en riesgo, más riesgo, más requerimiento de capital. Considera riesgo de crédito, tasas de interés, riesgo operacional, que incluye riesgos tecnológicos, entre otros.

Su función termina el 11 de marzo de 2022. ¿Qué legado le gustaría dejar?

– Me sentiría satisfecho si esta comisión tuviera el mismo nivel de reconocimiento que tiene el Banco Central. Y lo vamos a hacer, es la primera meta que tenemos con el resto de los comisionados.

Corfo-SQM: “El fiscal tiene varios antecedentes, el de la Corfo es uno más”

La Corfo informó que ofició a la CMF para que determine si hubo una falta del rol fiduciario de los directores independientes de SQM al aprobar la contratación de los hermanos Ponce Lerou como asesores. ¿Cómo está la comisión abordando este tema?

– Bueno, el vicepresidente de Corfo ya informó que nosotros estamos investigando el tema, pero eso está en poder de la Unidad de Investigación, por lo tanto, es reservado y yo no voy a violar la obligación de reserva. Este es un tema que lo está viendo el fiscal, tiene varios antecedentes, el de la Corfo es uno más y hasta ahí puedo llegar.

¿Entonces esta investigación puede ir más allá del ámbito que pidió investigar Corfo?

– Puede que sí, puede que no. No voy a hablar.

¿Estuvo mal que el vicepresidente de Corfo informara sobre el tema?

– Él no tiene obligación de reserva, pero creo conveniente ser más precavido.

¿Ustedes están analizando el market maker en SQM?

– A nosotros lo que nos toca es definir qué es presencia bursátil, ese es nuestro rol. No nos corresponde fiscalizar si el market maker cumple las condiciones, eso les compete a las bolsas, así que hasta ahí llega nuestra participación. Hemos recibido consultas y hemos respondido.

Comentarios

Conectate con