x

Empresas apuntan a facilitar la inversión y desarrollar infraestructura

Los sectores económicos tienen distintas preocupaciones, pero coinciden en que hay que resolver los problemas para concretar los proyectos en áreas como telecomunicaciones, infraestructura, minería, energía e, incluso, en aeropuertos.

(Diario Financiero)

  • Minería

RIESGOS

Negociaciones colectivas: Sin duda, uno de los principales riesgos que se avecinan para este año pasa por el gran número de negociaciones colectivas que superan las 20, de las que 9 corresponden a Codelco, y una a Minera Escondida, tras el fracaso de la de enero pasado. La principal preocupación pasa por la posible afectación a la producción de cobre, ya que de repetirse largas paralizaciones, no se cumpliría la proyección de crecimiento de 7% en producción.

A lo anterior se suma una mayor complejidad debido a aspectos como la recuperación del precio del cobre y el efecto que podría generar en los sindicatos por mayores compensaciones, la implementación de la reforma laboral en temas como servicios mínimos y la llegada de un nuevo gobierno.

Asimismo, más que poner el foco en los nuevos minerales, este debe estar en asegurar la producción de cobre, ya que hay muy poca probabilidad de que minerales como el litio puedan ser realmente relevantes para el país.

Falta de proyectos: La falta de nuevos proyectos en la industria local se hará más patente durante los próximos años, ya que las operaciones mineras en Chile tienen una creciente vulnerabilidad operativa por el deterioro natural de sus variables mineras, lo que no siempre ha sido acompañado por la necesaria inversión que mitiga este elemento.

Menor demanda internacional: El principal consumidor de cobre en el mundo es China, por lo que existe preocupación ante un posible desaceleración de la economía del gigante asiático. En esa línea, hay incertidumbre por el alto endeudamiento de ese país, así como también en la volatilidad del mercado en Estados Unidos y el impacto que la reforma tributaria que impulsa el presidente Trump podría tener en las cuentas fiscales de la primera economía del planeta si el crecimiento es menor al esperado. A esto se suman los riesgos geopolíticos, particularmente en Medio Oriente y la situación en Norcorea.

OPORTUNIDADES

Impulso del nuevo gobierno: Sumado a las mejores perspectivas para el precio del cobre, en el sector existe optimismo por la importancia que tuvo la minería en el programa de gobierno del presidente electo, por lo que se esperan que se implemente una batería de reformas que destraben inversiones. Para lograrlo, entre otros aspectos, es necesario realizar cambios legislativos que otorguen mayores grados de certeza jurídica y permitan hacer posible la realización de proyectos cada vez más competitivos.

Desarrollo tecnológico: Para mejorar la productividad de las faenas un punto que resulta clave es la adopción de nuevas tecnologías, el uso de lo digital brinda acceso a datos adicionales y formas de analizar esa información para mejorar la administración de activos, la confiabilidad y la coherencia, y también introducir capacidad predictiva.

Reactivar cartera de proyectos: El mejor precio del cobre que se avecina para los próximos años es fundamental para que se reactiven proyectos que fueron dejados de lado en el paso y que en total, suman más de US$ 50 mil millones. Para esto resulta clave que se materialicen los cambios en políticas públicas comprometidos y que no existan variaciones negativas en el valor de las matetreias primas.

El desafío de la electromovilidad: La electrificación de las ciudades es un tema cada vez más cercano, en el que uno de los puntos centrales es la gran utilización de cobre, como por ejemplo, en los autos eléctricos. El desarrollo de la electromovilidad es demandante también de litio, lo que abre otra oportunidad para el desarrollo de la minería local y del estudio científico.

  • Energía

RIESGOS

Bajo crecimiento de la demanda: Un aspecto que preocupa al interior de la industria, es que durante 2018 se mantengan bajos niveles de crecimiento en la demanda de electricidad. Se estima que a pesar de los competitivos precios que ha alcanzado la electricidad, es difícil que ese efecto se manifieste durante el próximo ejercicio. En ese sentido, es fundamental retomar de manera rápida un ritmo de crecimiento económico, para contar con el impulso necesario que permita generar los recursos para las aspiraciones de desarrollo, lo que implica abordar desafíos institucionales y de mejor gestión del Estado en favor de la inversión.

Flexibilidad del sistema eléctrico: Las renovables siguen ganando terreno en el país, pero el desafío es ahora que esto se mantenga y aumente en el tiempo. Para ello, se hace necesario favorecer un sistema más flexible, promoviendo los complementos necesarios que permitan el ingreso de más energías renovables, las que son intermitentes y variables.

OPORTUNIDADES

Chile como un país «full» eléctrico: Los expertos coinciden en que el país tiene la gran oportunidad para avanzar hacia un país cada vez más eléctrico, lo que además sería una colaboración en el combate de la contaminación de las ciudades, aprovechando el potencial en materia de recursos naturales, con el agua, el sol y el viento. Para esto es tambiér es fundamental que se le entregue continuidad a la política energética, que a su vez entregue estabilidad al sector, que lo desarrolle con una visión de largo plazo y con la flexibilidad para adaptarse a los profundos cambios que están afectándolo.

Almacenamiento energético: En la industria apuntan a la importancia de dar mayor desarrollo a los sistemas de almacenamiento de energía, lo que junto a la llegada de la movilidad eléctrica serán temas que llegarán más rápido de lo que se pensaba, poniendo a prueba la adaptabilidad del sector a estos desafíos.

  • Construcción

RIESGOS

Factor crediticio: En materia inmobiliaria, en la CChC advierten que será clave la evolución de las condiciones de acceso a financiamiento sobre todo si se considera que la relación deuda-ingreso de los hogares ha aumentado de manera importante en los últimos tres años. En RDG, por ejemplo, alertan que las debilidades que se visualizan se concretan en las restricciones al crédito que la banca está aplicando a las personas que desean tener una vivienda por crédito hipotecario.

Institucionalidad: El gremio advierte que, en cuanto a infraestructura, la inversión esperada en el corto y mediano plazo podría verse afectada si los tiempos de tramitación y aprobación de los proyectos en el SEIA siguen aumentando. Otros actores instalan como riesgo que continue la incerteza jurídica en los permisos de construcción así como la burocratización para habilitar las inversiones.

Vivienda social: Otro riesgo, según Empresas Armas, es que no se continúen los programas de vivienda social que en los últimos años habrían permitido una verdadera movilidad social.

Aumento de stock acelerado: Con la llegada del 2018, en Patagon Land Inmobiliaria creen que un riesgo es que se genere un aumento de stock acelerado por las expectativas de mejora con la llegada del nuevo gobierno.

OPORTUNIDADES

Mejora en las expectativas: En el sector no hay duda de que el escenario que abre mejores oportunidades para la industria es aquen en que mejoran las expectativas, aumenta la inversión -en especial del sector privado- y la economía en su conjunto crece. Siena Inmobiliaria asegura que durante 2018 existirán mejores condiciones en el escenario mundial, la región y el país. En esa línea, según Paz Corp, es una oportunidad la mayor confianza empresarial y el aumento en los ingresos reales y niveles de empleo.

Entrada de AFP: Las mayores oportunidades estarían en el renacimiento del mercado de oficinas y en la entrada de las AFP y las compañías de seguro al mercado inmobiliario.

Auge de polos residenciales: Hay acuerdo que se dan oportunidades de desarrollo de polos residenciales nuevos gracias al funcionamiento de las nuevas líneas de Metro.

Nuevos inversionistas: Se darían oportunidades para inversionistas inmobiliarios dado que la demanda de arriendos aumentará.

Segmento medio beneficiado: Según el programa del nuevo gobierno, se favorecerá que el segmento medio tenga mayores oportunidades de inversión. Así, la industria generará una mayor oferta de proyectos para ese público.

  • Salud

RIESGOS

Nueva Ley de Isapres: La reforma a las isapres es un tema recurrente en el sector desde hace dos gobiernos atrás y se espera que en la nueva administración de Sebastián Piñera se concrete. No avanzar en la línea de una mejora de la salud privada es visto como un riesgo para la industria que necesita resolver incertidumbres como la judicialización y cómo se determina el alza de precios de los planes.

En el caso del sistema público de aseguramiento (Fonasa) y prestaciones, urge incorporar eficiencia en la gestión y manejo de costos, para evitar alzas en el gasto.

Costos médicos: Sin duda que el incremento de los costos es un desafío para el sistema de salud, privado como público. Para ello, es clave la trasparencia de costos y avanzar en prestaciones valoradas que se vinculan con resultados sanitarios. «Si queremos una medicina de primer nivel, hay que financiarla», aseguran en la Asociación de Isapres.

Nuevas enfermedades, alta tasa de uso y la presencia cada vez más frecuente de enfermedades degenerativas como el cáncer, cada vez más presente en los chilenos y más cara de tratar, hacen de este riesgo algo difícil de contrarrestar.

OPORTUNIDADES

Trabajo y crecimiento: El mayor crecimiento económico que se espera para 2018, podría derivar en una expansión del sistema privado de salud, tanto en el segmento asegurador como prestador.

Fortalecimiento público-privado: Hoy más de 5 millones de personas de Fonasa se atienden bajo la modalidad de libre elección, donde pueden optar por establecimientos privados. Incentivar esta fórmula dicen en la industria podría permitir mejorar el acceso y oportunidad a los pacientes, a la espera de que se fortalezca la atención primaria y hospitalaria del sistema público, no solo en temas de infraestructura, sino que también incorporando especialistas.

Fin a diferencias por sexo y edad: Una de las grandes críticas al sistema salud privado es la discriminación por sexo y edad que aplican las isapres. La promesa del presidente electo es eliminar esta variable, lo que es visto como una oportunidad para incorporar equidad en la industria y, de paso, dar por superada uno de los principales cuestionamientos que existen.

Comentarios

[miniorange_social_login apps="linkin" shape="longbuttonwithtext" view="horizontal" theme="default" space="10" width="340" height="35" color="000000"]