(Pulso/Bloomberg) El banco de inversiones JMorgan Chase & Co. se ha vuelto pesimista sobre el aluminio en el corto plazo ante señales de que su uso se está desacelerando en China a medida que el gobierno avanza con medidas para frenar la contaminación durante el invierno.

La medida de China para cerrar el exceso de capacidad y reducir la producción durante el invierno ha contribuido a un “año único” para la industria del aluminio, dijeron el lunes los analistas Natasha Kaneva y Gregory C. Shearer en un informe.

Las reformas ayudaron a erosionar el superávit de oferta y estimularon un repunte del 22% en la Bolsa de Metales de Londres este año.

Los controles de calidad del aire en la industria pesada están abordando los máximos normales de contaminación en los meses de invierno, pero hay indicios de que las medidas están minando la demanda y la oferta. Eso llevó al banco a reducir su estimación de precio promedio para el primer trimestre en 7% a US$2.000 por tonelada métrica.

El aluminio se está cotizando en US$2.071 en la Bolsa de Metales de Londres. En China, en el mercado de Changjiang, el metal base se apreció un 0,77% hasta los 14.180 yuanes (US$2,147) por tonelada métrica.

“Las políticas de contaminación del aire en el noreste del país han reprimido la demanda más allá de la estacionalidad normal, ya que los principales proyectos de construcción fueron suspendidos”, escribieron los analistas.

Las señales de una menor contaminación en Pekín fueron un “catalizador decisivo” para que JPMorgan redujera su estimación para el precio del aluminio.

Eso se debe a que el éxito de la política reduce el riesgo de que China disminuya aún más la capacidad de oferta, comentaron desde la firma estadounidense.

El banco redujo su pronóstico para el segundo trimestre en un 4% a US$1.970 por tonelada métrica, pero mantuvo sin cambios las estimaciones para el segundo semestre.