x

Cantidad de pequeños productores de cobre cae 10% pese a mejor precio del metal

Desde Enami apuestan por una reactivación durante el último trimestre, aunque mineros reclaman por excesiva tramitación y altos costos que les impiden retomar su actividad.

(El Mercurio) La subida en el precio del cobre, que se ha incrementado 28% en lo que va del año, mejoró los balances de las grandes mineras; sin embargo, sus efectos no alcanzan todavía para reactivar pequeñas faenas que paralizaron en la parte baja del ciclo.

Según información de la Empresa Nacional de Minería (Enami), durante septiembre fueron 573 los productores que entregaron cobre a la firma estatal, casi 10% menos respecto de los 636 que lo hicieron en igual mes de 2016.

Llamativa es esa caída si se considera que el precio promedio del cobre de septiembre de este año llegó a US$ 2,99 la libra, mientras que en igual mes de 2016 se situó en US$ 2,14.

Desde Enami comentaron que si bien todavía no se ve la recuperación en la cantidad de productores, esperan un repunte para el último trimestre del año, considerando mejoras en el precio de sustentación fijado para el sector.

Este mecanismo consiste en un préstamo sectorial entregado a través de Enami cuando los precios del cobre están bajo el umbral designado, mientras que es devuelto con intereses por los productores cuando el metal rojo se tranza por sobre ese valor.

Explican que hasta agosto el precio de sustentación estaba en US$ 2,56 la libra, lo que significó que, como el precio fue superior a ese número, los productores debieran devolver el préstamo, pero ahora se subió a US$ 2,77 la libra, con lo que los pequeños mineros devolverían mucho menos, lo que ayudaría al sector.

Exceso de tramitación

Desde el mundo de los pequeños mineros coinciden con esta explicación, pero agregan que la excesiva tramitación de permisos demora e, incluso, impide que pequeños productores retomen sus actividades luego de paralizar tras el derrumbe de los precios a fines de 2015.

El presidente de la Asociación Minera de Tierra Amarilla, Mario Morales, comenta que “si un minero quiere reanudar una faena, hay que hacer varios trámites que tardan, al menos, seis meses”.

Añade que “Tierra Amarrilla ha vivido de la minería, pero ahora existen muchas exigencias, lo que complica a los pequeños. Por ejemplo, si estoy explotando una veta que se corta, pero sigue un par de metros después, hay que tramitar un proyecto distinto”.

El presidente de la Asociación Minera de El Salado, Humberto Esquivel, opina que “para quienes se quieren reintegrar, las reglas del juego han cambiado. Si un minero quiere volver a producir necesita de muchos permisos, el principal de ellos el de proyecto de explotación que debemos presentar y se tarda una enormidad”.

Antiguamente, comenta, se entregaban permisos provisorios que permitían operar mientras se esperaba recibir la aprobación de Sernageomin.

Una visión coincidente entrega el presidente de la Asociación de Mineros de Tocopilla, Julio Tapia, quien cuenta que los socios activos bajaron de 36 a 7 en un año. “Realizar un proyecto minero cuesta alrededor de $3 millones, y mucha gente no cuenta con esos recursos para volver a producir”, dice.

Comentarios

Conectate con