Landerretche prevé mayores excedentes de Codelco en próximo gobierno y llama a mantener disciplina

Presidente de la estatal dice que idean nuevos mecanismos de control y reporte para planes de retiro y contratación de familiares de ejecutivos.

Óscar Landerretche

(Diario Financiero) Manejar Codelco con un precio del cobre más cercano a los US$ 2 por libra puede ser menos difícil que hacerlo con uno en torno a US$ 3,2, dice el presidente de la estatal, Óscar Landerretche.

“En la medida que se aprieta el mercado, aumenta el ímpetu por conseguir mejores condiciones de todo tipo, tanto del mundo sindical, como proveedores y eso es difícil de controlar”, dice el economista.

Para Landerretche es importante abrir la discusión en torno al futuro de la cuprera, en especial en el marco de una campaña presidencial, ya que durante el superciclo se conjugaron tres fenómenos: se soltó la trenza de la contención de costos; luego se intentó impulsar en conjunto los proyectos estructurales, y la deuda subió a ritmo de US$ 2 mil millones anuales, superando los US$ 14 mil millones.

“Cuando el precio del cobre está alto, el dueño asume como permanente cosas que no lo son. Esa es la mentalidad que nos llevó a que la deuda en Codelco aumentara tan aceleradamente”, dice.

A su juicio estas tres tentaciones, que su dirección debió contrarrestar, logrando bajar los costos, reordenando los proyectos, y controlando y bajando la deuda, volverán a aparecer cuando el nuevo gobierno nombre a sus tres representantes en la mesa.

Estas tentaciones estarán dadas porque si en el próximo gobierno se registra un precio del cobre en torno a los US$ 2,5 y US$ 2,6 por libra, podrían generarse excedentes entre US$ 6 mil millones y US$ 8 mil millones.

“Habrá una generación importante de excedentes en los próximos años como resultado del incremento del precio, pero también por la contención de costos que hemos hecho”, dice.

Añade que junto con mantener la disciplina, hay que continuar con el compromiso de capitalización, completando los US$ 1.900 millones que restan del programa actual e impulsando uno nuevo para después de 2019.

“Si se detuviera el programa de capitalización de Codelco con el próximo gobierno y la empresa continuara con su plan de inversiones, a fines de la próxima administración la deuda podría llegar a US$ 18 mil millones o más”, calcula.

Más que un llamado a uno u otro candidato, el directivo dice que “el sistema político tiene que darse cuenta de lo que hemos logrado e incluirlo en cómo planifica el futuro. Me parece importante decir esto ahora que se está produciendo un cierto entusiasmo con el precio del cobre”.

Internacionalización y transparencia

Para el directivo la expansión internacional de Codelco es fundamental en el contexto en que está inserta, bajo una estrategia de apostar por nuevos distritos mineros y en alianza con gobiernos o empresas estatales.

Los focos están en Brasil, Mongolia y Ecuador, siendo éste último donde han alcanzado el mayor avance. “Vemos con mucho optimismo las señales que hay para ese proyecto”, dice y agrega que en los próximos dos años deberían tomarse decisiones fundamentales de inversión. Lo mismo en Mongolia, donde esperan que los gobiernos firmen un acuerdo minero para poder iniciar una campaña de exploración.

Sin embargo, asegura Landerretche, para aprovechar esta oportunidad “hay que tener resueltos los temas de gobierno corporativo para poder ir a otros países que tienen marcos legales diferentes”.

Ante esto y mientras se desarrolla el conflicto con Contraloría, el economista insiste en la necesidad de impulsar cuatro ajustes de tuercas al gobierno corporativo de la estatal, dando coherencia a los cuerpos legales que rigen sobre la corporación; fortaleciendo Cochilco; desacoplando el directorio del ciclo político (ver relacionada), y estableciendo un sistema de capitalización estructural.

Esto, además, irá acompañado con nuevos sistemas de control interno que está implementando el directorio como parte de las deficiencias que se van encontrando.

Por ejemplo, a raíz de los problemas surgidos del plan de retiro impulsado en Chuquicamata, el directorio encomendó a Deloitte una auditoría forense que detectó falta de rigor en cómo éste se administró, lo que motivará que el Comité de Auditoría, Compensaciones y Ética, establezca un nuevo sistema de gobernanza para cuando se impulse nuevamente una iniciativa de esta naturaleza.

“Tiene que haber un aprendizaje de Codelco, porque en algunos casos hubo una cierta tendencia a que estos planes los aprovecharan trabajadores que no queríamos que dejaran la compañía. Ahora serán mucho más focalizados y tendrán una gobernanza mucho más rigurosa”, plantea.

Relata además que recientemente detectaron un nuevo punto donde realizarán mejoras. Esto porque hace unos días le llegó una denuncia respecto de jóvenes profesionales que han sido contratados en la minera y que son familiares de ejecutivos de la empresa.

Aunque dice que su primera reacción fue de molestia porque la situación se produjo a pesar de las medidas que han tomado, dice que solicitó los antecedentes y se demostró que los tres casos revisados cumplían todos los requisitos para el cargo. Pese a esto, se le encargó al Comité de Auditoría revisar todas esas contrataciones y crear un mecanismo de control y reporte al directorio de estas situaciones, para que la mesa de la estatal esté consciente cuando participa de un proceso un postulante que sea familiar de un alto ejecutivo.

“No encuentro reprochable que una persona se destaque en la misma profesión que su ‘taita’, pero si se produce, que estén todas las garantías”, dice Landerretche.

Sucesión de Pizarro: “Como en el fútbol, habría que renovarle el contrato”

Dentro de seis meses el nuevo gobierno designará al presidente y a dos directores de Codelco, lo que a su vez podría implicar el nombramiento de un nuevo presidente ejecutivo de la estatal.

Al respecto, Óscar Landerretche opina que “sería bueno para el país y para Codelco que Nelson Pizarro siguiera un rato. Creo que a un hombre como él nadie podría exigirle un período muy largo, pero mi opinión personal es que se podría proyectar una transición un poco más larga”.

“El directorio y yo tenemos una excelente opinión de lo que ha hecho Nelson Pizarro y su equipo. En lo abstracto, en el mundo ideal, habría que renovarle el contrato, como se dice en el fútbol y con cláusula de salida millonaria”, dice.

Aunque no es un tema en el que vaya a tener poder de decisión, en base a su experiencia asegura que la búsqueda de un presidente ejecutivo no es corta. Por eso y para evitar repetir salidas disruptivas, dice que está la disposición de su parte y del directorio para generar las condiciones para una transición suave, que le permita a la minera capitalizar lo logrado y proyectarse.

“Las grandes corporaciones mineras mundiales no tienen estos cambios, donde un día desaparece un equipo y al día siguiente aparece otro. Eso no es serio. Lo correcto es hacer un proceso de búsqueda, encontrar la persona y hacer una transición suave entre los equipos. En corporaciones internacionales es muy común tener la figura del presidente electo o, en otras, la del past president”, dice el economista.

Esto va en línea con uno de los cuatro ajustes al gobierno corporativo que él ha planteado deberían realizarse y que apuntan a desacoplar el ciclo político del funcionamiento de la empresa.

Su idea es que en vez de nombrar dos directores y un presidente al inicio del nuevo gobierno, sólo se designe esta última posición y las otras dos se hagan en años separados, lo que permitiría que la nueva mirada converse con la visión de largo plazo que está presente en el directorio.

Comentarios

Conectate con