x

Valdés se va sin claudicar ante Dominga: “Las instituciones deben funcionar mejor”

“Creo firmemente en un proyecto progresista, que busca más libertad, más equidad y un desarrollo compartido”, señaló en su salida el ex titular de Hacienda.

ex ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés.

(Diario Financiero) La del jueves fue una jornada tensa en el Ministerio de Hacienda. El entonces ministro del ramo, Rodrigo Valdés, sabía que era su “día D” luego del fallido intento del miércoles por recibir un gesto de apoyo de la presidenta Michelle Bachelet, en medio de la polémica por el rechazo del proyecto minero Dominga, que lo llevó a enfrentarse públicamente con la mandataria.

Es que hace rato que el ahora extitular de las finanzas públicas estaba incómodo en el gabinete. Sentía que no recibía el suficiente respaldo público de la mandataria y el resto de sus pares en medio del año electoral y las restricciones presupuestarias. En enero, ya daba señales del desgaste en su relación con los partidos y el Parlamento, al señalar en una entrevista a Capital que “tenemos un tema de arrebatos populistas que tenemos que contener”. El rechazo de Dominga, una iniciativa prioritaria en la cartera para dar señales de certeza a los privados, fue la gota que rebasó el vaso y que lo convenció que en las actuales condiciones no podía realizar su trabajo.

En tanto, en Palacio habría generado una fuerte molestia no solo el público cuestionamiento de Valdés a la decisión del Comité de Ministros, sino también el impasse por el informe de productividad de la reforma previsional, que no fue compartido con Bachelet y la dejó en una delicada posición al reconocer en una entrevista radial que no conocía el detalle del reporte que cifraban en hasta 394 mil los empleos que se perderían producto del alza en la cotización.

Con todos estos antecedentes sobre la mesa, Valdés arribó 20 minutos para las 8 de la mañana a Palacio para reunirse con Bachelet, cita que concluyó cerca de las 8:30 con la suerte del expresidente de BancoEstado sellada: la mandataria había aceptado su renuncia. Eso explicaba que optó por abandonar la sede de gobierno por una salida lateral para evitar a la prensa.

Más de tres horas después, la cartera citaba a un punto de prensa en la que Valdés oficializó su renuncia al gabinete. Agradeció a la mandataria por la “confianza” depositada en su persona, pero no se fue sin antes decir algunas verdades.

“Avanzar sostenidamente hacia mayores niveles de crecimiento requiere disciplina y convicción del gobierno y abrir espacios para que el sector privado pueda desplegar su iniciativa con reglas claras y estables. Pero creo que no logré que todos compartieran esta convicción”, lanzó el exejecutivo del FMI.

Y si bien agradeció a “muchos” de sus colegas del gabinete y a parlamentarios de las comisiones de Hacienda de ambas cámaras, insistió en su postura.

“Creo firmemente en un proyecto progresista, que busca más libertad, más equidad y un desarrollo compartido. Para estos objetivos resultan clave la responsabilidad, el crecimiento y un buen funcionamiento de las instituciones. Como sugerí el lunes pasado, algunas instituciones deben funcionar mejor”, dijo visiblemente afectado.

Comentarios

Conectate con