(Pulso) Se utiliza en los procesos de exploración, explotación y en aquellos como los de concentración por flotación, fusión y electrorefinación, entre otros. Se trata del agua, uno de los pilares de la actividad minera junto a la electricidad. De hecho, son dos de las variables fundamentales a la hora de la generación de ingresos mineros. Por ello, es que hoy gran parte de sus esfuerzos están en tener un uso eficiente de recursos para potenciar la actividad y disminuir costos.

Hace algunos años se decía que el agua era un recurso natural, renovable e ilimitado. Pero hoy esa idea ha cambiado, pasando a ser considerada como un recurso renovable limitado, del cual sólo un porcentaje mínimo puede ser consumido por el ser humano. Con casi una década de escasez en nuestro país, el Banco Mundial destaca que una mala práctica en su consumo puede generar pérdidas por miles de millones de dólares para las economías. Sin embargo, diferentes áreas buscan dar un giro, y promover la reutilización de este recurso. “En Chile la reutilización del agua no es homogénea. Dependiendo de la zona, se ven distintos grados de reutilización del recurso hídrico”, dice Patricio Mártiz, director de la Asociación Latinoamericana de Desalación y Reúso del Agua A.G (Aladyr).

Mártiz destaca que la minería es, sin duda, el sector productivo más activo en reutilización del agua, basado en ciclos cerrados. Si bien usan un volumen grande, éste pasa entre cinco y siete veces por el sistema, generando un porcentaje elevado de eficiencia. “La idea detrás de este tipo de iniciativas es que se haga un uso eficiente de un recurso limitado”, enfatiza Mártiz.

Eficiencia energética

La energía es uno de los ítem clave a la hora de producir. No sólo en la minería, sino en casi todas las industrias presentes en nuestro país. Al contar con una dependencia directa de la importación de combustibles, en Chile las energías renovables se han puesto en la mira de las empresas del rubro. Considerado uno de los sectores de alto consumo energético, los costos de producción dependen de manera directa de los precios de ésta. Además, convirtiéndose en una variable al generar utilidades. En este contexto, hoy, la gran minería tiene un gran objetivo: producir igual o mayor cantidad de cobre usando menos energía.

Rodrigo Gómez, gerente de Sustentabilidad y Cambio Climático en PwC Chile, cuenta que razones como el aumento de costo en electricidad y precios del cobre han actuado como catalizador de la eficiencia energética. “Chile es un país altamente dependiente de combustibles externos. Siendo EE.UU., Ecuador, Brasil y Argentina los principales proveedores de hidrocarburos”. Añade que esta dependencia convierte a Chile en un país vulnerable a interrupciones del suministro y a la volatilidad del precio, como ocurrió durante 2004, cuando Argentina cortó el suministro de gas hacia Chile, hecho que tuvo como consecuencia el cambio de gas a combustible diésel en las centrales termoeléctricas lo que conllevó a alzas sobre el precio de la energía eléctrica.

La creciente demanda de electricidad es un hecho. De acuerdo a estudios de Cochilco entre 2012 y 2020, el sector minero habrá aumentado 7% su demanda energética, concentrada, principalmente, en el norte de Chile.

El envejecimiento de las faenas mineras es otra de las razones. La dureza de materiales, profundidad de las minas y menor ley del mineral, entre otros factores, han determinado el aumento de consumo energético.

El cambio climático también se plantea como una de las razones por las que las mineras buscan cambiar su matriz energética. Al consumir en torno a un tercio de la electricidad del país se podría atribuir un tercio de las emisiones de los sistemas eléctricos.

Una de las que ha apostado por las energías renovables es Codelco a través de su división Gabriela Mistral, que a través de la utilización de energía solar térmica reemplaza más del 80% del combustible fósil utilizado para el proceso de electroobtención, evitándose la emisión de 15 mil toneladas de CO2 al año.

Pero también se busca que esta mirada llegue a la pequeña minería. Por ejemplo, la semana pasada se inauguró un proyecto solar, que responderá a la demanda energética del trapiche del sindicato de pirquineros de Petorca, permitiendo, al mismo tiempo, inyectar los excedentes de energía que pudiesen generarse al utilizar la energía solar a través de un sistema fotovoltaico de 12 kW de potencia.