x

Interpretación de Contraloría afectaría la licitación de desaladora clave de Codelco

Cercanos al proceso comentan que los cuestionamientos al modelo de gestión de la minera «generaron ruido» en firmas interesadas por la obra de US$1.000 millones.

(El Mercurio) Las diferencias entre Contraloría General de la República (CGR) y Codelco están generando ruido en los procesos abiertos de licitación que lleva adelante la minera, entre ellos, la búsqueda de un socio privado para desarrollar la desaladora para el distrito norte, clave para asegurar el futuro de las faenas ubicadas en esa zona.

Fuentes al tanto del proceso comentan que entre las compañías interesadas en asociarse con la minera existe preocupación de que la interpretación de Contraloría expresada en últimos dictámenes que cuestionan su modelo de gestión termine afectando la licitación.

A comienzos de año, la estatal -con la asesoría financiera de Asset Chile- invitó a empresas y consorcios locales y extranjeros a manifestar su interés para participar en una licitación pública para suministrar agua de mar a sus operaciones del Distrito Norte; es decir, Chuquicamata, Radomiro Tomic, Gabriela Mistral (Gaby), Ministro Hales y Salvador.

Se estimaba adjudicar el proyecto a fines de este año, para que empiece a operar en 2021; sin embargo, las fuentes indican que existe incertidumbre entre los participantes de que esos plazos se cumplan en caso de que no exista una resolución pronta de las diferencias entre la minera y Contraloría.

«La interpretación de Contraloría genera incertidumbre, porque todavía no quedan claros los alcances que tienen los dictámenes, pero es posible que procesos como estos puedan verse afectados», comenta una fuente.

El organismo contralor ha cuestionado que en algunos contratos la minera no se apegue a las normas de la Ley de Compras Públicas, ya que utiliza el modelo entregado en su gobierno corporativo, que se asemeja a la administración de una sociedad anónima.

El llamado realizado por Codelco, dicen en la industria, generó gran interés en la industria, recibiéndose incluso antes del comienzo oficial del proceso más de 40 cartas de manifestación de interés.

La mayoría de los interesados son compañías internacionales a las que, dicen las fuentes, les sorprende la discusión entre Codelco y Contraloría.

El proyecto

La desaladora propuesta por la estatal contempla una inversión de US$1.000 millones y se transformaría en la segunda más grande del país, tras la de Escondida. El proyecto, señaló la minera en su minuto, deberá ser desarrollado bajo un esquema tipo BOOT (Build, Own, Operate, Transfer). Es decir, el adjudicatario deberá ser capaz de construir, operar, mantener y financiar la planta, y después de un tiempo en que haya recuperado su inversión, tendrá que transferir el negocio a la minera.

La desaladora tendrá una capacidad inicial de 630 l/s (litros por segundo) y un potencial de 1.680 l/s. Según informó Codelco en el llamado de enero, los trabajos incluyen obras marítimas, la planta desaladora, una tubería de transporte de agua de, aproximadamente, 160 kilómetros y el sistema de impulsión correspondiente, además de la infraestructura eléctrica relacionada.

Comentarios

[miniorange_social_login apps="linkin" shape="longbuttonwithtext" view="horizontal" theme="default" space="10" width="340" height="35" color="000000"]