La seguridad, el medio ambiente y la producción son los tres grandes ámbitos que se ven afectados en las faenas mineras cuando la criticidad de los derrames en traspasos de correa es muy alta. Así lo indica Daniel Pérez, gerente de Marketing y Desarrollo de Negocios de SimmaTrans, quien explica que existen dos tipos fundamentales de derrame: “Por una parte, los tipo “carry-back”, asociados al material que se adhiere a la cubierta de carga de la correa y que vuelve por el retorno y empieza a esparcir material, y los derrames más comunes, que son aquellos asociados a los traspasos y se concentran en la cola de la cinta”.

En el segundo caso, lo que sucede es que hay una fuga de material por el área inferior del chute o por algunas perforaciones que éste pueda tener. “Además, incluso cuando todo el sistema está en buenas condiciones físicas, muchas veces por una cuestión de diseño o una selección errónea de los sistemas de sellado, las transferencias pueden emitir polvo y derrames”, puntualiza.

Daniel Pérez, gerente de Marketing y Desarrollo de Negocios de SimmaTrans.

Dependiendo del tipo de mineral, de la ubicación geográfica de la planta, de si ésta es subterránea o está en la superficie, o si las correas transportadoras están localizadas en espacios confinados o al aire libre, la criticidad que tienen los derrames va desde un tema funcional –alteración o pausa de la producción– hasta problemas asociados a la seguridad y salud de las personas, y de cuidado del medio ambiente.

Según Daniel Pérez, los derrames pueden provocar “desgaste prematuro de los componentes, de los sistemas electrónicos de control de la correa transportadora, que se afectan por la polución, y de los sistemas de protección de la correa, debido a la acumulación de material no deseado”. Esto redunda en un aumento de los costos de operación de la planta, debido a detenciones no programadas, daños a los activos, costos de mantenimiento que se elevan e incremento de la rotación de repuestos. “El ciclo de vida del sistema de transporte se ve completamente impactado: se empiezan a dañar otros elementos de la cinta o de su entorno, porque la operación es anómala”, detalla Pérez.

Nuevas tecnologías de contención

Fernando Canivilo, product manager de Richwood, marca representada por SimmaTrans, manifiesta que esta situación es cada día más crítica en la minería chilena, dado que se han incrementado los volúmenes de mineral procesado por los trasnportadores, lo que implica tener equipos y correas mucho más robustos. “En la medida que aumentan los tamaños y volúmenes procesados, la energía que hay que contener es mucho mayor”, aclara. Hasta hace poco, los sistemas que se utilizaban para realizar las tareas de contención de derrames eran los tradicionales, y no se adaptan adecuadamente a gran solicitación. Al día de hoy, son necesarias nuevos diseños y tecnología de materiales, que en Chile se están implementando desde hace un par de años, señala el especialista.

WEB 3. Contenido Auspiciado Richmond_002 - copiaFernando Canivilo, product manager de Richwood.

Es en este nuevo escenario minero, con mayores exigencias de contención de energía, donde los productos Richwood han mostrado su efectividad y valor a la hora de prevenir los derrames y detenerlos. Fernando Canivilo precisa que la empresa desarrolla y testea sus equipos tanto en los mercados de Estados Unidos como en Latinoamérica, enriqueciendo con esto notablemente su propuesta de valor. “Es esta lógica de desarrollo conjunto la que estamos implementando; por eso la alianza SimmaTrans-Richwood trae innovación en contención de derrames a la minería chilena y peruana”, destaca.

Respuestas para cada caso

El modelo de negocios de la empresa se basa en realizar consultorías especializadas a sus clientes, en las cuales se efectúa una evaluación técnica de los problemas que se requieren solucionar. “Hay diferentes situaciones y distintas soluciones, dependiendo del cliente. Cada problema es único, y cada respuesta lo es también”, dice Canivilo.

Daniel Pérez añade que no funcionan con productos de catálogo, estándares para cualquier cliente, sino que diseñan utilizando distintos tipos de equipos hasta llegar a una solución óptima. “La alianza de SimmaTrans con Richwood busca constantemente desarrollar nuevas soluciones que se desprendan de las necesidades específicas de nuestros clientes. Por eso, también nuestros diseños para la contención de derrames y protección del transportador recogen experiencia de soluciones comparadas y problemáticas de la industria a nivel global”, explica.

Es decir, todo es customizado, y se van creado alternativas específicas para cada caso. “Los equipos que pueden ser mezcla de sistemas de sellado y contención, impacto y limpieza de cintas transportadoras, son diseñados y fabricados a medida según las condiciones de terreno y con ingeniería de soporte”, recalca Canivilo.

Comparación sistemas ok

La consultoría se desarrolla en cuatro pasos: primero, se hace un levantamiento exhaustivo de información en terreno, con un análisis y evaluación por parte de los expertos de SimmaTrans en Chile y de Richwood, en Estados Unidos. Luego éste es contrastado por diversos especialistas, para tener la certeza de que se llevó a cabo de manera precisa y acuciosa, y que se obtuvieron todos los datos necesarios. Después se le presenta al cliente una propuesta y, posteriormente, se procede a la instalación de los equipos necesarios. La cuarta etapa consiste en la posventa, en que la empresa se hace cargo de realizar mediciones informando al cliente el desempeño de la solución y evaluando extender los beneficios a otros puntos, en evaluación conjunta con el cliente de sus necesidades.

Todo el proceso puede tardar entre una semana y dos meses, tiempos muy breves que permiten ahorrar costos.

De acuerdo a Daniel Pérez, estas soluciones le generan al cliente “menores costos en el ciclo de la planta, un mejor control de la polución, una disminución de la exposición a riesgos y, en definitiva, mayor productividad”. Es decir, la alianza SimmaTrans – Richwood permite entregar una solución integral a los tres grandes problemas causados por los derrames, constituyéndose así en una alternativa única en el mercado para potenciar la producción minera.

Sistemas de impacto ok