Nelson Pizarro: “No tengo explicación” para que EIA aprobados sean rechazados

Dentro de los desafíos en la minería, el presidente ejecutivo de Codelco nombró la incertidumbre en materia ambiental y la llamada permisología.

(Pulso) Una visión crítica presentó el presidente ejecutivo de Codelco, Nelson Pizarro, frente al futuro de la minería nacional.

 ¿La razón? Las dificultades que hoy están teniendo las empresas mineras para gestionar los recursos, considerando tanto el entorno productivo con minerales más complejos, como la incertidumbre en el mundo normativo.

Dentro de la enumeración de desafíos que Pizarro detectó durante su exposición en el seminario Minexcellence sobre excelencia operacional, está la llamada permisología e incertidumbre al momento de planear un negocio.

Y para graficarlo el ejecutivo se refirió de manera indirecta, es decir, sin dar nombres, a la situación vivida por el proyecto minero Dominga, que hace un par de semanas fue rechazado por la Comisión de Evaluación de la Región de Coquimbo, pese a contar con una recomendación de aprobar por parte del Servicio de Impacto Ambiental (SEA) dictada a través de su Informe Consolidado de la Evaluación de Impacto Ambiental (ICE).

“Yo me he encontrado con declaraciones en aulas del Servicio de Evaluación Ambiental, y líderes me decían que prefieren la pobreza a la minería, yo he estado ahí. Vean ustedes lo que pasa y lo que ha pasado un par de veces en este país, que no obstante que el inversor, el titular de un proyecto, logra trabajosamente después de dos años o tres aprobar un Estudio de Impacto Ambiental (EIA), y algunos servicios públicos con competencia ambiental que no objetaron en su momento terminan echando abajo un proyecto. Yo no tengo explicación para eso. Es el momento de las inconsistencias o es el temor de enfrentar el paradigma de nuestra sociedad que no quiere minería, así como algunos no quieren más AFP”, dijo.

Posteriormente, el ejecutivo se refirió a los problemas propios que tienen los titulares de los proyectos nuevos al momento de ingresar sus proyectos al SEA. “La revisión de un EIA puede demorarse no meses ni un año, sino tres o cuatro años. La enorme cantidad de permisos, en algunos casos cientos o miles, donde cada servicio público con competencia ambiental tiene su propia métrica y su propio ritmo, y que la comunidad -con razón en algunos casos y sin ella en otros- quiere compartir los beneficios de las utilidades, y lo quiere compartir a través de leyes que aún no tienen el reglamentos para poder ser gerentiadas”.

A esto, además, se sumarían los desafíos de las nuevas regulaciones, como la ley laboral y la ley de glaciares. “Vean ustedes lo que pasa con las negociaciones colectivas; vean ustedes la enorme cantidad de definiciones que se van a tener que afrontar”. A lo que se agrega -indicó- los desafíos que vivirá la zona central como consecuencia del cambio climático, que produce lluvia por debajo de la cota histórica, así como de los retos de las organizaciones ante la llegada de nuevas generaciones.

En este sombrío panorama, Pizarro llamó a hacerle un “refresh” a la minería con la incorporación de nuevas tecnologías, cambio en el que Codelco ya estaría avanzando a través de la creación de su filial CodelcoTech.

Comentarios

Conectate con