x

Presión de nueva normativa laboral complicaría negociación en Escondida

Expertos aseguran que la entrada en vigencia de la ley 20.940 en abril próximo estaría rigidizando la posición de la administración de Escondida, mina que actualmente ostenta uno de los mejores contratos colectivos del sector.

(Pulso) La huelga que se extiende por 19 días en la productora de cobre más grande del mundo, Escondida, no ha dejado a nadie indiferente. Sobre todo porque se avizora que no tendrá solución en el corto plazo.

Esto, porque las posiciones de la empresa y los trabajadores se encuentran a kilómetros de distancia: mientras los empleados piden un bono de término de conflicto de $25 millones, la empresa ofrece sólo $8 millones. A ello se suma que el sindicato quiere partir de la base del contrato colectivo vencido en enero pasado, mientras la minera busca reducir beneficios.

La rigidez de BHP -controladora de la minera- en cuanto a este último punto se relacionaría directamente con la nueva normativa laboral que empieza a regir en abril. Así al menos lo anticipan expertos en la materia, puesto que dentro de las modificaciones de la normativa se incluye justamente que a partir de ese momento el piso de negociación será el último contrato colectivo firmado.

Esto, salvo que de mutuo acuerdo las partes decidan rebajarlo porque las condiciones económicas de la empresa así lo justifiquen.

“No sé si es el primero, pero sí el más visible de los efectos que está generando la Reforma Laboral. Creo que el hecho de que tengamos la reforma ad portas y que esta negociación ocurra justo un poco antes, hace que sea visto por la compañía como una última chance de poder introducir cambios en algunos aspectos del contrato”, avizora el director ejecutivo de Plusmining, Juan Carlos Guajardo.

Esta visión es compartida por el abogado y socio del estudio Aguayo, Ecclefield & Martínez, Cristián Aguayo. “Con el famosos piso mínimo yo creo que la postura se ha rigidizado por parte de la empresa producto del efecto que va a provocar. Es de las cosas que uno podría proyectar, aunque la reforma no ha empezado, que va a suceder en las futuras negociaciones colectivas”.

En tanto, un ejecutivo del sector, si bien estima que la postura de BHP se explica en parte por la nueva Reforma Laboral, agrega que no hay que olvidar que BHP tiene una historia de conflictos laborales, lo que llegó a su punto culmine en 2013 cuando Spence protagonizó la huelga más larga que ha vivido la minería nacional, con una paralización de sus trabajadores por 42 días.

Al iniciarse el conflicto, la ministra del Trabajo, Alejandra Krauss, fue consultada justamente respecto a si este conflicto podría ser el primer efecto de los cambios a la legislación laboral. A ello respondió que “cada negociación, cada empresa, cada proceso es único y por lo mismo no quisiéramos adelantar escenarios que aún no se viven. Tenemos plena confianza en lo que son los empleadores y trabajadores y que el espíritu de la ley 20.940, que es el diálogo, va a ser lo que va a primar en nuestro país”.

Durante la semana pasada, desde la empresa con sede en Australia delinearon parte de su estrategia a sus inversionistas, al indicar que buscan un acuerdo que asegure su rentabilidad en el largo plazo y no que eleve sus costos a futuro. “Nuestras necesidades, en un marco amplio, son tener un acuerdo que apoye y premie la productividad y flexibilidad, además de mejorar la estructura de costos de Escondida de una manera que nos parezca que es apropiadamente competitiva para el largo plazo, además de asegurarnos que tengamos un retorno apropiado para la considerable inversión que hemos hecho con el proyecto de desalación, la extensión de Los Colorados y OGP1, y eso es lo que está en la mesa”, dijo el CEO de la empresa, Andrew Mackenzi a inversionistas.

Otros casos

Las estrategias de las compañías mineras de cara a sus próximas negociaciones colectivas ha variado caso a caso, mientras algunas han apuntado por adelantar las negociaciones, otras inician la discusión de puntos clave como los servicios mínimos de forma anticipada. Desde el grupo Antofagasta Minerals, que se les aproxima la negociación de su minera Zaldívar, optaron por anticiparse a la nueva legislación y sellar el Protocolo de Servicios Mínimos, donde se especifican los equipos de emergencia y de servicios mínimos antes del inicio de una negociación colectiva.

En tanto, desde la canadiense Teck informaron a principios de mes que lograron extender por 15 meses la vigencia de los convenios colectivos del Sindicato Administración y N° 2 de Quebrada Blanca. Estos vencían en octubre y diciembre de este año.

Comentarios

[miniorange_social_login apps="linkin" shape="longbuttonwithtext" view="horizontal" theme="default" space="10" width="340" height="35" color="000000"]