Freeport-McMoRan informó este lunes que las negociaciones con el gobierno de Indonesia no han tenido un resultado fructífero, por lo que se mantiene la suspensión de las exportaciones de concentrados de minerales.

“Luego de más de cinco años de discusión con el gobierno (…) las partes han fallado en llegar a un acuerdo”, señaló la empresa en un comunicado.

Las conversaciones entre ambas partes responden a las normas incorporadas por Indonesia en enero pasado, donde se exige a las mineras pasar de sus actuales Contratos de Trabajo (COW) a los llamados Permisos Mineros Especiales (IUPK), para poder reanudar las exportaciones de minerales semiprocesados y concentrados.

Según ha señalado Freeport, el cambio viola los acuerdos firmados previamente y busca que las autoridades provean garantías fiscales y legales para mantener los planes a largo plazo de inversión en Papúa.

“A pesar de los esfuerzos por alcanzar un acuerdo con el gobierno, no hemos podido alcanzar una resolución que evite los impactos negativos para todos los involucrados, en especial la fuerza de trabajo y la economía local. Nosotros simplemente pedimos que el gobierno respete nuestro contrato jurídicamente vinculante”, señaló el presidente y CEO de Freeport, Richard C. Adkerson.

Producto de esta disputa es que la compañía no ha podido exportar sus concentrados y evalúa un plan para suspender sus inversiones en Papúa, reducir su producción en aproximadamente un 60% frente a sus niveles normales e implementar un plan de baja de costos.

Además, Freeport indicó que la producción del primer trimestre de este año en las operaciones en Indonesia se han visto fuertemente impactadas por la suspensión de las exportaciones y la paralización de Grasberg, el segundo yacimiento más grande de cobre del mundo.

De hecho, considerando que las labores se reanuden en marzo y que la prohibición del gobierno continúe, la compañía estima que las ventas se vean reducidas en aproximadamente 170 millones de libras y 270.000 onzas, lo que representa una baja de aproximadamente 17% para el cobre y 59% para el oro.

“Por cada mes de retraso en la obtención de la aprobación para exportar, la participación de Freeport Indonesia en la producción se verá reducida en aproximadamente 70 millones de libras de cobre y 70.000 onzas de oro”, dijo la empresa.