(Pulso) El oro tocó sus precios más altos desde mediados de noviembre el jueves, un día después de una reunión de la Reserva Federal en la que el banco central estadounidense no dio señales claras sobre la posibilidad de subir sus tasas de interés en marzo, lo que llevó a un declive del dólar.

El índice dólar bajó a un mínimo de 12 semanas luego de que la Fed presentó un panorama optimista para la economía estadounidense pero no dio pistas sobre una aceleración de las subidas de los tipos.

El oro al contado alcanzó los US$1.223,62 la onza, su precio más alto desde el 17 de noviembre. Los futuros del oro en Estados Unidos para entrega en abril ganaban US$14,6 a US$1.222,9 la onza.

La depreciación del dólar era el principal factor detrás del alza del oro, y a eso se le sumaba la preocupación por los riesgos políticos, declaró Afshin Nabavi, jefe de operaciones de MKS.

“Mañana viernes tenemos las nóminas no agrícolas (de Estados Unidos) por lo que no creo que haya grandes oscilaciones hoy, pero dicho eso (el oro) se ve bastante sólido”, dijo Nabavi.

“El nivel de US$1.219-US$1.220 es una resistencia importante y si podemos traspasar los US$1.225, podríamos llegar muy rápidamente a los US$1.250”, agregó.

Se considera a las nóminas no agrícolas un barómetro de la salud de la economía estadounidense. Un dato sólido podría fortalecer los argumentos para que la Fed endurezca su política monetaria.

El oro es muy sensible a las alzas de las tasas de interés en Estados Unidos porque elevan el costo de oportunidad de mantener lingotes y, al mismo tiempo, impulsan al dólar.