Minería: Aumenta optimismo para 2017 y prevén precio del cobre por sobre lo estimado

Expertos advierten que una proyección de mayor holgura en la industria podría incluso reactivar algunos proyectos de inversión que hoy están detenidos por el mal ciclo que atraviesa la economía.

(El Mercurio) La industria minera está de mejor ánimo. Para el próximo año prevén un repunte de la producción y los precios, con todo lo que ello significa.

En los últimos meses el precio del cobre ha ido al alza y el viernes cerró en US$ 2,56 por libra, muy por sobre los valores que el metal alcanzó durante el primer semestre. El sorpresivo fortalecimiento ocurrió luego de las elecciones de EE.UU. y por la expectativa de que la demanda china irá al alza.

Diego Hernández, presidente de la Sonami, dice que “si hace cinco meses se pensaba que China elevaría su consumo en 2%, ahora se prevé que será en torno a 4% este año”. Asimismo, comenta que se aprecia en el mercado una sequía de proyectos mineros después de 2017, situación que redundará en una oferta restringida, lo que también debería impactar positivamente el precio.

“El consenso de los analistas sitúa el precio del metal en un rango entre US$ 2,2 y US$ 2,4 la libra, aunque el mercado futuro está apostando por un precio por sobre los US$ 2,6 la libra para 2017”, argumenta.

En la misma línea está Sergio Hernández, vicepresidente ejecutivo de Cochilco, quien dice que en la proyección de precios para 2017 deberá incorporarse -además de las variables antes mencionadas- el aumento de 25 puntos base de la tasa de política monetaria de la Reserva Federal (Fed) de EE.UU., que a su vez sugiere un ritmo mayor de alzas de tasas en 2017 dado un escenario de mayor gasto fiscal.

A septiembre, Cochilco proyectaba un precio promedio de US$ 2,2 la libra para el próximo año, pero Hernández reconoce que eso está en revisión. “En enero entregaremos nuestra nueva estimación para el año, que con seguridad será al alza”, recalca.

Sin embargo, Joaquín Villarino, presidente ejecutivo del Consejo Minero, especifica que si se observan las proyecciones de largo plazo, “el panorama continúa siendo similar al observado desde hace algún tiempo. Esto es, los costos de producción que enfrentarán los yacimientos mineros marginales (alrededor del percentil 90) debieran situarse cerca de US$ 2,7 la libra, lo que debiera marcar la proyección tendencial para el precio”. Por último, asegura que el sector minero comenzará a ver “la luz al final del túnel” recién con precios superiores a US$ 2,5 la libra, “considerando que los costos promedios están en torno a US$ 2,2 la libra”, asevera.

El 2016 no fue un buen año para el sector. Además de la caída del precio, el ejercicio finalizará con una menor producción de cobre respecto de 2015. Lo anterior repercute en menos exportaciones y menos ingresos al fisco.

La caída en la producción ocurrió principalmente por la disminución en Escondida y Los Bronces, además de El Abra y el cierre de minera Michilla. Si bien los mejores resultados de minas como Antucoya, Collahuasi y Caserones amortiguarán en parte este fenómeno, Chile no logrará llegar a los niveles de 2015.

Diego Hernández, de Sonami, explica eso sí que en 2017 “tendremos una recuperación en el sentido que alcanzaremos un nivel de producción similar al de 2015, esto es del orden de 5.800.000 toneladas de cobre”. Asimismo, desde el gremio proyectan que el PIB minero crecerá en torno al 3,5% y 4%.

Desde Cochilco, Sergio Hernández explica que en el último período las compañías enfrentaron un ciclo a la baja en el precio, lo que tuvo como consecuencia altos índices de endeudamiento y problemas de generación del flujo de caja, pero advierte que las mejores previsiones de precio para 2017 “les permite trabajar con mayor holgura y, por qué no decirlo, retomar algunos planes de inversión”.

Por otro lado, en los últimos cinco años el valor bursátil de las firmas mineras ha caído cerca de 17%, aunque los ejecutivos aseguran que hay mejores perspectivas en lo inmediato y en el mediano plazo. Sin embargo, Diego Hernández advierte que en esto “hay que tener una dosis de cautela y ver cómo sigue el comportamiento del mercado, porque aún persisten algunos grados de incertidumbre”.

La industria debe persistir en sus esfuerzos y el Gobierno, mostrar compromiso

Los tiempos difíciles han generado importantes lecciones para la minería, sobre todo en lo que se refiere a productividad y costos, ambos por sobre el promedio mundial.

Alejandra Wood, directora ejecutiva de Cesco, señala que tanto las empresas como el Gobierno deberían poner el foco en la competitividad, que en el corto plazo es bajar los costos, pero en el mediano y largo plazo, es lograr construir un sistema de investigación y desarrollo en donde se involucren las empresas productoras, los proveedores y la academia, y que tenga como objetivo innovar en aspectos productivos.

Pero eso no es todo. Para Wood es primordial que se observe “un compromiso del Estado más allá de los gobiernos de turno, que corresponda a la importancia que la minería tiene en la economía”. Advierte que “mientras el 2002 el gasto en total del Ministerio de Minería (Ministerio, Sernageomin y Cochilco) representaba el 0,18% del gasto fiscal total, para el presente año representa solo el 0,137%. En el mismo período, el valor de las exportaciones de cobre pasó de US$ 6.279 millones a US$ 30.035 millones. Mientras el presupuesto para el sector creció 2,5 veces, el presupuesto fiscal creció 3,5 veces y las exportaciones de cobre crecieron casi 5 veces”. Asimismo, la ejecutiva dice que es preciso ser más competitivos como país en el tema de las exploraciones mineras.

Joaquín Villarino asegura que el desafío de mejorar la productividad debe prolongarse “por varios años”. Y además de reconocer que las empresas mineras deben mejorar su gestión, recalca que hay temas regulatorios que siguen representando riesgos para el sector. Entre ellos asegura que el último cambio a la ley eléctrica, sumado al impuesto al carbono y potencialmente la anunciada ley de eficiencia, impondrán costos adicionales para los clientes libres. También se refiere a las dudas que dejó la reforma al Código de Aguas, y la “creciente presión” de que la minería forzadamente deba abandonar el uso de agua continental para recurrir al agua de mar, con el considerable mayor costo. Por último, llamó la atención sobre los cambios en materia laboral y pidió que las recomendaciones para la modificación del Servicio de Evaluación Ambiental (SEA) “no queden guardadas en un cajón”.

Diego Hernández, de Sonami, llamó a terminar con las incertidumbre que generan los proyectos de ley tramitados o en trámite, para “volver a encantar tanto a la inversión nacional como extranjera”, y pidió agilizar el otorgamiento de permisos para los proyectos de inversión.

Comentarios

Conectate con