x

Ex timoneles de Codelco dan las claves para afrontar actual crisis: que el fisco aporte capital y empresa baje costos

Entre 2005 y 2015, mientras las principales empresas de la industria retenían utilidades equivalentes al 38,5% de sus ganancias, Codelco solo mantenía un 9,6%.

(El Mercurio) No hay un puto peso”. La frase del actual presidente ejecutivo de Codelco, Nelson Pizarro, caló hondo en el debate nacional. Aunque el ingeniero se refería a la respuesta que da a los sindicatos para contener sus demandas de millonarios bonos, sirvió para que Hacienda ilustrara al país la difícil situación del erario fiscal. Porque con la caída del precio del cobre, este año las mineras han aportado poco al fisco, y Codelco en concreto bastante menos que antes, porque al primer semestre enfrenta pérdidas por US$ 97 millones.

Aún con este saldo en rojo, la estatal transfiere el 10% de sus ingresos a las Fuerzas Armadas en virtud de la Ley Reservada del Cobre, una norma que esta semana salió nuevamente a la palestra.

Como la empresa enfrenta inversiones históricas -US$ 21.805 millones entre 2016 y 2018-, requiere aportes del Estado. A diferencia de su competencia, la corporación recibe poco capital de parte de su dueño, el fisco de Chile, por lo que hoy su nivel de deuda asciende a US$ 13.083 millones al 2015 y se ha multiplicado por más de cinco veces desde 1990. El aporte del dueño, sea a través de más capital, utilidad retenida o venta de activos, suma US$ 5.357 millones en el mismo lapso.

Entre 2005 y 2015, mientras las principales empresas mineras retenían utilidades equivalentes al 38,5% de sus ganancias, Codelco solo mantenía un 9,6% (ver infografía). Por ello, los ex presidentes de la corporación coinciden en que el fisco debe aportar para financiar las inversiones en los proyectos estructurales.
Marcos Lima: “El gran problema de Codelco es que tiene un dueño muy pedigüeño”

La época de Marcos Lima como máximo ejecutivo de Codelco, entre 1996 y 2000, fue de vacas flacas. El cobre se situó bajo el dólar por libra y debió lidiar con las secuelas del caso Dávila. Tras su paso como máximo ejecutivo de la estatal, el ingeniero y actual académico en la UC integró la mesa directiva de la corporación.

-¿Hace algún mea culpa como presidente ejecutivo?

“Fui presidente hace 20 años, en una situación de precios muy bajos, no sé si se podría haber hecho algo distinto. Sacamos adelante Radomiro Tomic, tratamos de generar excedentes en un contexto muy estrecho”.

-Codelco está descapitalizada y sobreendeudada. ¿Era posible evitarlo?

“Cuando era presidente, nunca le pedí plata al fisco. Y después, siendo director, cuando le pedimos en el gobierno de Piñera, siendo Diego Hernández el presidente ejecutivo, Piñera no nos quiso pasar plata, no nos dieron lo que pedimos”.

“Lo que pasa con Codelco es más estructural: tiene un dueño, el Estado de Chile, que es muy pedigüeño. Y lamentablemente esta industria requiere de enormes reinversiones, continuamente, porque si no las minas se van poniendo viejas, producen menos, con menor ley, con costos más altos”.

-¿Cómo puede Codelco invertir sin seguir endeudándose?

“Yo he planteado recurrir al fondo de reserva de las Fuerzas Armadas, con un interés razonable, y utilizar esos recursos para capitalizar Codelco. Pensemos que esos recursos son aportados por Codelco a través de la Ley Reservada del Cobre, es justo”.
Diego Hernández: “La compañía debería ser capaz de pasar por este período relativamente indemne”

Seleccionado por un head hunter y con la venia unánime del directorio llegó Diego Hernández a la presidencia ejecutiva de Codelco a mediados de mayo de 2010. Venía de BHP Billiton, donde había escalado hasta convertirse en el máximo ejecutivo del área Base Metals, y además había pasado por todas las grandes mineras privadas: Anglo American, Rio Tinto, Vale y BHP. Sus dos años en la estatal -a la que renunció por diferencias con el entonces timonel del directorio, Gerardo Jofré- estuvieron marcados por un impulso a los proyectos estructurales, el ajuste de costos y mejoras productivas, así como una permanente tensión con los sindicados. Por lo mismo, es renuente a hablar de la estatal.

-¿Cómo Codelco puede sortear la crisis en la que está?

“Codelco tiene yacimientos que son buenos, y debería ser capaz de pasar por este período relativamente indemne”.

“Y si bien tiene dificultad en financiar estos proyectos, tiene que seleccionar qué puede hacer y qué no, aún tiene grados de flexibilidad”.

-¿Estima que a Codelco le ha golpeado más la crisis que al resto?

“El desafío que tiene Codelco es que tiene un nivel de endeudamiento alto y proyectos que tienen un plazo de ejecución relativamente extenso, los que cuando estén en funcionamiento no significan un gran aumento de producción, sino que implican más bien mantener la producción actual. Ese es un desafío difícil de resolver”.

-¿El endeudamiento es su principal problema?

“Codelco es de las empresas que tienen una deuda más alta en relación a su producción; entonces sí, ese endeudamiento te quita grados de libertad para ver distintas alternativas”.

-¿Cree que el Estado ha optado por la alternativa correcta al no capitalizar adecuadamente y a tiempo a Codelco?

“El Estado de Chile ha fallado como dueño de Codelco, pues ha tenido un comportamiento de rentista pasivo, y no de dueño-empresario. Ninguna empresa minera de esa envergadura ha sido capitalizada en forma tan mezquina y poco visionaria a lo largo de los más de 40 años de existencia de Codelco, y esto, independientemente del color político del Gobierno de turno”.

Comentarios

Conectate con