x

Schmidt-Hebbel: “Brexit equivale a una separación sin ley de divorcio ni de nulidad”

El economista afirma que el Reino Unido sería más pobre, con caídas en el PIB alrededor de 3,5% hasta el 2019 y en torno a un 5% en el largo plazo.

(El Mercurio) Las ventajas de la integración de la Unión Europea (UE) han sido múltiples, tanto económicas como sociales y políticas, afirma el ex economista jefe de la OCDE y profesor del Instituto de Economía de la UC, Klaus Schmidt-Hebbel. Por ello, ve como un riesgo relevante en la salida del Reino Unido del bloque (proceso conocido como Brexit) y, al contrario, espera para hoy el triunfo de quienes abogan por la permanencia (Bremain).

“En lo político, estar en la UE significa adherir a un maravilloso proyecto comunitario de construir una casa común para todos los europeos. Un proyecto muy avanzado, que yo querría como ejemplo para la integración latinoamericana, de la cual se fantasea mucho y se hace poco”, afirma.

-¿Qué tan riesgoso es para la economía global que finalmente se vote el Brexit?

“Muy riesgoso. Primero, el Reino Unido sería más pobre, con caídas en el PIB en torno a un 3,5% hasta el 2019 y alrededor de un 5% en el largo plazo. La Unión Europea también perdería, pero en montos menores. Segundo, el Brexit intensificaría, en el corto plazo, una intensificación de la volatilidad financiera global que se ha visto en las últimas semanas, con pérdidas adicionales en renta variable, en renta fija de alto riesgo, y en monedas directamente afectadas, como la libra esterlina y el euro. Tercero, intensificaría los riesgos políticos, porque el Brexit equivale a una separación sin ley de divorcio ni ley de nulidad matrimonial, llevando a un período difícil de negociaciones de separación entre el Reino Unido y la UE”.

-¿Y qué impacto estima para la economía chilena?

“Sin duda, habría efectos financieros de corto plazo sobre los precios de commodities -incluyendo el precio del cobre-, el tipo de cambio -que se depreciaría-, las tasas de interés y sobre algunas exportaciones puntuales, como las de vino. En el mediano plazo estos efectos deberían corregirse”.

-¿Cómo quedaría la Unión Europea si hay una salida del Reino Unido?

“Mal. Aparte de los costos económicos directos derivados de la salida del Reino Unido es muy probable que la salida sería un precedente para similares plebiscitos en otros países donde hay serios cuestionamientos a la UE, al menos en la forma en que existe hoy”.

-Sin embargo, las encuestas le dan una leve ventaja al Bremain.

“En el mejor de los casos, las encuestas dan un empate o una muy leve ventaja al Bremain. Pero eso es sin considerar a los que se declaran indecisos en las encuestas, que podrían votar mayoritariamente por el Bremain”.

-Después de este referéndum, ¿qué lección debe sacar el Reino Unido y la UE del proceso?

“Muchas. Primero, las autoridades del Reino Unido -gobierno y parlamento-, sus intelectuales y sus economistas deberían haber trabajado mucho más duro para convencer al electorado de que la ciudadanía británica pierde con la salida de la UE. Segundo, de ganar el Bremain, este resultado daría una poderosa herramienta al gobierno británico para presionar a sus socios en la UE a fin de revisar las debilidades estructurales de esta unión. Tercero, la UE debe mostrarse mucho más dispuesta a implementar reformas que eliminen la excesiva regulación de muchos mercados, reduzcan el peso burocrático de Bruselas, es decir, de la Comisión Europea, y revisen la condicionalidad de los programas de transferencias de países ricos a pobres dentro de la Unión. Finalmente, hay una lección constitucional de este y de otros plebiscitos que implican cambios fundamentalmente en los marcos políticos y económicos de las naciones: se deberían requerir supermayorías o quórums calificados para su aprobación”.

Comentarios

Conectate con